La envidia


Carencia de sentidos; todas las fuerzas emotivas han sido arrebatadas; desagradable ligereza corporal con una presión simultánea en el medio del pecho; incapacidad de percibir y aprehender, distracción; idea de ridiculez y de estar mal vestido; de vaguedad y al mismo tiempo de rigidez; de ofensa sin ofensores, de ser infantil; de una falta absoluta de mirada y de voz; de encierro y de máscara.

(El peso del mundo, P. Handke)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s