PINTOR JOSÉ BENLLIURE Y GIL

José Benlliure y Gil , famoso pintor  que nació el 1855 en el barrio del Canyameral que limita con el Cabanyal barrios de pescadores y portuarios de Valencia.

Desde los 10 años comenzó a pintar pequeños cuadritos y exvotos, que eran una manifestación con dibujos y escritos que representaban un suceso a una persona atribuido a una fuerza sobrenatural, los vendia entre los vecinos del barrio a precios bajos, y cuyo producto servia para aportar una ayuda a los gastos de la familia. Desde los 12 años asistió como aprendiz al estudio del maestro pintor Francisco Domingo, y se matricula en la Escuela de Bellas Ares de Valencia. Con 14 años de edad, José Benlliure realiza los retratos de la familia del Rey Amadeo de Saboya, así como también los retratos del Duque de Aosta y del Conde de Turín.

Con quince pasa a Madrid, donde comenzó a darse a conocer vendiendo algunos lienzos. En el año 1872, hizo oposiciones a la plaza de pensionado en Roma por la Diputación de Valencia,  Benlliure obtuvo un segundo premio con una suma de 750 pesetas, que le permitió hacer un viaje de estudios artísticos en las  importantes capitales Europeas, regresó a Madrid y en 1878, instalado en Madrid, José Benlliure pinta “el descanso en la Marcha” cuadro por el que obtiene una tercera medalla. Ese mismo año, consigue otra tercera medalla con el cuadro el “ Gólgota, escena del calvario” que fue comprado por el estado español por importante cantidad en la época de 3000 pesetas, dinero que permitiría al joven José Benlliure Gil viajar a Roma, donde se estableció. En 1880, regresa a Valencia para casarse con María Ortiz, y regresa a Roma, acompañado por su mujer. 

José no cesa de trabajar, realizando innumerables acuarelas y óleos de temática costumbrista, cuadros que son vendidos en su mayoria   a  Inglaterra.

En 1884 consigue la medalla de plata en la exposición internacional de Londres y  En 1887 obtiene primera medalla en la exposición nacional con el cuadro “la visión del coliseo”, esta obra la presenta en 1891 a la exposición internacional de Munich, donde obtiene la medalla de oro de primera clase, y además el estado Alemán le concede la “cruz de San Miguel” y le nombra académico de Bellas Artes de Munich.

 Conoció a Martín Colnaghi, un mecenas-negociante inglés acaudalado que le compró toda su producción de dos años a cambio de 150.000 francos, y sus cuadros comienzan a ser conocidos en Francia e Inglaterra.

Esta promoción sirvió para que la obra de José Benlliure  fuera conocida y juzgada, y galerías de Londres, París y Nueva York se disputaban sus cuadros. La carrera artistica de Benlliure prosigue su ascenso, obteniendo galardones y medallas por su trabajo, como las medallas de la Legión de Honor, la de Isabel la Católica y el nombramientos como Académico de la Escuela de San Lucas de Roma, de la Academia Brera de Milán, miembro de la Hispanic Society de Nueva York, director del Museo de Bellas Artes de San Carlos de Valencia.

Desde 1913, José Benlliure se trasladó a vivir a Valencia, donde fue nombrado hijo predilecto de la ciudad  donde falleció el 5 de abril de 1937. José Benlliure Gil perteneció a una familia de artistas, que aportó  importantes figuras al mundo del arte: el pintor Juan Antonio Benlliure y el famoso escultor Mariano Benlliure.

JOSÉ conn su arte logró un estilo muy personal que retrataba tanto temas sencillos como grandiosos. Cultivó los temas religiosos y la pintura costumbrista, que en la actualidad representa un testimonio histórico de la Valencia del pasado siglo.

En sus lienzos aparecen personajes populares como “El Tío Andreu de Rocafort” o “El Tío José de Villar del Arzobispo”. En sus obras de temática religiosa Monaguillos o los retratos de personajes eclesiásticos, como Cardenal romano o Sacerdote revestido. Dentro de su pintura religiosa existe una parte de clara evocación fantástica y simbolista, reflejada en La barca de Caronte.

Combinando lo costumbrista con lo religioso también desarrolló obras como Oyendo misa o Misa en la Ermita.

En sus comienzos se dedicó a la pintura de género, pero más adelante, aconsejado por el pintor italiano Morelli, realizó obras más complicadas, como San Vicente Ferrer predicando sobre el juicio final.

