EL CAMBIO CULTURAL EN EL NOVIAZGO


 

Las grandes migraciones internas, han formado un complejo conglomerado de familias que se desconocen, la movilidad de los jóvenes y su  mayor libertad, el ascenso económico, la menor influencia de la Iglesia y el mayor nivel de conocimientos en general de la Sociedad, hace que la influencia de las madres en las relaciones de los hijos tenga escaso peso, que la moral se haya olvidado de la denigrante exigencia a la mujer de exigir una pureza influenciada por la miopía de las costumbres medievales impuestas por una mentalidad religiosa donde la salvación del alma, imponía comportamientos antinaturales.

Hoy los jóvenes con su criterio eligen  con libertad dentro de sus círculos la pareja que consideran puede interesarles. Hace cincuenta años una rotura del primer compromiso llevaba a la consecuencia de que la mujer redujera sus posibilidades de llegar al matrimonio al ser rechazada por estar “tocada o sobada “, lo cual la denigraba e incapacitaba de forma irracional para ser una esposa digna. Roto este tabú, la mujer resulta más independiente, también el hombre tiene más amplio espectro de elección porque incluye aquellas mujeres que han tenido relaciones anteriores.

Para ambos si algo no va bien en su relación  o existe una posibilidad diferente se puede   rectificar la elección.  En la época de mi juventud, los padres de ninguna manera admitían que sus hijos y especialmente las hijas, llevaran a amigos a casa y pasaran la noche juntos, ahora lo admiten aunque no sea el novio sino amigos recientes, y encima la mamá prepara un suculento desayuno a los amantes provisionales.

A pesar de la frivolidad que adjudicamos a las nuevas generaciones, cuando están enamorados y se rompen los vínculos, lo hacen de forma natural y sin dolor. Si esto es así en la separación de parejas es que no existía amor. La ruptura de un romance es siempre grave, traumática que afectan al individuo, en sus íntimos sentimientos, que no se arregla con los consejos de unos amigos que toman la situación a la ligera, “oye no te preocupes que hay much@s” y es verdad, pero en ese momento esa solución no es ayuda, hay que dar la importancia que merece el momento, será  bueno hablar con los que te rodean sobre ese momento tan especial, siempre que se sepan respetar el dolor del enamorado que es distinto al de que tienen una relación sin afecto.

El cambio que surge con el cambio cultural, es de un noviazgo que dura un tiempo superior a los tiempos pasados, la comodidad que ofrece vivir con los padres, cuidados con los mimos de las cariñosas madres y la libertad  que proporciona la convivencia en los fines de semana, puentes y vacaciones satisfacen a los jóvenes, gozando de libertad el resto de las semanas, unido a los salarios bajos y gastos elevados de la juventud que les impiden originar ahorros, o en ocasiones encontrar trabajo, les hace retrasar las decisiones de formar la familia y llegan con facilidad a los treinta años, cuando era en la época veinticuatro.

Al tiempo que los tiempos de unión de la pareja, como casados, duran poco cuando en nuestra juventud tenia duración de por vida, hoy la separación puede producirse en unos años o unos meses, mediante unos procedimientos de separación complejos, largos y costosos, con disputa de las parejas, por lo que bajo las distintas formulas posibles, se elige unas formas que eliminen los compromisos que ofrecen los matrimonios por la iglesia, refugiándose en las uniones administrativas,  o simplemente unión de pareja que en caso funcionamiento no satisfactorio  es de fácil disolución.

Si bien los medios que facilitan la separación evitan traumatismos, la permisividad puede también facilitar la destrucción de vínculos afectivos con excesiva facilidad.

Son muchos los chicos y chicas de treinta y tantos años, que van por su cuarta relación sin miedo a que no sea la última. Lo cual se puede complicar de manera importante si dentro de las diferentes parejas hay uno o más hijos.

Son actitudes que respeto sin compartir y es que los cambios de convicciones culturales a los mayores nos cuesta asimilar cuando chocan con criterios formados en la profundidad de nuestras creencias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s