Teodora, de niña a cortesana y de aquí a Emperatriz de Bizancio.


Teodora cuyo nombre significa, don de Dios, nacio en el 502, en Creta, Su padre era domador de osos en espectáculos circenses, y ella desde niña se enrolo como artista, y como no tenia conocimientos ni habilidades de artista no tocaba la flauta o el arpa, ni aprendió a bailar, acompañaba a los cómicos, enseñando su cuerpo y provocando a los espectadores, con los que después solía tener trato carnal. Con el tiempo aprendió a cabalgar sobre caballos semidesnuda, al gape Teodora perdió su flor con un comediante llamado Filippo mientras esperaban tras bambalinas su entrada al escenario. A los 16 años, Teodora se fugó del circo como amante de Ecebolo un oficial del ejercito, con quien estuvo cuatro años y la abandono abandonada en Egipto.

 

Teodora, desengañada y triste, se refugio en optó por refugiarse en Alejandría, donde  en el que conoció y se convenció de las creencias de la secta cristiana de los monofisos, quienes creen que Jesús no fue mitad divino y mitad humano, sino que le adjudican a Cristo características completamente divinas.

 

Regresó a Constantinopla para trabajar como hilandera en un taller cercano al palacio donde moraba Justiniano,   donde se reencontró con  una antigua amiga suya amante del general Belisario que la puso en contacto con la aristocracia,  elites aristócratas. En esos ambientes conoció a Justiniano, el sobrino del emperador Justino y heredero del trono bizantino, que quedó prendado por su belleza e inteligencia. De inmediato se convirtieron en amantes, y acordaron casarse, existía una ley que prohibía que la realeza y los nobles se casaran con mujeres de orígenes dudosos. Tras haberseles negado en tres ocasiones el derecho a casarse,   pudieron contraer nupcias. Tras la muerte del emperador Justino, Justiniano accedió al trono y con él su flamante esposa, de 27 años de edad.

 

 

En circinstacncias de peligro para el emperador, cuando unos grupos organizados alborotaron la ciudad y prendieron fuego a edicfios del Estado,y proclamaron a un nuevo emperador La guardia del Justinainao no eran cpace de controlar a los alborotadores, y cuando estaban preparando la huida, intervino Teodora, arengando mediante un discurso de la importancia de un hombre que moría como líder por encima de la de otros que vivían como cobardes, la gente se conmovió y Justiniano atco con sus huestes, unos 30.000 rebeldes murieron, saliendo Justiniano victorioso por la valentía y el coraje de su esposa.

 

 

Teodora como primera dama en el poder, impulso  cambios legislativos que favorecían a las clases populares, y sobre todo a la mujer:  legalizó el aborto, despenalizó el divorcio y la bigamia, permitió la prostitución siempre que no fuera algo obligado por terceras personas, y los violadores eran condenados a muerte. Todos esos cambios se recogen en el Código de Justiniano, compendio de leyes romanas tradicionales y de su época.

 

Procopio de Cesarea era el historiador a quien se le atribuye una Historia secreta donde critica a la Emperatriz y la denomina de pervertida sexual.  Cita Procopio, “Pero tan pronto como llegó a la adolescencia, y estaba ya preparada para el mundo, su madre la puso en el escenario. Inmediatamente se hizo cortesana, y entregaba su juventud a cualquier persona con que se encontrara”.

“En materia de placer nunca fue derrotada. A menudo iba a merendar al campo con diez hombres o más y retozaba con todos ellos, durante toda la noche.

Justiniano se enamoró apasionadamente de ella, la mantuvo primero como su amante, y la elevó a rango patricio. Ya casados y con el poder maximo del Imperio, deseaba grandes riquezas, y Justiniano acuciado por la pasión y queriendo agradar a su amor con todos los posibles favores le regalaba cantidad de riquezas. La extravagancia añadió combustible a las llamas de la pasión.  Lo que le indujo a saquear   al pueblo   no sólo en la capital, sino a lo largo del Imperio Romano.”

 

Teodora, llevó una vida completamente frívola. Se cree que familiarizada con las sustancias mágicas usadas en su ambiente para despertar lujuria y ella misma familiarizada con las sustancias mágicas aprendió cómo usar aquellas que sometían voluntades.

Florián

 

Fuente: Procopio de Cesarea, Historia secreta, Segunda parte, cap IX.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s