Otra faceta de Benlliure tiene que ver con tomar personajes y lugares de su entorno familiar. éste es el caso de “Retrato de María” o “Mi jardín”, en los que transmite una pintura de gran frescura y colorido. 

Anuncios

QUINTO HORACIO FLACO POETA


Fue un romano poeta el lengua latina con creaciones liricas divertidas y satiricas que nació en la antigua Venosa el  65 a.C y falleció en la imperial Roma en el 8 a.C. Un poeta de gran esfuerzo en dedicación y reflexivo, que elogiaba la vida retirada y el disfrute de la vida de la juventud.

Era hijo de un esclavo que consiguió la libertad y que invirtió parte de sus ingresos en educar a su hijo, su padre se traslado a Roma para que pudiera iniciar sus estudios de Gramatica y Retorica.  Viajo a Atenas para conocer la lengua griega y estudiar filosofia. Horacio fue un buen hijo que  siempre reconoció los cuidados y el gran sacrificio que su padre hizo por él, siendo la relación con su progenitor uno de los más bellos episodios de amor filial que sobreviven del periodo clásico.

Tras el asesinato del emperador Julio César  se unió al partido republicano, como tribuno militar. Su ejercito fue derrotado en la batalla de Filipos por sus escasas habilidades militares, donde  huyo para salvar así su vida. Cuando Octavio decretó una amnistia a favor de aquellos que habían luchado en su contra. Horacio volvió a Roma, y conocio que sus actos sus padres habian sido castigados y sus bienen embargados. Quedo así sumido en la pobreza, hasta consiguió trabajo como escribano de cuestor (un secretario de jueces, magistrados y administradores del Estado)

Actividad que le permitió practicar su arte poético.  Su buen trabajo le hizo ganar el respeto y la admiración de los romanos, en una ocasión le presentaron a Cayo Mecenas, y este le brindo su protección, y también la del Emperador Cayo Augusto, quien le  ofreció  un puesto como secretario personal, si bien Horacio declinó la oferta debido a sus principios  epicúreos, un sistema filosofico que defiende la búsqueda de una vida buena y feliz mediante la administración inteligente de placeres y los vínculos de amistad entre sus correligionarios.

Mecenas obsequió a Horacio con una finca en el Tiber donde el poeta se retiró a redactar sus obras. Su amistad fue tal que incluso fueron enterrados el uno junto al otro.

Su obra la dedico a la lírica, y trató aspectos del conocimiento. Compuso Sátiras, poesía crítica con abundantes elementos autobiográficos que persigue un fin moral y Epodos, composiciones de carácter lírico en las que se abarcaba la crítica social, con insultos e improperios. (El epodo es una composición de origen griego destinada al insulto y al improperio).

Escribio cuatro libros con 104 odas, composiciones de carácter lírico que constituyen la obra cumbre de la lírica latina. Horacio tiene conciencia de que sus odas son lo mejor de su obra y afirma que serán más duraderas que el bronce. En las Odas el componente fundamental es el lírico. Expone el poeta su filosofía de la vida: hay que saber hacer uso de las riquezas y ser generoso; no hay que dejarse abatir por la adversidad y debe uno gozar de los bienes presentes, que son precarios; lo mejor para ser feliz es la “áurea mediocridad”, con una invitación a gozar del momento presente, ya que el día de mañana es incierto. Este tema tendrá gran fortuna en la literatura universal.

Las Epístolas es la poesía de la reflexión moral y filosófica. Entre éstas últimas destaca “Epistola ad Pisones”, más conocida como Arte Poética, en la que sienta principios de preceptiva literaria.

Los temas y tópicos creados por Horacio gozarán de un respaldo universal a lo largo de la literatura posterior a su fallecimiento. Esencialmente partiendo desde el Renacimiento es difícil no hallar una sola composición influida por los tópicos o las formas horacianas. Un maestro del pasado un genio y modelo de comunicación. 

LA DAMA DEL ARMIÑO ÓLEO SOBRE TABLA DE LEONARDO DA VINCI.

Un pequeño cuadro tiene revolucionado a los amantes del arte porque llega a España desde Polonia de un pequeño cuadro de 54 x 39 cms, óleo sobre tabla pintado por el italiano Leonardo da Vinci, genio del renacimiento. No siempre SE CREYÓ  de esta manera, El retrato fue tan retocado en épocas posteriores que llegó a dudarse de la intervención de Leonardo en el mismo solo a finales del siglo XVIII se aceptó su atribución a Leonardo.

