LA HONORÀ A SAN SEBASTIÀ EN LA POBLA DE VALLBONA. TRADICIONES VALENCIANAS


Recordar de nuestra historia todo aquello que es honroso y mantenemos vigente, es altamente positivo. Caso de la Mostra y la Honorà Milisia a San Sebastià. Honorà que solamente La Pobla de Vallbona realiza en su original pureza, pues es el único pueblo valenciano que mantiene la tradición sin haberla alterado. Fabuloso milagro del cual los poblanos nos honramos y estamos orgullosos.

Nuestro pueblo en su carácter al Uso Natural Valenciano, es único y –sigue siéndolo, pues mantiene inalterable la tradición milenaria que en antiguo ya iniciaran los edetanos en los tiempos anteriores a Cristo. Edetanos  que fueron tácitos cumplidores de la ética y la creencia que da al hombre categoría, en función de su comportamiento; y que siendo belicosos “Gudua de izdea”, consideraban las armas como símbolos religiosos que obligaban en carácter y comportamiento al Home. Tenían asumido que todos los hombres jóvenes edetanos debían  forjarse en el servicio a la comunidad en los “Ulls de Dehena” en lo alto de los montes. Dehena que atendía todo contratiempo que ocurriera en su demarcación, y de ser llamada, corría a atender a las demarcaciones vecinas. Carácter que mientras vivieran mantendrían siendo Homens.

Quienes no cumplían este requisito de entrega no eran socialmente nadie, pues la sociedad edetana no los contemplaba Homens, no podían ni siquiera fundar una familia, pues los padres no les entregaban a sus hijas. [2]

La creencia en el honor del Home y en la religiosidad de las armas, a través de los tiempos se mantiene inalterable, tanto en los tiempos romanos como también en los visigodos, y también en los posteriores islámicos, pues aquí la yihad coránica tiene su particular interpretación; por un lado se ciñe al mandato del Profeta, y por otro observa la Ley Natural Edetana que dice “Que los naturales pueden ser Milisia, pueden ser Guardas de bienes y vidas, (hoy diríamos Policía, Guardia Civil), pero no pueden ser mercenarios”. Esto resumido nos dice, que el Milisia puede defender a los suyos dentro de su territorio, en cuyo caso la divinidad lo bendice; de salir de su territorio la divinidad lo maldice.

En la época musulmana la adaptada en coránica Milisia aumenta “Els Ulls, Rapitas” que los voluntarios musulmanes atienden en Milisia Dehena al uso Edetano. Ulls que llenan la geografía valenciana, 50 en total, siendo uno de los más representativos la Torre de Paterna, y nuestra hoy ermita. Ulls que al llegar los cristianos, hospitalarios templarios y teutónicos, todos respetan y hacen suyos, incluso en ellos continúan manteniendo el carácter Milisia Dehena, a la cual en su suma total le llaman “Milisia del Sentenar de la Ploma”; nombre que confunde, pues cada compañía del Sentenar son 230–240 Homens Milisia. Unos 12. 000 en total.

Son los Milisia Valensiana los que realmente defienden las tierras levantinas en todo. Pues lo que no son capaces de atender las numerosas tropas mercenarias de la nobleza, una sola Dehena Milisia de un Ull lo soluciona. Se enfrentan a los randas colombayners, a los piratas, a los corsarios, a todos los que a estas tierras llegan con la intención de matar y robar. [3]

Cuando estos Milisia Valensiana son licenciados, dos veces al año “A Toc de caixa” hacen Mostra en el Colomer.[4] Y en sus poblaciones originarias durante las fiestas de sus patronos, hacen en su honor tanto el Alard como la Honorà, cosas que mantendrán mientras vivan, así en sus pueblos como en aquellos que ellos tengan amigos Milisia. Primero con sus armas blancas y después con sus armas de fuego.[5]

En valenciano natural es Alard, cuando los Milisia en formación disparan sus armas al llegar a la parroquia, iglesia, ermita.

En valenciano natural es Honorà, cuando los Milisia están quietos y disparan sus armas al paso de los santísimos, vírgenes, o santos.

A los Milisia no siendo nobles, por Uso, se les reconoce el derecho a portar armas y usarlas en caso de necesidad. En sus casas las tienen bien visibles. Son la Mostra del carácter valenciano de quien habita la casa.

Enumerar las heroicidades de los Milisia Valensiana, esto llena varios tomos; y si de ellos  tomamos una referencia, hacemos constar que siendo Valencia atacada dos veces por las tropas de Pedro I de castilla, años 1363 y 1364, en ninguna de las dos ocasiones la puede tomar, pues sus Homens Milisia se resisten, y antes mueren que se rinden. Quienes les atacan se aterrorizan cuando se han de enfrentar al carácter edetano/templario de los Milisia Valensiana, tocados con una pluma de paloma en sus gorros y bonetes.[6]

El 3 de Julio de 1365, en Sagunto, el Rey Ceremonioso agradece a los que llevan la Pluma como Milisia de la Ciudad, Milisia del Sentenar de la Ploma, y les reconoce el derecho romano de Cohorte para defender la bandera y la ciudad, cosa que ya han hecho.[7]

Contemplada la historia de la Dehena Milisia tanto en los tiempos anteriores a la conquista de Balansiya en 1238, como su trayectoria hasta la Batalla de Almansa de 1707, vemos que la Milisia Valensiana es muchas veces armada y otras tantas desarmada, por los reyes y virreyes que tal merito se arrogan. Pero armados o no, nunca desaparece su carácter en los naturales valencianos. Cosa visible en su conducta y en las casas que ellos habitan, pues los Milisia nunca esconden sus armas, siempre las tienen visibles, colgadas de clavos en antiguo, y de la percha en reciente. El Home Milisia Valensià conserva visibles sus armas y las de todos sus antepasados; junto a los crucifijos de la casa siempre están las escopetas.

