La inadmisible tolerancia a las dictaduras y a los corruptos quienes en democracia se esconden en sus cargos.


Algunos ciudadanos  están como hipnotizados con sus  lideres, los hay en todos los países, la televisión  de estos días de mediados de Marzo nos ofrece las imágenes de unos libios envueltos con la bandera verde de Gadafi, en un ritual increíble de manifestación apoyan a un dictador que ha asesinado, robado al pueblo  como demuestran las grandes posesiones que se le atribuyen en Europa y Estados Unidos, que dirige el país como si fuera su finca particular,  sin derechos del pueblo, sin constitución ni estado, solo organización militar, policial y recaudatoria…, que además se le aclame;  es propio de personas con tendencia a ser siervos  satisfechos de su esclavitud sin considerar en su ignorancia que tiene derechos como ciudadanos y como seres humanos. Si alguno quiere adorar a su líder puede hacerlo, más luchar para obligar a sus compatriotas a servir al feudalismo, es una situación  que repugna por ilógica. Las responsabilidades del dictador y sus colaboradores deben asumirse.

 

 

Estamos acostumbrados a ver tanto disparate en la vida diaria que nos estamos acostumbrando a que lo anormal pasé a ser natural en la vida cotidiana. Los ciudadanos a base de la publicidad de los medios  mercenarios que  hacen cambiar el color de las situaciones, dejan de pensar para hacer la senda que el líder necesita y se convierten en sumisos borregos sin libertad, sin pensar, seres humanos domesticados por fuerte acondicionamiento irracional.

 

Toda infracción de la legalidad por los políticos, debe ser condenada por la justicia y por el pueblo sin que su impunidad les permita ser exonerados de sus delitos. Si existe libertad de partidos, el castigo debe aplicarse a todos que realicen actos dictatoriales o de apropiación de bienes públicos o que reciban primas, regalos o sobornos de quienes se benefician de conseguir concesiones o irregularidades.

 

También en España asombra que presuntos  corruptos políticos  sean admitidos en listas  para elecciones y apoyados por el  líder y el equipo de su partido, porque de aquí pueden surgir que al verse los implicados en impunidad de sus delitos continúen con los mismos y que estas irregularidades se extiendan.

 

Hemos perdido el sentido critico y ellos, los corruptos la vergüenza.

 

Los enfrentados a la dictadura nos repudian los actos corruptos de politicos, a todos los ciudadanos con base ética nos escandalizan tales desacatos,  los seres con sentido común no debemos permitir que tales situaciones persistan.  Los dominados por dictaduras harán bien en rebelarse y las jóvenes democracias debemos colaborar para anular los rasgos de prepotencia de los políticos que gobiernan con tendencia dictatorial y en las elecciones votemos según nuestra ideología o a quines puedan contribuir al bien común del pueblo, nunca a corruptos.

Florián

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s