La identidad de la joven, se ha fijado en una de las amantes de Ludovico Sforza, Duque de Milán.  El cuadro fue requisado por el rey de Francia, en la conquista de Milán.  Durante la Revolución Francesa su destino fue el príncipe Czartoryska, Después de estar escondido en los subterráneos de un castillo, el cuadro fue encontrado en 1939 fue tomado por los soldados nazis que habían invadido Polonia y lo enviaron al museo del Kaiser Friedrich en Berlín,  En el 1940 Hans Frank, general del gobierno de Polonia, demandó que se restituyera a la villa de Cracovia, Al final de la segunda guerra mundial,  las tropas aliadas descubrieron la pintura en la mansión de FranK en Baviera. Cuando fue recuperado tenía en un ángulo la huella de un talón. Fue devuelto a Polonia y actualmente se expone en el Museo Czartoryski de Cracovia.

Se trata de Cecilia Gallerani, la joven aparece retratada con un armiño en los brazos y se trata de una alusión al nombre de la muchacha, puesto que armiño en griego se pronuncia “galé”. El fondo no debía de ser negro en origen, sino que posiblemente tuviera elementos paisajísticos. Destaca, por otro lado, la desproporción existente entre la mano y el rostro de la muchacha, una mano estilizada y elegante que acentúa el porte regio de la modelo.

Leonardo, pinto además a tres mujeres: La Gioconda, Ginvra de Vinci  y la Belle Ferronière. A pesar de ciertos daños  (una puerta en el fondo fue pintada, un velo transparente sobre la cabeza del modelo se ha vuelto un peinado extravagante y varios dedos repintados groseramente), se encuentra en mejores condiciones que otras pinturas de Leonardo.

La joven y bella  Cecilia tenia diecisiete años, interpretaba música y escribía poesía. Era apreciada, por su belleza, por su talento e inteligencia.

Se han dado numerosas interpretaciones a la presencia del animal. Los armiños se asociaban con la aristocracia, y la relación de Cecilia con este símbolo puede haber sido intencionado. Era considerando símbolo de pureza por su pelo blanco; y representaba algunas virtudes como el equilibrio y la tranquilidad, de manera que intencionadamente Leonardo estaría transfiriendo esas virtudes a Cecilia Gallerani,

Esta obra muestra la habilidad de da Vinci al pintar la forma humana. La mano extendida de Cecilia fue pintada con gran detalle. Da Vinci pinta el contorno de cada uña, cada arruga de los nudillos, incluso la flexión del tendón en el dedo doblado.

La historia del cuadro, nos habla de época donde tener  o ser amante era una circunstancia social admitida,  narra las ambiciones de guerra, de saqueos del poder con las armas.

Ahora es transportada bajo control de temperatura y humedad, en permanente vigilancia, sigue siendo objeto de codicia.  

LAS DAMAS EN EL MUNDO ANTIGUO SE MAQUILLABAN Y VESTIAN CON COQUETERIA.

En la Grecia antigua y en l Imperio Romano, las mujeres casadas eran administradoras de la casa, cocinaban o hilaban, ocupaban los momentos del día ensayando con la lira y el arpa, y las labores de la casa.  El varón ayudado por esclavos se ocupaba de los trabajos  agrícolas y ganaderas.

Las matronas griegas, cuidaban la piel para conservarla limpia, perfumada y untada de nutrientes con una masacrilla que aplicaban en las noches, y al día siguiente se la retiraban con leche, El cuerpo lo embadurnaban con aceite de oliva, y tras hacer ejercicios físicos limpiaba la piel con piedra pómez o sosa cáustica, lo que producía una acción exfoliante exagerada, La mezcla de aceite con la sosa cáustica tenia una reacción química y se producía una mezcla que servia de jabón.  Tras secarse la mujer se daba ungüentos de aceite de oliva con perfumes de resinas de árboles como el pino y el cedro, flores de violetas, rosas  y azucenas, plantas resinosas como la jara y de frutos como el membrillo.

Las señoras usaban vestidos de bellos colores que se adaptaban al cuerpo para resaltar las formas, peinaban sus largos y cuidados cabellos impregnados en aceite de oliva y los adornaban con diademas y cintas de colores; utilizaban joyas de metales ricos y piedras preciosas. Se perfumaban son esencias traídas de Oriente y Egipto, y se maquillaban con objeto de resultar atractivas, para facilitar la función seductora, que anhela su condición ¡ser madre!

