LA MUJER VICTIMA DE LA VIOLENCIA MACHISTA


En la Roma clásica, es manifiesta la dependencia de la mujer, debiendo obediencia y sumisión al padre  que tenia todos los derechos, incluso a disponer de su vida, poder desposarla mediante pactos, o venderla como esclava. La mujer permanecía siempre subordinadas al poder masculino: padre, marido, hermanos, suegro, tíos o cuñados.

En época medieval, la sociedad ejerció violencia sobre las mujeres, estas se convirtieron en moneda de cambio para fraguar alianzas entre familias unidas al poder, a los bienes, a la tierra o al ganado. Las religiones, justificaban el modelo patriarcal: «Las casadas estén sujetas a sus maridos como al Señor, porque el marido es cabeza de la mujer, como Cristo es cabeza de la Iglesia y salvador de su cuerpo».

Según el antropólogo Lewis Henry Morgan en su publicación La sociedad primitiva de 1877, la mujer era objeto propiedad del hombre, del patriarca a quien pertenecían los bienes materiales de la familia y sus miembros. Así, las jóvenes adolescentes, pasaban  de las manos del padre a las manos del esposo, teniendo ambos plena autoridad sobre ella, la mujer estaba excluida de la sociedad, y formaba parte del patrimonio de la familia, relegada a la función reproductora y labores domesticas.

Hasta el siglo pasado, las muchachas de las clases bajas campesinas, eran mano de obra, al servicio de las labores de la casa, agrícolas y pastoreo, tanto en la familia como por cuenta ajena, una vez casadas a estas funciones se agregaban las obligaciones de satisfacer las exigencias de ser objeto de deseo.

La violencia contra la mujer  es  herencia histórica social donde los varones dominaron a  las mujeres que han estado desprovista de  derechos. Se presenta en todas las culturas, niveles sociales, razas y países. Las Naciones Unidas, reconoce «la urgente necesidad de una aplicación universal a la mujer de los derechos y principios relativos a la igualdad, seguridad, libertad, integridad y dignidad de los seres humanos», y  que la sociedad debe luchar para lograr anular todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como amenazas, coacción o la privación arbitraria de la libertad, son graves atentados contra los derechos humanos tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada. Los organismos internacionales resaltan que este tipo de violencia es la primera causa de muerte o invalidez para las mujeres entre 15 y 44 años. 

En las relaciones humanas surgen conflictos y también en las relaciones de pareja, las discusiones pueden llegar a producir peleas y agresión física, el agresor siempre es el mismo y siempre es la misma persona la que recibe los golpes. Son intentos del hombre por dominar a la mujer, y es muestra de la baja estima que determinados hombres tienen de las mujeres; y que conducen a procurar instaurar una relación de dominio mediante desprecios, amenazas y golpes, bajo la convicción machista de que con la mujer se pueden cometer todo tipo de excesos y que como ser inferior debe estar sometida al hombre.

La violencia contra la mujer presenta facetas que van desde la discriminación y el menosprecio hasta la agresión física o psicológica, llegando  al asesinato y  adquiere especial dramatismo en el ámbito de la pareja,  anualmente en España son asesinadas seis mujeres al mes, y llegan cuatrocientas diarias denuncias por mal trato. Dado que la violencia contra la mujer es mayoritariamente ejercida por los hombres respondiendo a condicionamientos sexistas, se usa el término «violencia machista» para referirse a esta violencia contra la mujer ejercida por el hombre

Todos debemos colaborar en eliminar esta lacra, la familia debe educar a sus hijos en el respeto a la mujer, la escuela debe formar en el respeto humano, el Estado, la justicia, las policías, organizaciones internacionales y diferentes colectivos, dedican esfuerzos para erradicarla y asumen compromisos, se han dictado leyes y disposiciones en defensa de la mujer, se promueven campañas para interesar a los diferentes ámbitos de la sociedad en este problema y la sociedad  se esta sensibilizando. No obstante, la violencia contra la mujer sigue produciéndose.

Si conocer a quien es maltratada ayúdala en su drama.  

Si eres mujer maltratada denuncia al maltratador, puedes estar en peligro.

Este documento es una aportación al esfuerzo común para que se refuercen las creencias sociales que inculcan el respeto pleno de la mujer como igual al varón.

Florián 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s