ARTE AFRICANO MALÍ

MASCARAS Y OBJETOS AFRICANOS 018

Maternidad, pueblo dogon MALI

MASCARAS Y OBJETOS AFRICANOS 003

Personaje arrodillado en acto de sumisión MALI
MASCARAS Y OBJETOS AFRICANOS 005

Matrimonio DOGÓN MALI

MASCARAS Y OBJETOS AFRICANOS 011

Máscara Dogón MALÍ

MASCARAS Y OBJETOS AFRICANOS 025

Puerta de Granero Dogón MALI

Malí es un pueblo culturalmente muy rico sobre todo por su concepción del hombre, los Bambara identifica al hombre con el mundo.  Hay cuatro grupos de población social: los viejos, los hombres, las mujeres, los jóvenes. Bajo el concepto de seres humanos que se comunican factor muy enlazado con su cultura, donde se considera al viejo sabio, que indica el camino de la verdad.

El hombre africano cree en espíritus que al morir pueden habitar en una máscara o fetiche, para proteger a la familia del fallecido.

El Islam tenía como vehículo a los grandes comerciantes árabes y el islamismo era la religión de los príncipes. Las ciudades de Tombouctou y Djenne fueron célebres en el mundo islámico por ser los centros del saber intelectual.

Está zona desértica, reúne la más rica tradición en sus creencias,  con ricas realización  de actos ceremoniales de actos sociales, de agradecimiento y sumisión a la naturaleza y a la tierra a las que se ha de agradecer los favores que de ella reciben.

Para satisfacer sus creencias, la escultura en madera por parte de los herreros ofrece una soberbia cantidad de mascaras, fetiches y construcciones basadas en sus creencias.


Anuncios

MEDIEVO Y RENACIMIENTO

EL ORDEN MEDIEVAL

Es una revisión radical y diferente del mundo con respecto a la concepción griega. Este nuevo mundo cristiano se rige por el clero, la nobleza y los vasallos, la sociedad se  compone esencialmente de Dios y el hombre subyugado espiritualmente. La razón humana no  tiene entidad propia, está pendiente de  la luz que recibe del  reflejo  que emana la iluminación venida de Dios.

La clase culta, la clerical, tenia sus pensamientos elevados en dedicación la vida del más allá, en el mundo buscando la Ciudad de Dios, cuyo buscar fue desatendido el conocimiento de la naturaleza, en que se estancó la ciencia.  El saber racional era fruto de la iluminación divina, los conocimientos de la naturaleza admitidos tras ser interpretados en el marco de la fe, pasaban a adquirir también el carácter de verdades inamovibles. Así surgió el orden medieval, un orden universal absoluto.

En las postrimerías de la alta Edad media, en el siglo XIII, Santo Tomás vio en la razón humana una potencia independiente de la fe y, como todo lo humano, imperfecta. Pero siendo Dios también razón, razón perfecta, y siendo su obra también racional, El y el mundo son accesibles a la razón humana. Así, el hombre con su intelecto limitado, se vio fortalecido, y no sólo dio un gran desarrollo a la escolástica, sino que también vuelve a ocuparse de la filosofía y cosmología.

Este orden universal hizo crisis, y el rasgo distintivo de ella fue el rechazo de la razón humana como instrumento de prueba de la existencia de Dios. Así, se afirmaba: nada de lo demostrado por la razón es revelado por Dios, y nada de lo revelado por Dios es demostrado por la razón.

EL RENACIMIENTO

El Renacimiento floreció en Italia en el siglo XV (il Quattrocento) y se prolongó en el siglo XVI (il Quinquecento) irradiándose en Europa. El Renacimiento estuvo  desarrollado  e impulsado por los sentimientos Humanisticos, de la herencia romana de un movimiento guiado por el estudio del hombre, la libertad de pensamiento y el individualismo. Ese estudio tenía por meta desentrañar del hombre lo esencialmente humano, aquello que le daba su especial dignidad, y de reafirmarlo con una valoración positiva. El humanismo renacentista es, pues, un humanismo clásico.

Fundamental fue el desarrollo de las ciudades con la formación de la burguesía, la nueva clase social que desencadenaría cambios en los diversos niveles de la sociedad. La burguesía, estaba formada al margen de los señores feudales y aliada a los monarcas, fue la clase del poder económico gracias al comercio y a la industria. También la medicina fue pasando a sus manos.

La invención de la imprenta fue decisiva en la difusión del saber, que estuvo durante siglos en manos de los eclesiásticos. Por otra parte, las fronteras se habían ampliado, se había dado la vuelta al mundo y el médico Copérnico publicaba su sistema heliocéntrico el mismo año que Vesalio daba a conocer su Fabrica.

Sin embargo, era una época de contradicciones:

.- Fue la época de la extrema inmundicia de las ciudades al agrandarse las ciudades, de la rápida propagación de Las nuevas ciudades, carentes de sistemas de higiene pública, no tenían parangón con la antigua Roma.

.- Las ideas sobre enfermedades, con terribles supersticiones, de la vergonzosa persecución y matanza masiva de brujas por supuesta posesión diabólica que se hicieron extensivos a los enfermos mentales, que eran llevados a la hoguera por endemoniados.

Era de esperar un nueva revolución de libertades donde la razón del conocimiento iluminaria a los hombres en el camino del bien, siguiendo el camino de la humanidad, fue Francia quien facilitó al mundo una visión nueva del mundo y donde los poderes y la sociedad se basaban en la Libertad , Igualdad y Fraternidad.