MECENAS PROTECTOR DE LAS LETRAS.

Cayo Cilnio Mecenas  fue un rico noble romano de origen etrusco que nació en el año 70 a.C. y vivió 62 años. Fue confidente y consejero político del que fue emperador Cesar Augusto.

Mecenas ha quedado ligado a la historia de la literatura por su apoyo  protector brindado a poetas jóvenes que se iniciaban, descubrió a Horacio y  Virgilio que escribió en su honor sus Geórgicas. De ambos fue amigo destacado. La lista fue larga,  al menos diez famosos poetas surgieron entre sus protegidos. El propio Mecenas escribió algunas obras, si bien su calidad no puede compararse a la de sus protegidos. De sus trabajos sólo sobreviven una veintena de fragmentos, que incluyen diálogos como Symposium.

 

Mecenas también creaba aunque no alcanzaba la talla creativa de sus amigos, su afición y amor a las artes lo indujo a proteger a los poetas jóvenes que destacaban por su talento en la poesía. Su labor de protección adapto su nombre MECENAS, como sinónimo de aquellos que fomentan, patrocinan o subvencionan la dedicación artística desinteresadamente.

 

Sus vínculos con Octavio se remontan a los inicios de la carrera política de éste, incluso le ayudó a poner en pie el ejército con el que el futuro Augusto hizo valer sus derechos como vengador de Julio César. Mecenas fue, el más cercano colaborador de Augusto en las tareas de gobierno y su suplente en varias de sus ausencias de Roma. En los últimos años, su relación con el futuro emperador se fue enfriando, probablemente debido a un escarceo amoroso que Augusto tuvo con su esposa Terencia. Sin embargo a su muerte se conoció que Mecenas había dejado heredero al emperador. Al poeta Horacio le obsequio con un villa.

Mecenas fueron los nobles,  aristócratas y la Iglesia, hoy es el Estado.

 

LA DESCRIPCIÓN DE LA BIBLIOTECA DE ALEJANDRIA, EL CENTRO CULTURAL MÁS IMPORTANTE DE LA ANTIGÜEDAD.

Los faraones egipcios eran identificados con dioses supremos,  de Egipto y dominaban el aparato del Estado.

Alejandro Magno, fue coronado faraón y recorriendo el Delta del Nilo decide fundar Alejandría, una ciudad que se convertiría en el primer puerto comercial que entraría en las rutas de las grandes corrientes del mercado mundial de época helénica. Decretó que esta nueva ciudad se convertiría en el centro del saber del mundo conocido, y que atraería a los hombres de talento de todos los países, así la Biblioteca de Alejandría sería un universo independiente de ilustración, conocimiento y aprendizaje.

La destrucción de la Biblioteca de Alejandría es uno de los más grandes misterios de la civilización occidental. Se carece de testimonios precisos sobre sus aspectos más esenciales, y no se han encontrado las ruinas delMuseo. Independiente de las culpas atribuidas a credos religiosos, el fin de la biblioteca debe situarse en un momento indeterminado del siglo III o del IV.

Los eruditos a partir del Siglo XIX han intentado comprender la organización y estructura de la biblioteca, y sobre su final. Los conocimientos sobre la Biblioteca, son muy escasos, ya que muy pocos testimonios tratan sobre tan gran institución, y aún éstos son esporádicos y desperdigados. Se ha insistido en que se ha formado una utopía retrospectiva en torno a la Biblioteca de Alejandría. Se han hecho afirmaciones contradictorias, dudosas o simplemente falsas, realizando suposiciones a partir de muy pocos datos que, la mayoría de las veces, son sólo aproximaciones.

La biblioteca del Museo constaba de diez estancias dedicadas a la investigación, cada una de ellas dedicada a una disciplina diferente. Un gran número de poetas y filósofos, que llegaron a ser más de cien en sus mejores años, se ocupaban de su mantenimiento, con una dedicación total. En realidad se consideraba el edificio del Museo como un verdadero templo dedicado al saber.

Se sabe que en la biblioteca se llegaron a depositar el siguiente número de libros:

  • 200.000 volúmenes en la época de Ptolomeo I
  • 400.000 en la época de Ptolomeo II
  • 700.000 en el año 48 a. C, con Julio César
  • 900.000 cuando Marco Antonio ofreció 200.000 volúmenes a Cleopatra, traídos de la Biblioteca de Pérgamo.

