ANTONIO DE NEBRIJA AUTOR DE LA PRIMERA GRAMATICA DE ESPAÑOL

Antonio de Nebrija, es el seudónimo con el que se recuerda a Antonio de Cala e Hinojosa,  que nació en 1444 en Lebrija (Sevilla) Filólogo, latinista, gran humanista del Renacimiento, uno de los hombres más grandes e importante del siglo XV en España.  Adopto el nombre de su ciudad Lebrija con el nombre en latín NEBRIJA.

Antonio con quince años, estudio en Salamanca donde se gradúo en Retórica y Gramática, tras graduarse marcho a Italia y estudio en las Universidades de Bolonia, Roma, Florencia, Pisa y Padua. Se gradúo en: Teología, Latín, Griego, Hebreo, Medicina, Derecho, Cosmografía, Matemáticas, Geografía, Historia, Gramática, y Ética.

En Italia estudio con avidez de la fuente del Humanismo, que estaba mucho más avanzado que en España, donde la Inquisición impedía las nuevas ideas.  En 1470 Nebrija volvió a España, siendo portador del humanismo renacentista, como se le atribuya en su tiempo “para desbaratar la barbarie por todas las partes en España, tan ancha y luengamente derramada

Nebrija considera la ciencia como fundamental para conocer el orden universal y lucha por el nacimiento de un hombre nuevo que domine su propio universo.

Cuando Nebrija regreso a Sevilla, lo fue para estar al servicio del Arzobispo, más esta relación duro poco pues pronto marcho a Salamanca donde se hizo cargo de las Cátedras de Gramática y Retórica, Su fama se extendió por todas los rincones y llego a oídos del Cardenal Cisneros, quien le pidió hiciera la revisión de los textos griegos y latinos de la Biblia Poliglota, Complutense, una de las empresas de la Universidad de Alcalá de Henares.

En  Salamanca hizo un extraordinaria labor y llego a enfrentarse con sus compañeros al acusarlos de un carácter poco científico de la enseñadaza.  Pasados unos cinco años decidió partió de Salamanca, para ingresar en la Universidad de Alcalá de Henares, para hacerse cargo de la Cátedra de Retórica.

En 1490 se destacó como poeta y consiguió el cargo de cronista real, donde permaneció hasta 1509.  La  más importante de sus obras, fue  Gramática de la Lengua Castellana, y sus diccionarios de castellano y latín, y fue un precursor del estudio de la lenguas romances,  como dignas de ser estudiadas, a pesar de su consideración como dignas de ser estudiadas, y que hasta entonces se regían por el gusto de los hablantes sin que fueran estudiadas  las reglas.  Cuando la ofreció a la Reina Isabel La Católica, le anticipo que seria la lengua del Imperio, que se desarrollaría con el descubrimiento del Nuevo Mundo por Colón.  En 1495, publico una nueva publicación Su vocabulario latín-español y español –latín.

La Gramática de Nebrija, empujo al surgimiento de obras similares, en toda Europa, reconociendo que las lenguas del Viejo Continente, eran tan nobles como el latín.

Su vida privada estuvo complicada, porque a pesar de estar casado y tener siete hijos, tuvo varios hijos con amantes que lo acosaron y amargaron su vida en su madurez.   Murió en 1522, fue un lingüista, hombre de su tiempo, con amplitud de direcciones que caracterizaron a los hombres del Renacimiento, con saberes de todas las ciencias. 

Anuncios

QUINTO HORACIO FLACO POETA


Fue un romano poeta el lengua latina con creaciones liricas divertidas y satiricas que nació en la antigua Venosa el  65 a.C y falleció en la imperial Roma en el 8 a.C. Un poeta de gran esfuerzo en dedicación y reflexivo, que elogiaba la vida retirada y el disfrute de la vida de la juventud.

Era hijo de un esclavo que consiguió la libertad y que invirtió parte de sus ingresos en educar a su hijo, su padre se traslado a Roma para que pudiera iniciar sus estudios de Gramatica y Retorica.  Viajo a Atenas para conocer la lengua griega y estudiar filosofia. Horacio fue un buen hijo que  siempre reconoció los cuidados y el gran sacrificio que su padre hizo por él, siendo la relación con su progenitor uno de los más bellos episodios de amor filial que sobreviven del periodo clásico.

