LA MEDICINA INDIGENA YAMINAWA.


Los pacientes indígenas, hacen uso de la medicina local del  chaman, que hace referencia a la que se realiza en las aldeas de las poblaciones del interior del amazonas,  donde hoy  INCLUSO LOS CURANDEROS HACEN USO DE LA BIOMEDICINA.

Sabemos que de siempre, las actividades de los especialistas terapéuticos indígenas, se extiende mayoritariamente de su grupo. Aunque hoy tanto los indígenas como los blancos descendientes de europeos, utilizan una medicación hibrida ente lo tradicional y lo moderno, Los indios descienden del altiplano en busca de los médicos oficiales, de la medicina industrial, y su utilización es una regla, aunque poblaciones como los Yaminawa, tanto por su localización como por su economía, están lejos de donde esa medicina actúa y fuera de sus posibilidades económicas por lo que no les resulta accesible. Su baja renta explica el mantenimiento del sistema de salud tradicional, mas cercano y más barato.

Los representantes de la biomedicina que actúan entre los Yaminawa, son médicos y las asistencias itinerantes son mayoría  enfermeros, para administrar las vacunas y existen agentes indígenas de salud que difunden conferencias de higiene y disponen de un botiquín para urgencias farmacéuticas urgentes y equipos para analíticas, para que realicen diagnósticos y envíen al enfermos a hospitales si la afección lo requiereTambién existen equipos volantes, mantenidos por los órganos del gobierno o por las ONGs, deben enfrentarse siempre a dificultades de transporte y de conservación del material médico. En algunas poblaciones solo es posible llegar por vía aérea.  En cualquier caso la visita médica en las selvas, reviste el carácter de una expedición de aventura, los agentes suelen  llevar  como material de supervivencia, potabilizadoras de agua, repelentes de mosquitos, suero contra picaduras de serpientes. Al llegar encuentras animales domésticos que conviven en la cabaña de sus sueños, llenos de parásitos, de los que no quieren separarse, la manipulación de comida se realiza sin buenas condiciones de higiene, Los agentes de salud, asesoran sobre los lugares donde se deben instalar las letrinas, hacen demostraciones de cómo reducir los microbios y parásitos, entregan cepillos y pasta dentrífico, La escuela suele servir para alojar al personal médico y como enfermería. Los Yaminawa acuden de los poblados cercanos, a veces acompañados de sus ganados, lo que convierten el lugar en residencias de moscas y mosquitos y olores de estiércol.

La vida del cooperante no es fácil, no pueden comer con las familias del poblado, porque seria una carga que aquellos no podrían soportar, más el comer aparte, es un acto de insoliradidad y avaricias de los forasteros. La alimentación indígena basada en raíces, frutas frescas y carne de caza y pescado proporcionan una dieta sana, Los Yaminawas, jóvenes han variado su dieta, hoy comen alimentos industrializados con mucha pasta y cantidad de azucares, que predisponen la obesidad en la población.

Cualquier europeo que pase por una aldea indígena, es interrogado sobre curaciones y el turista, que llega al cuarto mundo, se convierte en medicó farmacéutico, y aunque es mejor poco que nada,  debe tenerse en cuenta al recomendar o entregar medicamentos las dosis y la eficacia de los medicamentos, que al proceder de donaciones pueden sobrepasar la validez por fechas de caducidad.

Los  indígenas  quieren visitar a los médicos de las ciudades, gozan de un prestigio alto entre los indígenas, aunque vistos desde la opinión de los europeos y desde las ciudades brasileñas de  la costa, presentan en ocasiones precariedades.

Ocurre que cuando el Yaminawa acude a la ciudad, para visitar al doctor, lo hace sin dinero, duerme debajo de un puente, comen alimentos escasos y peligrosos recogidos de basureros o las mujeres recurren al eventual recurso de la prostitución y enfrentándose a situaciones de violencia en los vericuetos urbanos.

Los Yaminawas descienden a las ciudades  porque esperan un nuevo tratamiento eficaz,  su perspectiva es someterse al poder simbólico de la ciudad, para ellos un mundo distante y mal conocido, aunque lleno de prestigio, con habitantes extraños que a su modo viven también en una peligrosa selva.

Una de las enfermedades de los varones Yaminawas,  y que serian prevenidas con cambios de hábitos, es la ingestión de alcohol de 97º, inadecuado para el consumo humano, y destinado para la limpieza domestica. Este consumo origina lesiones hepáticas y estados de embriaguez que las gentes duermen al raso, que produce enfermedades pulmonares, o caen a ríos o arroyos en estado de embriaguez y se originan accidentes por ahogamiento. La mortalidad por estas causas son accidentes que podrían ser evitados. Dicen los Yaminawa, que en visita es raro que alguien te ofrezca comer, más a beber todo el mundo te invita.