Es tras la Batalla de Almansa, cuando el Rey Felipe V,  viendo que los valencianos apoyan a sus contrarios los Austria, el Borbón decide anular definitivamente a los Milisia Valensiana, pues el cuartel Milisia, Parc de la Siutat, ha armado a los austracistas. Desarma a los Milisia y les prohíbe sus actos de honor, la –Mostra, el –Alard, y la –Honorà, y desmantela sus Colomers Ulls Mare de Mostra; el de Lliria, Onda, San Mateo, Alcira, Alcoy, Elche, y Valencia. Siendo el Ull Colomer de Valencia el Parque de la Ciudadela y el Colomer del Mercat.

La anulación de los valencianos en sus originarios usos y creencias, logrado por medio de decretos y leyes, y correctivos penales, desaparece de todos los pueblos valencianos la Mostra Milisia, pues se prohíbe se hagan honores y se disparen armas. Prohibiciones que cumplen todos los pueblos valencianos,  incluso aquellos afamados en su carácter.

Sólo se da una milagrosa excepción, en un pueblo valenciano que contra todo negativismo y a pesar de todos los pesares, él mantiene la creencia edetana con toda su pureza. La Pobla de Vallbona es el único pueblo en donde –maldicen de Cansalà a quien ose prohibírsela; pueblo que mantiene la Honorà primero a su Santo Patrón San Pedro, después San Joume, y después a San Sebastià.

Posteriormente y ya en el siglo XIX, muchas poblaciones valencianas han intentado recuperar la tradición de la Mostra milisia, pero lejos de lograrlo terminan realizando las fiestas anacrónico/folklóricas de Moros y Cristianos; fiestas que cada día que pasa se alejan más y más de los honrosos orígenes valencianos.

Y ese es nuestro honor Home Milisia, pues somos los únicos valencianos que mantenemos puros los orígenes. ¡Y que nadie nos los quite!


So. Andrés Castellano Martí. Fill de Visent, fill de Benilde; fill de la Pobla.

El Señor amigo Andrés Castellano, es un defensor de las costumbres valencianas  y un estudioso de los temas del  agua y el fuego.  la pagina que hoy incluimos ha sido remitida por el autor y es un articulo de su libro Titulado:  Agua y Fuego, Biblia Natural de Valencia de las Creencias y Ritos Valencianos, 765 paginas.

Florián

2 comentarios en “LA HONORÀ A SAN SEBASTIÀ EN LA POBLA DE VALLBONA. TRADICIONES VALENCIANAS

  1. He de aclarar, que en la Pobla de Vallbona, sus habitantes viven acostumbrados a tan honrosa e insolita tradición, y lo que hacen lo hacen sin considerarlo asombroso. Pero sí lo es, por el merito y la tenacidad de los abuelos, de los hijos, de los nietos, que mantienen la honra Milisia aun en estos tiempos de abandono total de las tradiciones; siendo quienes realmente valoran en su merito la pervivencia de la ancestral tradición, precisamente quienes siendo cultos vienen de otros países a verla.

    Pues son muchos los historiadores de las tradiciones militares, tanto españolas como extranjeras, que han quedado atónitos, y muchos asombrados, ante lo que ellos no imaginaban que perdurara en ninguna parte, y menos en un pueblo valenciano. Pues lo hecho en la honora no tiene nada de folklórico, es el exponente máximo de una creencia, que afortunadamente en la Pobla de Vallbona se ha salvado.

    También aconsejo quienes están en contra de las creencias que dan carácter al ser humano, y a quienes están en contra de las armas, les aconsejo que nunca asistan a la honora a San Sebastià –pues no la comprenderán.

    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

  2. Hemos constituido una sección en nuestra Asociación Cultural que tiene como objetivo el catalogar , promover , estudiar y difundir los Gozos devocionales populares de la Comunidad Valenciana porque están en riesgo de perderse definitivamente en muchos lugares. En ese sentido hemos creado un blog http://gogistesvalencians.blogspot.com/ para dar visibilidad a este apasionante trabajo que estamos haciendo. Esperamos que sea de vuestro interés esta iniciativa. Adjunto los gozos a San Sebastián http://gogistesvalencians.blogspot.com.es/2012/08/gozos-san-sebastian-martir-venerado.html de la Pobla. Un saludo afectuoso.

    Salvador Raga Navarro
    PRESIDENTE
    Asociación Cultural VIA VICENTIUS – GOGISTES VALENCIANS

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s