A finales del siglo XIX se encontraron en el yacimiento de Oxirrinco, al sur de El Cairo, miles de papiros que fueron estudiados a fondo por los eruditos. En algunos de ellos se hablaba de la famosa Biblioteca y se daba una lista de nombres de varios directores o bibliotecarios a partir del año de su fundación:

Los sabios que estudiaban, criticaban y corregían obras;  La Filosofía abarcaba las ramas del pensamiento y la ciencia: física, ingeniería, biología, medicina, astronomía, geografía, matemáticas, literatura, y lo que nosotros llamamos actualmente filosofía: Conjunto de saberes que busca establecer de manera racional, los principios  que organizan y orientan el conocimiento de la realidad, y el sentido del obrar humano.

Allí se encontraban personajes tan conocidos como Arquímedes, el más notable científico y matemático de la antigüedad; Euclides que desarrolló allí su Geometría; Hiparco de Nicea, que explicó a todos la Trigonometría, y defendió la visión geocentrica del Universo; Aristarco, que defendió todo lo contrario, es decir, el sistema heliocéntrico siglos antes de Copérnico; Eratóstenes, que escribió la Geografía y compuso un mapa bastante exacto del mundo conocido; Herófilo de Calcedonia, un fisiólogo que llegó a la conclusión de que la inteligencia no está en el corazón sino en el cerebro; los astrónomos Timócaris y Aristilo; Apolonio de Pérgamo, gran matemático, que escribió en Alejandría Sobre las secciones cónicas; Apolonio de Rodas, autor de El viaje de los argonautas; Herón de Alejandría, un inventor de cajas de engranajes y también de unos aparatos movidos por vapor: es el autor de la obra Autómata, la primera obra conocida sobre robots; el astrónomo y geógrafo Claudio Ptolomeo; Galeno, quien escribió bastantes obras sobre el arte de la curación y sobre anatomía.

Todo lo que se sabe en la actualidad sobre la historia de la antigua biblioteca se debe a algunas referencias de posteriores escritores, a veces de gente que incluso la llegó a conocer, pero son alusiones de pasada, no hay nada dedicado en exclusiva a comentar o describir el edificio o la vida que en ella se desarrollaba.

El geógrafo y gran viajero griego Estrabón (c. 63 – c. 24 a. C) hizo una pequeña descripción, pues parece ser que estuvo en Alejandría a finales del siglo I a. C. Hablaba del Museo y dice que consta de una exedra, una obra hecha al descubierto, de forma circular y con unos asientos pegados a la parte interior de la curva. Cuenta que también vio una estancia muy amplia donde se celebraban las comidas de los sabios y los empleados. Y habla también de la biblioteca, de la gran biblioteca, algo «obligatorio» en el Museo.

Marco Anneo Lucano, historiador del siglo I, natural de Hispania y sobrino de Séneca, cuenta en su célebre Farsalia cómo ocurrió el incendio en los muelles portuarios  y cómo se propagaron las llamas ayudadas por el viento, que no cesaba, desde los barcos también incendiados y anclados en el gran puerto oriental.

Tito Livio dice en sus referencias que la biblioteca de Alejandría era uno de los edificios más bellos que él había visto, con muchas salas llenas de estantes para los libros y habitaciones donde sólo los copistas podían estar, sin que fueran molestados. Incluso apunta el hecho de que cobraban por cada línea copiada.

En la biografía de Claudio refiere que el Emperador, tras escribir en griego una historia de los etruscos y otra sobre los cartagineses (hoy perdidas), quiso celebrar la escritura de estos libros y creó un anexo del Museo: …añadió al antiguo Museo de Alejandría otro nuevo que llevaba su nombre y se estableció que todos los años, en determinados días, se habría leer en las salas públicas de recitación, en uno de los museos, la historia de los etruscos, y la de los cartagineses en el otro, ambas, y cambiando de lector a cada libro… Ello da a entender de manera más que manifiesta que el viejo Museo seguía existiendo y en pleno funcionamiento.