Las terapias indígenas, su practica y eficiencia,  reúnen el prestigio que las medicinas exóticas ofrecen en las sociedades tribales por su capacidad empírica, producida por los fármacos de origen vegetal.

Al antropólogo Calavia, le mostraban en el curso de sus investigaciones plantas que se usaban como remedio para diferentes afecciones, como enfermedades de la piel, inflamaciones de los ojos y tumores. Cita el investigador como en una ocasión pudo conocer a un Yaminawa, pariente de un chaman que exprimía el jugo de unas hojas  sobre sus ojos, enfermos posiblemente de conjuntivitis. El enfermo se quejo del profundo escozor, pero lo aguanto pacientemente.

En alguna ocasión el mismo indígena, se ofreció a la inyección del sapo, que consiste en aplicarse sobre la piel en la que se han realizado escarificaciones con quemaduras, la sustancia ponzoñosa segregada por la piel de un sapo. Como remedio certero contra la incapacidad  de movimientos y la pereza, que provoca mareos y vómitos violentos, y que tiene como resultado la purificación general del organismo.

Un día  presencio como un joven había sido picado por una raya, el joven gemía de dolor, mientras el  observador esperaba conocer como los yaminawa aplicaban la medicina ibi-rao, par curar las picaduras de raya, todos esperaban  y miraban para que el investigador actuara, con su propia medicina y así se lo hicieron saber.  En su botiquín Calavia solo llevaba agua oxigenada y mercurocromo, así que lo desinfecto a fondo y lo vendo, el joven salio cojeando y su organismo joven tuvo la eficacia de eliminar el toxico inyectado por la raya con su picadura.

Los remedios indígenas,  duelen y escuecen, y las medicinas de los blancos, son mas agradables, suaves y dulces, y esa es la causa de que los yaminawa, prefieran soportar la enfermedad a aquellos tratamientos antiguos, eficaces, aunque drásticos.  La mayor parte de la medicina tradicional es medicina preventiva, que consiste sobre todo en limitaciones dietéticas. Los tabúes alimenticios Pano, se aplican en su máxima potencian en los niños recién nacidos, se afloja en los niños mayores y los jóvenes, alcanza a los adultos en momentos de parto y desaparecen en los ancianos, que pueden comer, beber y fumar lo que quieran.

En términos generales los alimentos se dividen en alimentos dulces:  (que incluyen lo salado)  tales como la leche y substancias amargas: que permite la comunicación con los espíritus,  (demonios o fantasmas, amarga es la ayahuasca, el tabaco o el picante, amargo es también las sustancias inyectadas por los animales  y el que tiene tanta importancia en la iniciación chamánica. periodo en el que deben evitarse las bananas maduras, el azúcar, la sal, la carne y la sexualidad y en general el contacto social.

La acción de los fármacos es principalmente depurativa, que sirven para eliminar los excesos de substancias dulces, o paralizadoras como la yupa, que dificulta las operaciones del cazador o que por extensión induce a la pereza de cualquier tipo. Su acción produciendo la acumulación de “amargura” es capaz de generar un cuerpo enjuto, y duro, en definitiva para un varón preparado para la guerra y la caza.

Las mujeres que sirven de albergue o nutren  a los hijos pequeños, deben evitar la ingestión de animales de espíritus fuertes o de substancias amargas  Desaconsejan el calor del vestido a las mujeres por ser debilitador y es preferible la exposición al calor del fuego.

En la medicina Yaminawa, persiste la que se llamó “medicina heroica”, que estuvo en boga durante los siglos XVIII y XIX en Europa, época en la que se recurría a la sangrías y purgas como purificador terapéutico, y ciertamente debilitando la resistencia orgánica de los pacientes. La medicina “heroica” más que curar enfermedades desafía la salud de los enfermos. Esta es la razón de que la medicina Yaminawa permanece más como un ideal de los nativos, que como una alternativa seria que se enfrente a la biomedicina occidental. Los medios en busaca salud de esta medicina indígena, ya no tiene el espacio en el nuevo orden de los medios de curar.

Fuente : Oscar Calavia Sáez,  sobre el encuentro de tradiciones médicas.

El autor de esta aportación es un antropólogo brasileño moderno, que investigo las formas de vida, costumbres y formas de curar en las culturas nativas amerindias.

Florián

2 comentarios en “LA MEDICINA INDIGENA YAMINAWA.

  1. Botiquin de primeros auxilios nos comunica y traducido dice:

    Creo que tenemos que llevar siempre el botiquín, pero un derecho es un deber, algo que nunca sucede hasta que sucede y no está mal tener esto a mano:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s