Tras el asesinato del emperador Julio César  se unió al partido republicano, como tribuno militar. Su ejercito fue derrotado en la batalla de Filipos por sus escasas habilidades militares, donde  huyo para salvar así su vida. Cuando Octavio decretó una amnistia a favor de aquellos que habían luchado en su contra. Horacio volvió a Roma, y conocio que sus actos sus padres habian sido castigados y sus bienen embargados. Quedo así sumido en la pobreza, hasta consiguió trabajo como escribano de cuestor (un secretario de jueces, magistrados y administradores del Estado)

Actividad que le permitió practicar su arte poético.  Su buen trabajo le hizo ganar el respeto y la admiración de los romanos, en una ocasión le presentaron a Cayo Mecenas, y este le brindo su protección, y también la del Emperador Cayo Augusto, quien le  ofreció  un puesto como secretario personal, si bien Horacio declinó la oferta debido a sus principios  epicúreos, un sistema filosofico que defiende la búsqueda de una vida buena y feliz mediante la administración inteligente de placeres y los vínculos de amistad entre sus correligionarios.

Mecenas obsequió a Horacio con una finca en el Tiber donde el poeta se retiró a redactar sus obras. Su amistad fue tal que incluso fueron enterrados el uno junto al otro.

Su obra la dedico a la lírica, y trató aspectos del conocimiento. Compuso Sátiras, poesía crítica con abundantes elementos autobiográficos que persigue un fin moral y Epodos, composiciones de carácter lírico en las que se abarcaba la crítica social, con insultos e improperios. (El epodo es una composición de origen griego destinada al insulto y al improperio).

Escribio cuatro libros con 104 odas, composiciones de carácter lírico que constituyen la obra cumbre de la lírica latina. Horacio tiene conciencia de que sus odas son lo mejor de su obra y afirma que serán más duraderas que el bronce. En las Odas el componente fundamental es el lírico. Expone el poeta su filosofía de la vida: hay que saber hacer uso de las riquezas y ser generoso; no hay que dejarse abatir por la adversidad y debe uno gozar de los bienes presentes, que son precarios; lo mejor para ser feliz es la “áurea mediocridad”, con una invitación a gozar del momento presente, ya que el día de mañana es incierto. Este tema tendrá gran fortuna en la literatura universal.

Las Epístolas es la poesía de la reflexión moral y filosófica. Entre éstas últimas destaca “Epistola ad Pisones”, más conocida como Arte Poética, en la que sienta principios de preceptiva literaria.

Los temas y tópicos creados por Horacio gozarán de un respaldo universal a lo largo de la literatura posterior a su fallecimiento. Esencialmente partiendo desde el Renacimiento es difícil no hallar una sola composición influida por los tópicos o las formas horacianas. Un maestro del pasado un genio y modelo de comunicación. 

JORGE LUIS BORGES

¿Qué es más importante en un escritor famoso y estudiado? ¿Su obra? ¿su vida?

Uno de los escritores que provoca más controversia en este sentido es el argentino muerto suizo, Jorge Luis Borges, que siendo consecuente con sus ideas conservadoras, enaltecedoras del caudillismo, apoyó las dictaduras argentinas y chilena que le tocó vivir pero que escribió una obra enciclopédica merecedora de muchos premio y que nunca recibió el Nobel de Literatura.

El escritor cuando muere deja su biografía a los estudiosos pero su obra escrita es la única que merece ser tenida en cuenta, si no fuera así cómo acudir a las obras de antisemitas como Quevedo, nazis en su juventud como Gunter Grass, fascistas como Celine o Dannunzio. Queda su obra y eso es lo único que podemos alcanzar a conocer de un escritor. En el caso de Borges, como en el de muchos de ellos, Internet está llenando la red de auténticas majaderías a él atribuidas. Unas veces por ignorancia y otras por un infantil egocentrismo (ver Piaget), hay personas que se dedican a pasar poemas y relatos atribuidos a Borges. Uno de esos poemas más “leído” en la red es el titulado Instantes, pero que nunca escribió el genial ciego.

