LA INICIACIÓN DEL SER HUMANO EN LAS CREENCIAS ASTRALES Y EN EL HOROSCOPO.


El destino astral interpretado por el vidente reemplaza en estos tiempos de supersticiones la lectura de los caminos de la Providencia efectuada antaño por las religiones  (Ignacio Ramonet)

Las culturas primarias/ primitivas de la cosmología, estaban montadas sobre creencias en mitos, donde todo lo imaginativo era posible, con dioses inventados por sacerdotes que imaginaban y hacían creer con audacia que los cielos estaban poblados de dioses, que descendían de los cielos para mezclarse con los humanos creando historias y hasta familias conjuntas.

Las gentes inocentes impresionados por las fuerzas de la naturaleza,  asombrados de todo,  aceptaron creencias en  dioses que dominaban el viento, el rayo, el sol, el espacio desconocido  en los cielos, y sobre la tierra a un pájaro, escarabajo, o animal, un árbol, una piedra, un río o un volcán. Miles de dioses producto de la imaginación humana a los que se adoraba, ofrecían culto, le hacían ofrendas y entregaban donativos a los sacerdotes autodenominados representantes de  dioses.

La astrología egipcia se basa en periodos de 10 días, cada uno de los cuales se hallaba bajo la protección de un dios representado por una estrella o grupo de estrellas. En total había 36 decanos y se usaban esencialmente para seguir el ciclo de Sirio (Sothis), cuyo levantamiento helíaco daba comienzo al año egipcio. Esta forma de medir el tiempo se convirtió en un sistema predictivo relacionado, además, con otros campos como la alquimia, las piedras y plantas mágicas.

Los sacerdotes-magos-astrólogos caldeos observaron el cielo buscando señales sobrenaturales, les sorprendía los eclipses  lunares  y buscaron ‘correlaciones y deducciones’ entre los sucesos astronómicos con momentos relevantes de su historia. Hoy sabemos que esas relaciones aparentes eran casuales y contenían la influencia del componente psicológico para eliminar los errores y ensalzar los aciertos.

Los sacerdotes con creencias producto de la imaginación, influenciaban a las gentes para hacerles creer que los dioses vivían en el cielo y como hacedores del futuro de los humanos enviaban señales a sus representantes en la Tierra sobre los próximos acontecimientos que ellos debían interpretar. Estas creencias formaron una filosofía que se encontraba sumergida en la idea de un tiempo cíclico, donde la historia siempre se repite. Las personas deseosas de conocer su futuro pagaban a quienes hacían la predicción mirando las estrellas, y así nació una actividad pseudo-científica, que hoy persiste, un negocio basado en interpretaciones empezó 300 años a.C. con predicciones particulares.

La colección de predicciones astrológicas babilónicas traducidas por Sachs (1952) de un nacido el 234 a.C. en Junio,  decía : “Venus en 4º Tauro. El lugar de Venus significa: dondequiera que esté todo le irá bien; tendrá hijos e hijos. Son clásicas afirmaciones banales y generales.

Las ideas de Platón y Pitágoras que habían fundido en una creencia las ciencias matemáticas con el misticismo especulativo hicieron surgir una creencia sobre la unión del cielo y su influencia en la Tierra, todo el bagaje de los conocimientos astrológicos de los babilonios y egipcios, se unió al mundo cultural griego filosófico y con esa unión mística se desarrollo la astrología. El sacerdote babilonio  en el 280 a.C. BEROSO enseñó en la isla griega de Cos hacia el año 280 a.C.  fue el fundador de la medicina astrológica, que relaciona las enfermedades de cada parte del cuerpo con un signo astrológico planetario.  Afortunadamente esta  perniciosa creencia no prospero.

La creencia en la influencia de los astros en los seres humanos, se extiende en Occidente, las acciones atribuidas a los planetas se humanizan, por dioses griegos con atributos humanos. Los horóscopos en la época moderna reaparecen en Francia durante el 1935. La población muy afectada por la depresión, se decide a conocer su destino y fortuna, mediante los mitos paganos; basadas en creencias caldeas con tres mil años de antigüedad que dieron origen a dogmas y sabiendo el mundo moderno que estas creencias son incompatibles con el espíritu científico, los ciudadanos, intimidados por los riesgos de los nuevos tiempos, se adhieren a razonamientos absolutamente ilógicos y a supersticiones supuestamente mágicas que rechazan la racionalidad científico-tecnológica.

Hoy en el siglo XXI en pleno desarrollo científico, con conocimiento avanzados del Cosmos, y destrucción de dogmas existen doctrinas d astrólogos, brujos, videntes y esoterismo se encuentra en permanencia, la prensa diaria, las revistas, radio y televisión que ofrecen los horóscopos diarios mensuales ó hasta anuales.  Están dando a la sociedad un pobre servicio basados en unas creencias sin fundamento, que puede ser interesante para algunos lectores o audición,  a los que se les debe informar que esta información es una falacia basadas en creencias falsas, que inducen a los individuos a una regresión intelectual profunda mediante bases falsas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s