Moisés y Rajoy


En el monte Sinaí  el pueblo de Israel era  organizado doctrinalmente allí se les inculcaba estatutos y mandamientos para desarrollar fidelidad a los convenios con en el Señor. En el mismo monte, el Señor entrega el decálogo o los Diez mandamientos, al bajar del monte Moisés encuentra a su pueblo adorando un becerro de oro iracundo rompió las tablas de la Ley. Esta perversión a los ojos de Dios fue castigada con la separación de quienes practicaban  estas prácticas paganas y entrego a Moisés nuevas tablas.   Moisés construyó el arca de la alianza para transportar las tablas de la Ley hasta llegar a la tierra prometida.

En el partido de la oposición los conservadores organizados doctrinalmente se les inculca la fidelidad a los intereses ciudadanos. Así al menos se espera.

Cuando el Moisés del partido de la oposición bajo del monte encontró a los suyos adorando al becerro de oro,  más no respondió de forma iracunda, ni los castigo, ni entrego nuevas normas, ni les reprendió, por el contrario incluyó a presuntos corruptos en su equipo con los que acordó luchar por la corrupción.

Decisión contraria a lo natural, un inconveniente para llegar a la tierra prometida. Quizás aún así lleguen a lograr su anhelo, pero será un falso triunfo. La ética y la moral deber ser siempre los medios para alcanzarlo con honor.

Florián

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s