LOS CURIOSOS SISTEMAS DE ENSEÑANZA EN PUEBLOS HISTORICOS

El pueblo Bambara, pertenece al gran grupo de los Mandé, al igual que los Soninké y los Malinké, son una población de dos millones setecientas mil personas. Constituyen la etnia predominante en Malí, país con la más amplia riqueza cultural de todo el África subsahariana,  repartidas entre Malí, Senegal, Burkina Faso, Costa de Marfil y Guinea Conakry con un idioma común el bambara esta  lengua es hablada por unos 10 millones de personas. Con una similitud muy grande entre esta lengua y la malinké y dyula, que juntas se agrupan en el mandinga.

 

Los bambara pertenecen a diferentes clanes, cada clan se define por un patronimico, un antepasado, una divisa y una prohibición. La unidad residencial, productiva y política es la familia patriarcal, el hombre mayor vive con sus esposas, los hijos y las esposas e hijos de estos. Los Bambara comenzaron su esplendor a principios del siglo XVII, cuando se reunieron grupos tribales enfrentados, y se fundó el imperio de Segú, llegando a dominar gran parte del cauce del Níger.

 

Cada familia extensa utiliza un espacio físico único llamado “concesión”, que puede ser parte de una aldea con otras familias. Cada hombre adulto y cada mujer casada con sus hijos pequeños, tiene una habitación separada. Los hombres jóvenes solteros tienen una habitación colectiva y otra las muchachas solteras. El patriarca reúne con los otros hombres mayores un consejo que gobierna la familia y en el que no participan ni los hombres jóvenes ni ninguna mujer. La mujer tiene relativa autonomía personal.

 

La sociedad es jerárquica, tanto en la organización familiar según la edad y el género, como en esfera la pública, donde predomina un sistema de castas donde hay nobles, siervos y maestros de oficios artísticos y artesanos: narradores, herreros, zapateros y labradores.

Su economía depende principalmente de la agricultura domestica de propiedad comunitaria, donde la producción esta regulada por edades, y genero, los bambara se dedica cuatro o cinco días de la semana al trabajo colectivo y el resto del tiempo se reserva al descanso y al trabajo en los cultivos propios. Esta economía agrícola poco mecanizada, requiere numerosos brazos y del trabajo de las mujeres y niños, las tareas domésticas son realizadas únicamente por las mujeres.

 

Creen en la existencia de dios creador llamado Ngala mantenedor del orden universal, que tiene 266 atributos sagrados. Otra deidad andrógina llamada Faro, recibe la creencia de que proporciona todas las cualidades a los hombres y hace crecer los frutos de la tierra.

 

La educación y formación de los varones bambara, se hace mediante métodos tradiciones que incluyen seis etapas, relacionados con su propio tipo de máscara, y según tradiciones transmiten y preservan su cultura por medios diferentes a la escritura. Seis agrupaciones, clanes o sociedades llamadas “dyo” se encargan de instruir a los jóvenes. El iniciado que ha alcanzado el nivel más alto de enseñanza, se convierte en instructor y fuente de conocimientos tradicionales. En cada etapa de aprendizaje de los niños se llevan a cabo unos rituales, algunos con máscaras.

 

 En la primera sociedad de iniciación (curso de enseñanza), llamada KOMO, los niños participan antes de la circuncisión. Esta tiene cinco grados, cada uno dura un año, y están sugeridos por los animales. El enseñante lleva una máscara facial con cuernos, esta hecha en madera y puede llevar adornos de cuentas rojas y negras y cauris. Las mascaras bambaras se hermanan en la misma tradición artística de los Dogón.

El maestro danzante lleva un vestido de algodón y una vara que utiliza para fustigar a los niños. Enseña lo que concierne al origen del hombre y su lugar en el mundo y está dividido en tramos, representados por animales. Sus máscaras tienen una línea de las proyecciones verticales colocadas transversalmente sobre el rostro humano, lo que representa el hombre como Dios lo creó, los grdos son:

· El León, Es el símbolo del saber, en esta etapa se enseña al alumno la creación del hombre, del nacimiento y de la grandeza del espíritu.