No obstante, queremos desde esta humilde ventana brindar un homenaje a J.L Borges con la la lectura, a ser posible en voz alta, de este poema escrito en 1964 según la edición del Círculo de Lectores de 1993.

ALGUIEN

Un hombre trabajado por el tiempo,
un hombre que ni siquiera espera la muerte
(las pruebas de la muertes son estadísticas
y nadie hay que no corra al albur
de ser el primer inmortal),
un hombre que ha aprendido a agradecer
las modestas limosnas de los días:
el sueño, la rutina, el sabor del agua,
una no sospechada etimología,
un verso latino o sajón,
la memoria de una mujer que lo ha abandonado
hace ya tantos años
que hoy puede recordarla sin amargura,
un hombre que no ignora que el presente
ya es el porvenir y el olvido,
un hombre que ha sido desleal
y con el que fueron desleales,
puede sentir de pronto, al cruzar la calle,
una misteriosa felicidad
que no viene del lado de la esperanza
sino de una antigua inocencia,
de su propia raíz o de un dios disperso.
 
Sabe que no debe mirarla de cerca,
porque hay razones más terribles que tigres
que le demostrarán su obligación
de ser un desdichado,
pero humildemente recibe
esa felicidad, esa ráfaga.
 
Quizá en la muerte para siempre seremos,
cuando el polvo sea polvo,
esa indescifrable raíz,
de la cual para siempre crecerá,
ecuánime o atroz,
nuestro solitario cielo o infierno.

DE LA DESTRUCIÓN DE LA BIBLIOTECA DE ALEJANDRIA. LA MÁS GRANDE Y ERUDITA DE LA ANTIGÜEDAD.

La destrucción de la Biblioteca de Alejandría es uno de los más grandes misterios de la civilización occidental. Se carece de testimonios precisos sobre sus aspectos más esenciales, y no se han encontrado las ruinas del Museo. Independientemente de las culpas de cristianos o herejes, el fin de la biblioteca debe situarse en un momento indeterminado del siglo III o del IV.

Los eruditos a partir del Siglo XIX han intentado comprender la organización y estructura de la biblioteca, y sobre su final. Los conocimientos sobre la Biblioteca, son muy escasos, ya que muy pocos testimonios tratan sobre tan gran institución, y aún éstos son esporádicos y desperdigados. Se ha insistido en que se ha formado una utopía retrospectiva en torno a la Biblioteca de Alejandría. Se han hecho afirmaciones contradictorias, dudosas o simplemente falsas, realizando suposiciones a partir de muy pocos datos que, la mayoría de las veces, son sólo aproximaciones.

La biblioteca del Museo constaba de diez estancias dedicadas a la investigación, cada una de ellas dedicada a una disciplina diferente. Un gran número de poetas y filósofos, que llegaron a ser más de cien en sus mejores años, se ocupaban de su mantenimiento, con una dedicación total. En realidad se consideraba el edificio del Museo como un verdadero templo dedicado al saber.

Se sabe que en la biblioteca se llegaron a depositar el siguiente número de libros:

  • 200.000 volúmenes en la época de Ptolomeo I
  • 400.000 en la época de Ptolomeo II
  • 700.000 en el año 48 a. C, con Julio César
  • 900.000 cuando Marco Antonio ofreció 200.000 volúmenes a Cleopatra, traídos de la Biblioteca de Pérgamo.

A finales del siglo XIX se encontraron en el yacimiento de Oxirrinco, al sur de El Cairo, miles de papiros que fueron estudiados a fondo por los eruditos. En algunos de ellos se hablaba de la famosa Biblioteca y se daba una lista de nombres de varios directores o bibliotecarios a partir del año de su fundación:

Los sabios que estudiaban, criticaban y corregían obras se clasificaron a sí mismos en dos grupos: filólogos y filósofos. La Filosofía abarcaba las ramas del pensamiento y la ciencia: física, ingeniería, biología, medicina, astronomía, geografía, matemáticas, literatura, y lo que nosotros llamamos actualmente filosofía.

