LOS ANTIGUOS PRIVILEGIOS DE LA NOBLEZA.


Viene de la palabra de lengua latina nobilis, que significan distinguido por los hechos o virtudes entre los demás hombres. En la actualidad se refiere a los descendientes de aquellos que sirvieron al país; y los privilegios de aquellos servicios de sus antecesores se transmiten a los sucesores con objeto el estimular a estos para que siguiesen las huellas de sus mayores y se distinguiesen como ellos por sus grandes servicios. 

Algunas de las características de esta clase social eran que no pagaban determinados impuestos, tenían grandes extensiones de tierras y gran cantidad de campesinos o siervos que trabajaban para ellos. Si un siervo lograba sobrevivir durante un año y un día lejos de su señor podía conseguir la libertad.

Los nobles poseían castillos y armas, disponían de tiempo libre para la caza, la pesca, se divertían y entrenaban con torneos, y combates a espada, en tiempo de paz para estar preparados para la guerra y conquista. En el caso de estallar algún tipo de conflicto armado, estaban obligados a ponerse al servicio del rey para las guerras junto a sus súbditos convertidos en soldados. La nobleza mantenía un ejercito  y ellos mismos estaban siempre dispuestos al servicio de las armas, se reservaban los grados más altos en la dirección de los ejércitos, por ello estaban exentos de las levas obligatorias, una formula de reclutamiento usada por la monarquías españolas, a partir del siglo XVI.

En España sus prerrogativas estaban reguladas por las leyes de privilegio a la Nobleza, y estas eran las siguientes:

  • Al igual que los clérigos, los nobles estaban exentos de tributos, estos solo los pagaban los plebeyos.
  • No podían ir a la prisión por deudas de naturaleza civil.
  • Podían ir a prisión por delito penal,  pero en cárceles separada de los demás reclusos. Lo más común era recluido en un castillo, donde podían ser atendido en compañía de su familia por servidores.
  • No podían sufrir torturas.
  • No podían ser condenados por injurias.
  • No podían ser condenados a muerte afrentosa de horca.

La mayor parte de los títulos de  nobles, provienen de las guerras, donde los homenajes y laureles se otorgaban a los jefes de ejercito, mientras que los siervos eran  los soldados  que quedaban en el campo de batalla, caían prisioneros y los sobrevivientes eran arrendatarios de las tierras conquistadas. Una distribución de beneficios algo extraña e injusta.

Séneca consideraba la verdadera nobleza del hombre obedeciendo a la recta razón, tener alma justa y adornada por la sabiduría y la virtud. De forma evidente esto no siempre   ocurría.

 FLORIÁN

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s