· El grado del sapo concierne a todo aquello que guarda relación con la vida y la muerte, este animal tiene la reputación de no descomponerse tras la muerte, evocando la idea de la eternidad.

· El grado del pájaro enseña todo lo que está en relación con el pensamiento del hombre

· Grado de la gallina engloba las relaciones del hombre con el cosmos, ya que este animal tiene afinidades con la tierra y el sol en la relación con el cosmos. es el quinto grado

. Sexto y último grado: El perro, ilustra el concepto de domesticación, y hace referencia al aspecto social, sitúa al hombre como ser social.

 

KOMO. Es la segunda sociedad iniciativa, a la que se ingresa después de ser circundado. Komo es el custodio de la tradición y se refiere a todos los aspectos de la vida de la comunidad-la agricultura, los procesos judiciales, y los ritos de paso.

Sus máscaras son de forma alargada, decoradas con cuernos de antílope, cañas de puerco espín, cráneos de aves, y otros objetos, refuerzan la moral cívica, sus mascaras son alargadas y con incrustaciones de material de sacrificio simboliza la hienaEs una de las sociedades más importantes y a la que los Bambara guardan un gran respeto.

 

EL NAMA. Tercera sociedad iniciativa, concierne a las relaciones sociales en la lucha contra la superchería y la brujería, la enseñanza del Nama es social y tiene por objeto el matrimonio y el comportamiento moral. Hay máscaras de los Nama, que protegen contra los hechiceros.

 

El KONO Cuarta sociedad de iniciación. Enseña lo que es bueno y lo que es malo, la mascara kono, representa un elefante, símbolo de la inteligencia y un pájaro símbolo del espíritu.

 

El TYIWARA. Quinta sociedad. Se enseñan cómo los hombres a la granja. Le ponen en contacto con el cielo y con la presentación de la lluvia para hacer crecer los cultivos, consiste en hacer del agricultor un hombre de excelentes cualidades físicas y morales, el aprendizaje de las herramientas, técnicas agrícolas… y por último el dominio del fuego. La máscara que representa a esta sociedad es un tocado de danza en forma de antílope, a la vez el danzante imita los movimientos del este animal, su marcha y su carrera.

 

KORE . Es la ultima iniciación y está en relación con la muerte y la resurección del individuo y se practica fuera de la mirada de las mujeres.En la sociedad del kore, el aspirante sacrifica su orientación egocéntrica en el mundo, limitado a sí mismo de su vida terrestre a través de la muerte simbólica y la resurrección del individuo. La iniciación se hace en el bosque sagrado, donde ninguna mujer puede penetrar.

 

La mayoría de los Bambara son ahora musulmanes, y sus creencias

de transmisión oral se están perdiendo.

 

Florián

 

MUAMAR EL GADAFI, QUIERE EMULAR A FRANCO.

MUAMAR EL GADAFI admirador de Franco y Mussolini,  expone que recuperara las ciudades y territorios que tiene en su poder la oposición a los que llama “rebeldes” dice el libio:  lo mismo que Franco hizo en Madrid.

A Franco le ayudaban algunos países como Alemania que estaba preparando la invasión de Europa y que al que la guerra civil española le sirvió para probar sus maquinaria de guerra, conocida es la prueba de su aviación en Gernika,  con buenos resultados ensayada ante la población civil.  Parece que a Libia de Gadafi, solo le ayudaran algunos centroafricanos con  mercenarios, entre ellos Obiang El Presidente de la Organización para la Unidad Africana (OUA) y de Guinea Ecuatorial, corrupto dictador del país petrolero, casualmente admirador de Franco, quien además con desparpajo dice “cuando en Libia se estaban preparando caminos a la libertad”.