Allí se encontraban personajes tan conocidos como Arquímedes, el más notable científico y matemático de la antigüedad; Euclides que desarrolló allí su Geometría; Hiparco de Nicea, que explicó a todos la Trigonometría, y defendió la visión geocentrica del Universo visión geocéntrica del Universo; Aristarco, que defendió todo lo contrario, es decir, el sistema heliocéntrico siglos antes de Copérnico; Eratóstenes, que escribió la Geografía y compuso un mapa bastante exacto del mundo conocido;Herófilo de Calcedonia, un fisiólogo que llegó a la conclusión de que la inteligencia no está en el corazón sino en el cerebro; los astrónomos Timócaris y Aristilo; Apolonio de Pérgamo, gran matemático, que escribió en Alejandría Sobre las secciones cónicas; Apolonio de Rodas, autor de El viaje de los argonautas; Herón de Alejandría, un inventor de cajas de engranajes y también de unos aparatos movidos por vapor: es el autor de la obra Autómata, la primera obra conocida sobre robots; el astrónomo y geógrafo Claudio Ptolomeo; Galeno, quien escribió bastantes obras sobre el arte de la curación y sobre anatomía.

Todo lo que se sabe en la actualidad sobre la historia de la antigua biblioteca se debe a algunas referencias de posteriores escritores, a veces de gente que incluso la llegó a conocer, pero son alusiones de pasada, no hay nada dedicado en exclusiva a comentar o describir el edificio o la vida que en ella se desarrollaba.

El geógrafo y gran viajero griego Estrabón (c. 63 – c. 24 a. C) hizo una pequeña descripción, pues parece ser que estuvo en Alejandría a finales del siglo I a. C. Hablaba del Museo y dice que consta de una exedra, una obra hecha al descubierto, de forma circular y con unos asientos pegados a la parte interior de la curva. Cuenta que también vio una estancia muy amplia donde se celebraban las comidas de los sabios y los empleados. Y habla también de la biblioteca, de la gran biblioteca, algo «obligatorio» en el Museo.

Marco Anneo Lucano, historiador del siglo I, natural de Hispania y sobrino de Séneca, cuenta en su célebre Farsalia cómo ocurrió el incendio del puerto, cómo se propagaron las llamas ayudadas por el viento, que no cesaba, desde los barcos también incendiados y anclados en el gran puerto oriental.

Tito Livio dice en sus referencias que la biblioteca de Alejandría era uno de los edificios más bellos que él había visto, con muchas salas llenas de estantes para los libros y habitaciones donde sólo los copistas podían estar, sin que fueran molestados. Incluso apunta el hecho de que cobraban por cada línea copiada.

En la biografía de Claudio refiere que el Emperador, tras escribir en griego una historia de los etruscos y otra sobre los cartagineses (hoy perdidas), quiso celebrar la escritura de estos libros y creó un anexo del Museo: …añadió al antiguo Museo de Alejandría otro nuevo que llevaba su nombre y se estableció que todos los años, en determinados días, se habría leer en las salas públicas de recitación, en uno de los museos, la historia de los etruscos, y la de los cartagineses en el otro, ambas, y cambiando de lector a cada libro… Ello da a entender de manera más que manifiesta que el viejo Museo seguía existiendo y en pleno funcionamiento.

Entre 320 y 1303 hubo 23 terremotos en Alejandría. El del 21 de julio de 365 fue particularmente devastador. Según las fuentes, hubo 50.000 muertos en Alejandría, y el equipo de del Institut Européen d´Archéologie Sous-Marine, ha encontrado en el fondo de las aguas del puerto cientos de objetos y pedazos de columnas que demuestran que al menos el veinte por ciento de la ciudad se hundió en las aguas, incluyendo el Bruchión, supuesto enclave de la Biblioteca original de los Tolomeos y que fuera destruida por este desastre, restando tan sólo parte de su contenido -unos 40.000 rollos- custodiados en una biblioteca secundaria ubicada en el complejo del Serapeum, templo dedicado al dios Serapis, patrón de la ciudad.

