EL HORÓSCOPO Y LA CARTA ASTRAL



El horóscopo, y la carta astral son métodos de adivinación  basados en la posición de los astros, cuya eficacia no ha sido demostrada y  que esta basado en las fechas del nacimiento. No existe ninguna prueba o estudio científico que apoye la validez de las predicciones obtenidas mediante cualquiera de las diferentes versiones de esta práctica. No hay fuerza, conocida o desconocida, que pudiera afectarnos aquí en la Tierra de la forma que afirman los astrólogos. Las fuerzas conocidas se debilitan demasiado rápido, dejando a una fuente dominar totalmente (la Luna para la gravedad, el Sol para el electromagnetismo). Una fuerza desconocida permitiría a los asteroides y los planetas extrasolares sobrepasar totalmente a los planetas cercanos.

La tradición de la creación de horóscopos proviene sobre todo de las creencias culturales antiguas, cuando se creía que la posición y movimiento de los cuerpos celestes podían predecir futuros acontecimientos o el desarrollo del carácter y la personalidad de un ser humano. Por el contrario, estas suposiciones han sido refutadas en numerosas publicaciones científicas. Por esta razón, horóscopos y la práctica general de su composición así como la astrología misma, deben ser asignados al Esoterismo,  que incluye las tradiciones, técnicas, ritos incluidos en una

creencia filosófica que en ocasiones pueden precisar una formación  profunda. En otras el conocimiento es  accesible para el público común y es transmitido libremente.

Los astrólogos tienden a confiar en la capacidad de recordar aciertos y olvidar los fallos. Incluso una predicción precisa puede ser una simple casualidad. El estudio continuado ha demostrado que las afirmaciones y las predicciones hechas por los astrólogos no tienen mérito. Son indistinguibles del azar, lo que significa que los astrólogos no pueden decir que tienen cierta capacidad para predecir el curso de tu vida

La creencia en los astros, el horóscopo en general, sea chino, indio se sustenta en la posición de las estrellas. Más la obviedad científica es que las estrellas y su posición con respecto nuestro planeta siempre varía; no es lo mismo hace 3000 años que se inventó esta creencia la posición de las constelaciones con las que hay ahora, así que, podemos concluir que o se va actualizando el horóscopo cada año con relación a su posición con nuestro planeta, o todas las supuestas predicciones son falacias, como los científicos se inclinan a creer.

En Babilonia, bajo el reinado persa, como lo afirma Van der Waerden, cuando nació la astronomía horoscópica, y se continuó en las culturas grecolatinas. Los babilonios y griegos dividieron el firmamento conocido  en doce partes iguales, siendo cada una de ellas un sector del cielo de una extensión de treinta grados de arco, bautizadas con el nombre de las doce constelaciones más destacadas que veían en cada una de las subdivisiones. Otras culturas con tradición astrológica como la china otorgan también una importancia especial a esta región del cielo, aunque definen un zodiaco diferente.

Hubo observaciones y preocupaciones anteriores, entre 25 mil y 10 mil años a.C. se han encontrado muescas en mamut que representan las fases de la Luna. Los sumerios hacían observaciones astronómicas desde el 6 mil a.C. Del 3 mil a.C. son las predicciones astrológicas de Sargón ‘el viejo’.

El emperador chino Shun hace un sacrificio a los siete rectores (siete planetas) en el 1800 s.C. y en el mismo siglo son la construcción de los megalitos de Stonehenge.

El zodíaco,  es una banda que circunda la esfera celeste comprendiendo a la eclíptica y que es suficientemente ancha para contener al Sol. Comprende 13-14 constelaciones, La decimotercera es Ofiuco, en donde el disco solar se encuentra de finales de noviembre a mediados de diciembre; y la décimo cuarta sería la constelación de Cetus, la cual toca ligeramente la banda del zodíaco, por   lo cual la inclusión de Cetus se halla en discusión.  El zodíaco esta basado en la división en doce partes iguales de la banda celeste sobre la cual trazan sus trayectorias el Sol, la Luna, y los planetas, avanzando un sector por cada mes del año. Cada sector contiene la constelación tradicional a la que debe su nombre.

“El significado original de zooidion, que es un diminutivo de zoon, es una figura pequeña, pintada o tallada, y así los usa Heródoto (Historias, I.7o). Más tarde se le dio también a grandes figuras. Lo usa por primera vez Aristóteles… El término zodíaco deriva, por tanto, de las figuras pintadas en él, y es un error etimológico, muy común, perpetuado en el alemán Tierkries, suponer que las figuras deben ser de animales”. De E. J. Webb, Los nombres de las estrellas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s