Someter a un país a la guerra es cruel, mucho más cruel cuando es una guerra civil, donde alguno de los bandos lucha no por el bien del país y de los ciudadanos, sino por el bienestar de quienes quieren imponer formas de gobierno ó  creencias y dogmas de quienes se creen enviados por un dios para salvar a su pueblo, cuando la gente pide a sus dioses liberarse de tales mandatarios.

Las guerras de dirigentes  egoístas  destruyen todo, incluso lo que es necesario para el futuro de la región y sus pobladores, dicen las viejas crónicas que en la guerra civil española se destruía por donde se pasaba, una forma de guerra llamada “total” arrasar todo aunque no represente peligro, mejor destruida que en anos del bando contrario.   Gadafi es un buen alumno, también destruye, mejor ardiendo los pozos petrolíferos que en manos de la oposición.

El mundo se aterra ante tales monstruos que destruyen las vidas humanas y las fuentes económicas. como si pedazos de papel higiénico fueran, también de la colosal codicia de los seres humanos,  como  Gadafi ú Obiang, con bienes inmensos repartidos en el mundo, mientras que el pueblo oprimido, desahuciado pasa hambre, esta sometido a prisión sin causa, son torturados y maltratados.  Para la Paz en el mundo los dictadores indeseables deberían ser expulsados,  una plaga a erradicar.

A los dictadores les apoyan aquellos que se benefician de las situaciones o que piensan les puede beneficiar en plan personal y particular, una forma indigna de egoísmo cruel, que no corresponde a comportamiento humano,  sino de seres indignos ó enfermos.   COMO LOS HOMBRES DE PAZ. Estoy en contra de los dictadores, prefiero dirigentes éticamente dignos.

Florián

GADAFI, REVOLUCIÓN CONTRA EL DICTADOR.

África, pobre África, continente repleto de injusticias durante siglos, sus habitantes desde el siglo VIII se movieron entre desiertos, montañas y selvas huyendo de la esclavistas árabes y después de los europeos. Los propios africanos negros contribuyeron a la esclavitud, los reyezuelos capturaban a los individuos de las tribus vecinas para venderlos a los negreros, negocio que fructifico y se desarrollo en el Siglo XV al XVIII para enviarlos al Nuevo Mundo descubierto por Colón.

 

Percibido de las riquezas de África los europeos pusieron instalaciones “comerciales en los puertos africanos” y más tarde enviaron tropas, con el fin de “imponer culturas incluida las creencias de diversas religiones, proteger sus bienes y para la seguridad de la vida de los africanos…., se les colonizo repartidos entre los países  europeos, la mayor parte se la llevaron los franceses e ingleses, algo menos los holandeses o  belgas, España menos pues había extendido sus posesiones a Centro y Sud-America. Portugal que dominaba la navegación tuvo sus colonias africanas y un poco menos le correspondió a Italia, potencia menor en la época al que en el reparto le correspondió un territorio inventado llamado Libia, cuyas fronteras, nada tenían que ver con lo real que hubiera correspondido a las tribus que poblaban los territorios invadidos y expoliados de sus riquezas y recursos.

 

Tras medio siglo aproximado de independencia, a mitad del siglo XX los europeos en un acto de falsa magnanimidad, devolvieron a los africanos sus tierras poniendo como dirigentes a lideres títeres, manejados desde las antiguas metrópolis, la mayoría autoritarios que fueron reemplazados la mayoría por golpes de Estado, quitando un dictador para poner otro.

Muammar El Gadafi, oficial del ejercito dio un golpe de Estado y tomó el poder absoluto que ha ostentado durante más de cuarenta años, preparaba el país para cederlo a su hijo predilecto, aunque a los otros algún Ministerio les seria otorgado, para seguir exprimiendo al país. Ahora occidente percibe que era un gobernante dictador y corrupto, un monstruo excéntrico por su jaima y sus guardaespaldas de amazonas.

