LOS OLMECAS, A LOS QUE SE ATRIBUYE SER LA PRIMERA CIVILIZACIÓN AMERINDIA.


Los arqueólogos han permitido descubrir una de las civilizaciones más misteriosas de Mesoamérica, que se le atribuye se la madre de todas las culturas amerindias del hemisferio Norte. La Smith Sonian de Washington, que empezaron en 1955 y que se reanudaron en el 1967, se llevaron a cabo en las Ventas y se amplio para explotar otros yacimientos descubiertos en San Lorenzo y Tres Zapotes.

Se encontró un gran centro ceremonial, pirámides, taludes, sepulturas y altares religiosos, en la venta, se retiraron cerca de 200.000 Toneladas de material aportado por aluviones fluviales, solo el juego de pelota tiene 80 x 40 metros. (240 X 120 pies). En San Lorenzo se encontró todo una explanada artificial de 1200 X 770 mts, (3600 x 2220 pies) con una altura de 12 metros (36 pies).

Fueron halladas cabezas monolíticas colosales, que fueron la atención principal artística de los Olmecas, son rocas de basalto que superan las 25 toneladas y algunas llegan hasta 60 , por lo que para moverlas precisarían hoy la potencia de dos camiones de gran tonelaje.  Más estas esculturas fueron esculpidas 1.000 a.C. donde ningún ingenio mecánico existía,  seria preciso un trabajo gigantesco, teniendo en cuenta que se transportaban desde una distancia superior a cincuenta kilómetros hasta su destino.

El esforzado trabajo de tales  obras se llevo al principio de la civilización, y se ignora el origen y destino de tales obras, ni su interpretación, de tales enormidad de cabezas, de facciones correspondiente a personas muy gruesas, con labios fruncidos como despreciando al autor, nariz aplanada y un gorro o casco protector, se atribuye a un jugador de pelota de caucho, cuando el juego era sagrado, y ocupaba un lugar muy importante en la vida del Olmeca de dedicaban campos de juego enormes para que miles de personas pudieran presenciarlo. Es posible pertenezcan a un campeón del juego, o a un rey o quizás a un sacerdote. En todo caso una persona muy importante.

El estilo impreso en piedra, asombra por la perfección de las formas. Las proporciones son de una maestría digna de gran admiración. Una estatuaria que no desmerecía al lado de los artistas clásicos conocidos. También hicieron miniaturas, en piedras semipreciosas y mascaras funerarias que evocaban al dios jaguar.

Este pueblo Olmeca tenia su propio calendario con numeración de barras y puntos, también una escritura jeroglífica de un mérito propio.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s