Entre 320 y 1303 hubo 23 terremotos en Alejandría. El del 21 de julio de 365 fue particularmente devastador. Según las fuentes, hubo 50.000 muertos en Alejandría,  el equipo del INSTITUTO EUROPEO DE ARQUELÓGIA SUBMARINA, ha encontrado en el fondo de las aguas del puerto cientos de objetos y pedazos de columnas que demuestran que al menos el veinte por ciento de la ciudad se hundió en las aguas, incluyendo el Bruchión, supuesto enclave de la Biblioteca original de los Tolomeos y que fuera destruida por este desastre, restando tan sólo parte de su contenido -unos 40.000 rollos- custodiados en una biblioteca secundaria ubicada en el complejo del Serapeum, templo dedicado al dios Serapis, patrón de la ciudad.

Por lo que se refiere a esta segunda Biblioteca, también conocida como Biblioteca-hija o Biblioteca del Serapeo, a finales del siglo IV el emperador Teodosio el Grande, en respuesta a una petición del patriarca de Alejandría, envió un decreto de prohibición contra el paganismo en Egipto: en el año 391, el patriarca Teófilo de Alejandría promovió una revuelta durante la cual el templo de Serapis resultó asaltado. Algunos historiadores afirman que la Biblioteca del Serapeo fue saqueada y desperdigada o destruida; otros lo ponen en duda toda vez que no nos han llegado fuentes directas de que ello sucediera y en las referencias de la revuelta se recogen múltiples detalles pero ninguna alusión se hace a la Biblioteca. Así unas décadas después el historiador romano Sócrates de Constantinopla proporciona el relato de la revuelta en el libro V de su Historia ecclesiastica, escrita alrededor del año 440.

También se ha llegado a asociar la destrucción de la Biblioteca con la muerte de Hipatia de Alejandría, si bien no hay ninguna referencia histórica que vincule ambos sucesos. Según las fuentes, Hipatia enseñaba a sus discípulos en su propia casa, fue asaltada en la calle y llevada al Cesáreo, donde fue asesinada, no al Serapeo.

En cualquier caso, no sería extraño que el contenido de la Biblioteca del Serapeo fuera dañado por las sucesivas algaradas que sufrió la ciudad en esta época, la cual era famosa en la antigüedad por la naturaleza levantisca y pendenciera de sus habitantes. A lo largo de los siglos IV y V fueron frecuentes los motines populares, que provocaron la muerte a dos obispos cristianos, Jorge y Proterio, en el 361 y 457 respectivamente, la de la filósofa Hipatia(415 ó 16) o la del Prefecto imperial Calixto en 422.

La cuestión dista mucho de estar clara, puesto que, si bien es cierto que en 416, el teólogo e historiador hispano romano Paulo Orosio vio con mucha tristeza los restos de la biblioteca del Serapeo, confirmando que «sus armarios vacíos… fueron saqueados por hombres de nuestro tiempo».

Aunque para otros historiadores más modernos este episodio no constituye más que una leyenda.

FLORIÁN 

LAS CARTÚJAS VALENCIANAS EN TIEMPOS DE JAIME I EL CONQUISTADOR.

Europa a finales del siglo XI, vive los grandes movimientos de las cruzadas y los tristes conflictos entre aspirantes al papado, frente a la posición clerical situado en la comodidades terrenas; surgen ordenes religiosas donde los monjes oran y trabajan, y cuando los religiosos comienzan a acostumbrarse al lujo y la comodidad surgen reformadores de la ordenes religiosas, como Bruno de Hartenfaust (1027), que ofrece un camino espiritual alternativo de pobreza y dedicación a Dios mediante rezos, plegarias, sacrificios en silencio y pobreza. Con este pensamiento se construye su primer edificio para los monjes, y en el 1204 se inaugura la primera cartuja en los Alpes, con un planteamiento de vida diferente de dedicación a lo sobrenatural. En Europa se elevaron 104 monasterios, de ellos seis de mujeres.

La orden de la Cartúja llega al Reino de Valencia el año 1272, formando parte del plan del rey Jaime I de cristianización del territorio. La orden tuvo un desarrollo importante y en el reino de Valencia se construyeron cinco cartujas con gran riqueza y esplendor: Porta Coeli, Valldecrist, La Anunciata, Ara Christi yVia Coeli...

De aquellas cartújas, tres sobrevivieron a través de los siglos por su grandeza monástica y dedicación espiritual Porta Coeli, continúa su actividad monástica,Ara Christi Valldecrist sufrieron la desamortizacion, y el posterior expolio y el abandono, su herencia artística fue desmontada, los edificios convertidos en almacenes o desmontados sus lienzos y muros para vender la piedra para construcción. Hoy son escasos los restos y que se les intenta recuperar.