 

Los países de Occidente, “protectores de la paz mundial” permiten dictaduras sangrientas y dirigentes corruptos, de las zonas productoras de materias primas. Hasta que los ciudadanos sometidos exigen libertad y empieza una revolución que en África que comenzó en Túnez, después Egipto, ahora en Libia y otros países árabes y por contagio puede llegar al Centro y sur del Continente. Deseamos que todas la tendencias democráticas, discurran por el camino del entendimiento, ya hemos visto que la unión de los siervos pueden exigir ser ciudadanos libres, y que los motines que derrocan se organizan en pocas horas.

 

Obsesionados  por el suministro del petróleo los países occidentales admiten, negocian, se abrazan a esos monstruos de manos llenas de sangre y de oro sus particulares bolsas. Además de Gadafi, otros corruptos han gobernado en África, y aún gobiernan, como el caso actual de Obiang, que según la oposición Guineana, ha censurado todas las noticias sobre los acontecimientos de los países del Norte africano, para tener a su pueblo  sometido en la ignorancia y continuar el saqueo de los bienes correspondientes al Estado, dejando al pueblo en la miseria.

 

 

Entretanto los occidentales seguiremos admitiendo negociar/alternar con presidentes de países corruptos como si de vecinos respetables se tratara. Tampoco los que intervienen es las operaciones tienen las manos limpias, sean banqueros, abogados, intermediarios, comisionistas, concesionarios de explotaciones petrolíferas o quienes entregan los maletines llenos de dinero, para conseguir contratos ventajosos compartiendo beneficios con los dirigentes del gobierno a espaldas de los pueblos explotados. A los que congenian con dictadores, quizás debemos decir aquellos de ¡¡ dime con quien andas y te dire quien eres!! Aunque en politica a veces el bien común obligue a un esfuerzo.

Florián

 

LA JUSTICIA INTERNACIONAL ES TIMIDA EN SU ACCIÓN

La denominada justicia internacional, llama la atención los diversos procesos que tiene abierto la justicia internacional en los últimos años para sentar en el banquillo de los acusados a determinadas personas, presuntos responsables de hechos que, según la susodicha justicia internacional, son motivos constitutivos de delitos. Igualmente llama la atención la pasividad con la que justicia internacional mira otros hechos igualmente constitutivos de delitos, pero que sus presuntos responsables permanecen al margen de cualquier exigencia judicial nacional o internacional, como el sátrapa de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, cuyo ex homólogo, Antonio Noriega de Panamá, está siendo juzgado en Francia por delitos idénticos y mucho más graves de los que se acusa al rey del Kuwait de África.

Llama aún más la atención que el Tribunal Superior de Estados Unidos ha dicho que podría sentar en el banquillo al jefe de Estado del Vaticano, Benedicto XVI, considerado representante de Dios en la tierra por la Iglesia Católica; una Iglesia católica que anda envuelta en mil y un escándalos de pederastia.

Que la justicia norteamericana pueda sentar en el banquillo de los acusados al representante de Dios no parece extrañar en un país donde existe un proceso pendiente contra el mismísimo Dios =El Senador de Nebraska, Ernie Chambers, presentó una demanda judicial contra Dios, a quien acusa de haber causado catástrofes naturales en el mundo que han provocado muerte y destrucción. El extravagante senador pide al juez que someta a Dios a un proceso judicial, no sin antes pedirle que le haga una petición permanente para que sus “acciones destructivas y sus amenazas terroríficas” no continúen.

Lo que parece más claro es que Benedicto XVI no debe caer tan bien a los yanquis como el difunto Juan Pablo II, representante de Dios cuando curas, obispos y demás prelado de la Iglesia Católica, Apostólica y Romana se enzarzaron en escándalos de pederastia por medio mundo.

Éste y otros procesos judiciales abiertos por la jurisdicción internacional se asemejan más a obras de circo que a una acción tendente a impartir justicia, en un mundo con un panorama in crescendo de déspotas delincuentes que andan sueltos por el orbe sin que nadie les diga nada, como Teodoro Obiang, investido de impunidad perpetua por su parlamento, que dice que “no puede ser juzgado antes, durante ni después de su mandato”. Y así también lo concibe la justicia internacional.