Por lo que se refiere a esta segunda Biblioteca, también conocida como Biblioteca-hija o Biblioteca del Serapeo, a finales del siglo IV el emperador Teodosio el Grande, en respuesta a una petición del patriarca de Alejandría, envió un decreto de prohibición contra el paganismo en Egipto: en el año 391, el patriarca Teófilo de Alejandría promovió una revuelta durante la cual el templo de Serapis resultó asaltado. Algunos historiadores afirman que la Biblioteca del Serapeo fue saqueada y desperdigada o destruida; otros lo ponen en duda toda vez que no nos han llegado fuentes directas de que ello sucediera y en las referencias de la revuelta se recogen múltiples detalles pero ninguna alusión se hace a la Biblioteca. Así unas décadas después el historiador romano Sócrates de Constantinopla proporciona el relato de la revuelta en el libro V de su Historia ecclesiastica, escrita alrededor del año 440.

También se ha llegado a asociar la destrucción de la Biblioteca con la muerte de Hipatia de Alejandría, si bien no hay ninguna referencia histórica que vincule ambos sucesos. Según las fuentes, Hipatia enseñaba a sus discípulos en su propia casa, fue asaltada en la calle y llevada al Cesáreo, donde fue asesinada, no al Serapeo.

En cualquier caso, no sería extraño que el contenido de la Biblioteca del Serapeo fuera dañado por las sucesivas algaradas que sufrió la ciudad en esta época, la cual era famosa en la antigüedad por la naturaleza levantisca y pendenciera de sus habitantes. A lo largo de los siglos IV y V fueron frecuentes los motines populares, que provocaron la muerte a dos obispos cristianos, Jorge y Proterio, en el 361 y 457 respectivamente, la de la filósofa Hipatia(415 ó 16) o la del Prefecto imperial Calixto en 422.

La cuestión dista mucho de estar clara, puesto que, si bien es cierto que en 416, el teólogo e historiador hispano romano Paulo Orosio vio con mucha tristeza los restos de la biblioteca del Serapeo, confirmando que «sus armarios vacíos… fueron saqueados por hombres de nuestro tiempo».

Aunque para otros historiadores más modernos este episodio no constituye más que una leyenda.

 

Emilia Pardo Bazán, FEMINISTA, critica, novelista, periodista y ensayista

(A Coruña 1851- Madrid 1921). Era hija de un conde enriquecido,  entre sus pertenencias el Pazo de Meiras ( que fue regalado por la provincia de Coruña a Franco), su madre la animo desde niña a leer y escribir lo que le facilito la gran biblioteca de la familia donde encontró gran variedad de estilos, siendo su preferido el Quijote y la Iliada y le fascinaban os libros de escritores franceses que impulsaron la Revolución francesa.

Se sale del ritual de la educación femenina de la época al negarse a tocar el piano y a tomar clases de música y dedica todo el tiempo posible a la lectura que siempre fue su entretenimiento y pasión.

Después de contraer matrimonio a los diecisiete años con José Quiroga, marcha a Madrid en 1869, su padre fue diputado más se canso de la politica y renuncio al cargo y marcha a Francia seguido de toda su familia. Y vivieron en Inglaterra y Alemania, esto facilito a Emilia aprender idiomas.  además inglés y alemán. Al nacer su primer hijo le dedico un libro de poemas titulado Jaime, y en el nacimiento de su primera hija, Blanca, publicó su primera novela, Pascual López, autobiografía de un estudiante de medicina. Escribio Un viaje de novios (1881), publicado el año en que nació su última hija, Carmen,

Con su libro La tribuna en 1882,  inició su evolución hacia el Naturalismo, estilo basado en reproducir la realidad con una objetividad documental en todos sus aspectos, tanto en los más sublimes como los más vulgares. Este libro causó un gran escándalo, de forma que su marido, horrorizado por la situación, le exigió que cesara de escribir y que se retractase públicamente de sus escritos; no lo hizo, sino que decidió separarse de su marido dos años más tarde. Conoció a Benito Pérez Galdos,  también unido al Naturalismo, con el que inició una relación amorosa con ella que durará más de veinte años.  Aunque mantuvo amorios transitorios con jóvenes amigos.