El Monasterio Cartuja de Porta Coeli esta situado en Serra en la comarca del Camp de Túria de Valencia. Su fundador fue el obispo Albalat, esta Cartúja siempre fue habitada por miembros de la Orden de monjes cartújos; por lo que siempre fue Cartúja.

Los monjes de la Orden de San Bruno tienen prohibido por Regla todo contacto con el exterior. Tan sólo pueden salir por causa de fuerza mayor, solo en 1.994 abandonaron el convento una noche por un incendio forestal en las proximidades.

Ara Christi. Fue construida en 1585 en el Puig, cerca de Valencia, por el cartujo Fray Antonio Ortiz, y contaba con elementos defensivos y torres, allí se instaló una comunidad de monjes cartújos, la última Orden Religiosa que ocupó las instalaciones fueron frailes capuchinos, que la abandonaron por el estado ruinoso que presentaba. Con ocasión de la invasión de los franceses, las tropas napoleónicas arrasaron tanto sus cuadros, mobiliario y ornamentos. Cuando se disolvió la Comunidad, quedó abandonada por un largo periodo.

Entre sus dependencias se encuentran la iglesia, celdas, claustro mayor, dos claustros menores, sala capitular, refectorio, portería, y huerta. Está restaurada, su parte exterior y, alrededor de ella y dentro del recinto amurallado ha perdido la mayor parte de sus elementos fortificados, aunque el conjunto sigue recordando su pasada grandeza. En el interior de la Cartuja, no se efectúa ninguna actividad. Una parte esta ocupada por un grupo hostelero.

Cartuja de Valdecrist (Valle de Cristo), es un monasterio situado en el término municipal de Altura (Castellón) Fundado por el infante Martín de Aragón, que reinó como Martín el Humano, con bula papal de 1385 concedida por Clemente VII, (antipapa del Gran Cisma de Occidente). En 1386 se colocó la primera piedra de la Iglesia de San Martín y el claustro menor. Posteriormente, se inició la construcción del claustro mayor, también en estilo gótico.

Se encuentra en estado de ruinas conservándose apenas la iglesia de San Martín y la iglesia Mayor, de la cual se pueden ver los tres lienzos de la portada y los laterales. El claustro fue adquirido por la ciudad de Segorbe en el 1800.

El poco conocido Real Monasterio de Benifassa, dedicado a Santa Maria, se halla escondido entre altos montes, profundos valles, casi solitarios albergado entre la gran belleza de Naturaleza y de vegetación agreste. Fue el rey Jaime I quien en 1233, ordeno construir un cenobio, encomendando esta misión al abad del monasterio de Poblet. Los primeros doce monjes, se instalaron inicialmente en el antiguo castillo árabe de Beni Hassan, en lo alto de una montaña. Cerca del ”Tossal dels Tres Reis”, en donde confluyen los territorios de las comunidades autónomas de Aragón, Cataluña y Comunidad Valenciana.

En el valle construyeron el primer monasterio cisterciense del recién creado Reino de Valencia, y que fue ocupado en el año 1250. En el año 1276 se ofició la primera misa en la iglesia, de estilo gótico, y hacia 1311 se construyó el aula capitular, del mismo estilo arquitectónico. Con la desamortizacion de de Mendizábal, se abandono este gran conjunto religioso. En la guerra carlísta, el General Cabrera lo transformo en cuartel, con hospital y prisión, los historiadores informan que hasta dos mil hombres estuvieron prisioneros capturados en la batalla de Morella.

En 1931, el Monasterio fue declarado Monumento Nacional y, en 1956, la Diputación Provincial de Castellón adquirió el conjunto de edificios, que estaban en ruinas, y se inició la restauración de este conjunto histórico- artístico. En el año 1960, el monasterio fue cedido a la orden cartúja de San Bruno, Rehabilitado el edificio y recuperado su uso religioso, es habitado por monjas de clausura. Del gran recinto amurallado de esta cartúja femenina tan sólo puede visitarse su iglesia.

Son obras de arte, producto del esfuerzo e inteligencia humano, esplendor magnifico en un entorno increíble de pobreza medieval, donde la religión mantenía la esperanza de los creyentes de la desesperanza de su misera existencia.

FLORIÁN YUBERO