Sospechoso de crímenes de lesa humanidad, blanqueo de dinero, tráfico internacional de droga, corrupción política y económica, terrorismo de Estado, evasión de capital, ejecuciones sumarísimas y extrajudiciales, violación sistemática de los derechos humanos, asesinatos masivos y matanzas en la etnia Bubi, el rey de Guinea Ecuatorial campa a sus anchas sin que la justicia internacional se interese por las múltiples denuncias que pesan en su contra.

Extraña empero que, hoy, esgrimiendo las mismas razones contra otros, la justicia internacional haya dictado, por ejemplo, una orden de búsqueda y captura contra Omar Hassan Al Bachir, de Sudán o haya mandado entre rejas al líder del Movimiento de Liberación del Congo y vicepresidente de la República Democrática del Congo, Jean Pierre Bemba, por un presunto delito que se escapa prácticamente de su entorno, mientras el principal responsable, el actual jefe de Estado de la República Centroafricana, François Bozizé está libre de cualquier pecado. ¿Qué justicia se administra así? Es la justicia de unos intereses contra otros, y en el que siempre triunfan los intereses más protegidos por los poderosos, que han traicionado los ideales de paz, de justicia y de libertad que rigen la Carta de las Naciones Unidas y la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El proceso contra el ex dictador panameño en Francia, otrora mimado por la CIA y condecorado con la medalla de la Legión de Honor Francesa por el presidente Mitterrand, escenifica la hipocresía con la que actúa la justicia occidental, siempre guiada por ávidos intereses económicos que, cuando son vigentes, hasta el más peligroso delincuente del orbe, como Teodoro Obiang o el difunto Omar Bongo de Gabón, se burlan de ella y la pisotean a sus anchas.

¿Que Francia esté juzgando a un ex tirano por blanqueo de dinero y tráfico de droga? Allá la conciencia de los franceses, cuando se sabe que más de la mitad de los dirigentes de África francófona, más  Guinea Ecuatorial son sospechosos, mejor, se les ha pillado con las manos en la masa blanqueando dinero en territorio francés. Un avión del tirano guineano y en el que él mismo viajaba fue interceptado en el aeropuerto parisino de Orly lleno de droga, hacia 1997. El escándalo no transcendió más allá del palacio Elíseo. Recientemente, El Gobierno de Sarkozy ha dado carpetazo judicial al posible enjuiciamiento a déspotas africanos por bienes males adquiridos en Francia.

El caso de Jean Pierre Bemba, actualmente en prisión en la Haya por presuntos crímenes de guerra; una guerra en la que no participó directamente, nos muestra el lado más cínico y desesperante de la justicia internacional. ¿Qué delitos se le acusa a Bemba, que no ha cometido el actual hombre fuerte de Kinshasa, Kabila II o su difunto padre? ¿Qué delitos ha cometido Al Bachir y no haya cometido Robert Gabriel Mugabe de Zimbabwe, Eyadema II de Togo o la Junta militar de Guinea Konakry?

Bemba está siendo acusado de violaciones y crímenes de guerra durante el golpe de Estado de 2003 en la república centroafricana, que entronizó al poder al general François Bozizé. Éste recurrió a Bemba para derrocar al alcohólico Ánge Félix Patassé  y Bemba le proporcionó 500 de sus efectivos. Lógicamente, y tras los acuerdos, el responsable es naturalmente Bozizé, quien debe responder por cualquier escándalo que cometieran los militares a su mando. Bemba no participó en la guerra ni dio instrucciones a sus soldados más allá del contrato suscrito con Bozizé.

Como la República Democrática del Congo es un bálsamo para colonos y neocolonos occidentales que disputan sus inmensos recursos naturales, en medio de éste casos, Bemba era un gran obstáculo en su calidad de principal adversario político del régimen de Kinshasa, que ha dado vía libre a los occidentales para la explotación despiadada de los recursos naturales a cambio de su protección y mantenimiento en el poder por tiempo indefinido.