No renunció a su ideario conservador y católico, al que nunca renució, aunque admitia el determinismo y el darwinismo ideario a los que se enfrentaba la Iglesia.

El método naturalista culmina en Los pazos de Ulloa (1886-1887), su obra maestra, patética pintura de la decadencia del mundo rural gallego y de la aristocracia, y su continuación La madre naturaleza (1887), fabulación naturalista que, donde demuestra que los instintos de la Naruraleza inducen a pecados. A la muerte de su padre en 1890, evoluciona a una tendencia espiritualista, en Una cristiana (1890), La prueba (1890), aunque responde a los criticos de sus libertades morales, y admite la diferencia de edad entre enamorados.

Funda y dirige en el 1892, la publicación La Biblioteca de la mujer. Y denuncia la desigualdad educativa entre el hombre y la mujer a los congresos que asiste, en 1906 llegó a ser la primera mujer en presidir la Sección de literatura del Ateneo de Madrid  a pesar de la la oposición contra las mujeres. La rica obra de Emilia Pardo Bazán incluye también los libros de viajes (Por Francia y por Alemania, 1889; Por la España pintoresca, 1895) y las biografías (San Francisco de Asís, 1882; Hernán Cortés, 1914).

 

Emilia Pardo Bazán  gran escritora, fue tambien admirada por su defensa al feminismo, y dedico ensayos al tema feminista, e impuslso la lucha de la mujer española para conseguir los derechos que le corresponden como ser humano, fué una de las catalizadoras del feminismo en España.

En su época, la mujer que lograba obtener una educación, era basada en la pintura, música y francés.  Emilia atribuye la carencia de feminismo en España a la falta de formación de la mujer española.  Las mujeres intelectuales conscientes de este problema combatían por la necesidad de reformas educativas para las mujeres de todas las clases sociales.  En el l870 la población femenina era un  91%  analfabetas.

 

Una manera en que expresa sus sentimientos sobre el tema es a través de artículos y ensayos. Algunos de sus primeros artículos feministas se publicaron en inglés en la revista londinense Fortnightly Review y en España en la revista Nuevo Teatro Crítico.  En este último escribió que era un error afirmar que el papel que le corresponde a la mujer en las funciones reproductivas determina las restantes funciones de su vida.  Su mayor crítica consiste en que la sociedad ha proclamado los derechos del hombre pero no los de la mujer.

Para Emilia Pardo Bazán el medio para elevar la posición de la mujer en la sociedad española era a través de la educación. Escribe ensayos titulados La mujer española en La España Moderna sobre este tema.  Describe la educación de la mujer aristócrata, la burguesa, la monja, y la del pueblo, y aunque ella reconoce que la condición social determina la educación, en realidad ninguna de estas mujeres tenía acceso a una educación semejante al que se ofrecía a los varones.

 

Insiste en que la educación femenina derívase del postulado pesimista-del supuesto que existe una..contradicción palmaria entre la ley moral y la ley intelectual de la mujer.”  Una de las paradojas existentes en España era la existencia de leyes que permitían a la mujer conseguir una carrera pero luego ésta no podía ejercerla en dicha sociedad.

Las naciones más progresistas para ella, son aquellos en donde la mujer tiene una mejor posición en la sociedad y ha obtenido una mejor educación.  Utiliza así Pardo Bazán el argumento de que el educar a la mujer española recíprocamente ayudaría el desarrollo y progreso del país.

Expone en sus artículos lo que hoy llamaríamos un doble moral, en cuanto a las expectativas para ambos sexos.  Por ejemplo, describe si un hombre no se confiesa ni va a misa la sociedad no le condena, pero si lo hace una mujer es intolerable.  Según Pardo Bazán la mujer, sin embargo, “es superior al hombre moralmente.”

En cuanto al matrimonio Pardo Bazán expresa sus ideas en el prólogo de la obra traducida al español de John Stuart Mill, La esclavitud femenina.  Para ella resulta importante la compenetración del hombre y la mujer en el matrimonio.  Ella pide que la relación sea no sólo sexual sino intelectual.