las druidesas celtas.


Las mujeres en la sociedad celta, tenían derechos superiores a las de las culturas del momento. Las celtas tenía la opción de acceder a la casta guerrera o incluso derivar en reina, embajadora o “jueza” y hasta ser divina o Demi-divina, venerada y apreciada, a veces incluso temida entre su gente como diosa o hada. Las fuentes clásicas que hablan de druidesas o sacerdotisas, mujeres que dieron su vida a los dioses y llegaron  a ser muy influyentes. Los romanos usaron sus supuestas habilidades proféticas y les dieron la dudosa reputación de hechiceras, aunque realmente sólo fueran mujeres que habían elegido una vida religiosa. Además ejercían la medicina. 

Las druidesas celtas eran profesoras que mantenían escuelas para las  jóvenes donde les enseñaban: costura, prácticas del culto, conocimiento de las plantas medicinales, e incluso poesía. Les hacían aprender de memoria a sus alumnas unos cánticos con versos especialmente compuestos para ellas, este aprendizaje las iniciaban en el arte de hacer el pan, de preparar la cerveza y otras actividades  de la cocina y del hogar.

La triple prerrogativa de mujeres-doctoras-institutrices y profetisas acabó por realzarlas en la nación. Diversos autores helenos o latinos, mencionan a las “dryades” o mujeres druidas, fuentes que en general son escasas pero precisas, con el tiempo las célebres Aurinia, Velleda o Ganna eran mujeres de los conocimientos celtas que los emperadores romanos consultaban con plena confianza mediante sus embajadores, y eran pagadas con esplendidez, ellas decidían si habría paz o guerra y aceleraban o frenaba el movimiento de los ejércitos.

Se conoce la historia de una druidesa llamada Eponina, mencionada por Tácito como y Plutarco, su nombre recuerda a la diosa Epona y esta mujer druida era sacerdotisa guardiana de su culto. Estaba casada con un rebelde celta Julio Sabino que puso en jaque a las tropas romanas, y cuando fracasó en sus intentonas de revuelta, se ocultó durante nueve años con su esposa mientras que ella ante Roma pedía una amnistía, no lo logró y apresado Julio Sabino fue ejecutado también lo fue ella por cómplice,  por orden del emperador Vespasiano.

Tácito menciona a una vidente en una tribu teutónica, llamada Veleda que era  una druidesa de primer rango, era un oráculo viviente, personalidad política de mucha relevancia tanto entre amigos como enemigos. Mediadora entre tribus y entre pueblos.

Pomponio Mela localizó en Sena, a orillas del Mar Británico, una comunidad de sacerdotisas femeninas que estaba formada por nueve sacerdotisas vírgenes especializadas en profetizar el futuro y realizar curaciones mágicas, también en provocar tempestades y en transformar personas en animales.

En los mitos galeses se menciona a Ceridwen como: Una bruja hechicera hacedora de pócimas y encantamientos varios. Toda una filosofía de vida se cultivaba desde el aprendizaje hasta sus enseñanzas. Es justo reconocer que al principio de la Iglesia cristiana en Irlanda, las mujeres fueron contempladas como iguales a los hombres, como lo habían sido anteriormente con la vieja religión celta.

Los cultos druídicos femeninos sobrevivieron, se supone que los ritos realizados por las monjas del monasterio irlandés de Kildare, que mantienen un fuego perpetuo en honor de Santa Brígida, santa cristiana, eran continuadores de los que se hacían a una divinidad celta. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s