Los responsables de todo lo que se produjo en Centroafrica son Patassé por haber instalado un régimen despótico y Bozizé por haber arrebatado el poder a la fuerza. En condiciones democráticas no se hubiera registrado un golpe de Estado, ni menos cruento como el que llevó al poder a Bozizé quien, en siete años, se ha vuelto más alcohólico que su predecesor. Hay que esperar que también sea derrocado por golpe de Estado, porque ha traicionado los ideales que le llevaron al poder mediante un Golpe de Estado que fue aplaudido por todos los que ansían la democracia en África negra.

Los golpes de Estado siguen siendo hasta la fecha la forma más efectiva de acabar con las dictaduras sanguinarias que asfixian gran parte de los países negroafricanos. Lógicamente algunos han servido para pasar de dictaduras férreas a democracias estables como los casos de Malí, Ghana, y otros, cómo no, han servido de poco o nada, pero que han supuesto cierta alternancia con respecto a regimenes anteriores, teniendo en cuenta que la alternancia no se puede conseguir a través de mecanismos democráticos reflejados en las constituciones de dichos países, porque en la práctica no se respetan.

Más allá de África Central, la justicia internacional mantiene entre rejas al general Charles Taylor, ex presidente de Liberia, que a finales de los noventa declaró públicamente que “él es mas rico que el Estado y que no tiene deseo de sacar el dinero del Estado porque no existe”, que todo lo que concierne a su fortuna “celestial” le ha sido donado “por sus amigos”. Taylor, como Teodoro Obiang de Guinea Ecuatorial, no fue un simple dictador sino un criminal y reputado delincuente, minado por la corrupción y la violación sistemática de los derechos humanos.

Cuando Taylor rugía en Liberia como un león despierto todos ahorraban críticas en su contra, para seguir chupando de sus diamantes. Expulsado del poder mediante una furia nacional ya se buscan testigos por todo el orbe para declarar contra él y no encuentran a otros que se beneficiaron de sus diamantes que la pobre modelo Noemi Cambel, seguro por sus orígenes y el color de su piel. Pero Taylor siempre tuvo muy buenos amigos y mentores más allá de las fronteras liberianas o africanas, como el ex presidente norteamericano Jimmy Carter y numerosos lobbys yanquis. Más que un proceso judicial con todas las garantías, lo que más parece que busca la justicia internacional es un show mediático que continúe proporcionando más medios económicos a las adineradas cadenas de televisión occidentales, la prensa rosa y sensacionalista.

La justicia internacional jamás será tal, al menos en lo que respecta a África negra, si no reconsidera desde el principio la tendencia delictiva y cruel de muchos jefes de Estado africanos que, no contentos con la violación sistemática de los derechos humanos, de las libertades públicas y fundamentales, también practican el crimen organizado y el blanqueo de dinero, transfiriendo millares de dólares o de euros a sus cuentas bancarias personales en el extranjero, dilapidando los recursos cruciales para el crecimiento y la prosperidad así como el proceso de libertades en sus países.

Consta que la justicia internacional está fanáticamente implicada en la lucha contra el fascismo en todas sus formas. Demonizan a Hitler y el nazismo. Cuando la OTAN demonizó al presidente Milosevic para justificar los bombardeos y su persecución, como si fuera el único responsable de las consecuencias trágicas de la guerra, la justicia europea reconsideró las señales de los líderes de la OTAN y construyó en torno a Milosevic la imagen de dictador diabólico, comparándole con Hitler, Stalin, Pol Pot, etc., para ofrecer el perfil de una justicia imparcial e independiente. Pero, cuando se habla de África, las señales son diferentes porque nadie quiere molestar a los tiranos que regalan los recursos naturales a los europeos y occidentales.

PEDRO NOLASCO  7/07/2010  Editado en comunicación

LA MUJER EN EL CONTINENTE AFRICANO.

La injusta y obligada sumisión al marido

Muchas mujeres en el continente africano, están sometidas al marido, ellas no tienen derechos de personas libres, es el esposo quien decide si la mujer trabaja y en que ó si le esta permitido salir de la casa, la mujer debe soportar la violencia del marido, y ante la Ley se encuentra sin derechos. Si ella no tiene descendencia es devuelta a los padres exigiendo el esposo la dote si se hubiera pagado.

En África conviven las religiones animistas históricas, con la cristiana y musulmana que los misioneros impusieron a este continente. Cuando sus gentes realizan sus uniones matrimoniales,  lo hacen basados en las ceremonias tradicionales según las antiguas costumbres de clanes  y grupos étnicos. La emigración, la globalización están ahora haciendo cambiar  estas costumbres  a una rapidez que no le fue permitida en el paso de los siglos. Las influencias de las culturas, están haciendo que sea más frecuente que las parejas tomen su decisión de común  acuerdo.

Los matrimonios, además de tener un contenido amoroso ente la pareja y que sean ellos, los jóvenes quienes de acuerdo tomen en libertad su decisión, a menudo son compromisos realizados por los padres, con el aspirante a la muchacha, donde puede intervenir decisiones influenciadas por los intereses de linaje, que incluso pudieron concertar por acuerdo las familias cuando los novios eran muy niños. En algunos pueblos se sigue exigiendo una dote en relación con la importancia de la novia y del status del novio y de lo que este dispuesto a pagar: sea dinero, ganado u otros bienes. En algunas situaciones el aspirante puede ser un varón ya casado con varias esposas, y entrado en años que pretende a una jovencita. La poligamia es práctica frecuente en algunas sociedades africanas cuando los hombres, tienen riquezas y con “la compra” consigue además de una esposa, obtiene mano de obra para trabajar en la agricultura. Tener muchas esposas es símbolo de prestigio social.  También las novias y sus familias ganan estatus social y beneficios económicos.  Cuantas más mujeres y prestigio tenga el hombre, más elevación social tendrá la nueva esposa, que ganarán también las otras esposas, y estarán satisfechas ya que el trabajo quedará repartido entre más esposas y habrá más descendencia,  que es una ventaja en el futuro de la familia. Las esposas con sus hijos viven en su propia cabaña, para evitar o reducir los celos y envidias entes las esposas, sin poder evitar que la nueva esposa sea recibida o maltratada por las primeras mujeres.

Una costumbre en África es la de matrimonios, entre mujeres, una mujer rica o poderosa, concertaba unión con una muchacha humilde, con lo cual, la mujer rica conseguía ayuda en las tareas de la casa y trabajos agrícolas, y la modesta muchacha obtenía una vida más segura y cómoda. La novia rica escogía a un amante masculino para la novia pobre, que sería el encargado de fecundar a la joven y obtener hijos, sin que el tuviera ningún derecho sobre ellos. El hombre tenía la posibilidad de disfrutar, y tener hijos sin la responsabilidad de mantener a una familia.

Los “elevados precios” de las novias, están reduciendo este tipo de transacciones, lo triste es de que algunos jóvenes, hijos de familias pobres o con escasos recursos, no tienen acceso al matrimonio, sin embargo pueden ser amantes de alguna mujer ó mujeres casadas, porque el esposo a su vez puede tener varias amantes. Cuando se habla de enfermedades transmitidas por relaciones sexuales, como el sida, estás costumbres de relaciones abiertas, son un inconveniente para limitar las transmisiones del virus.

El dominio injusto,,,,hasta cuando!!!!!

Dentro del mundo islámico radical, con imposiciones del burka obligatorio, hasta la prohibición de acceso a la mujer al estudios, hasta la lapidación de las adúlteras, los que siguen las leyes de la sharía, hoy en el siglo XXI  aplican leyes arcaicas  y contrarias a la igualdad de genero, enunciadas por el guerrero Mahoma, hace 1300 años, bajo principios obsoletos, y contrarios a la declaración de los derechos humanos.