LOS TRÁGICOS HECHOS DE CORTÉS EN CHOLULA (México)


Si matas a un hombre eres un asesino,

Si matas a millones eres un conquistador,

Si los matas a todos, te crees un dios.

Jean Rostand.

Cuando Hernán Cortés se encontraba en México luchando para tomar los territorios de México para la corona de España, fue aconsejado por los Embajadores de Moctezuma,  que se  dirigiera a la ciudad de  Cholula, para avanzar en  terreno amistoso ya  que son fieles súbditos del jefe azteca (*) y serian bien acogidos.

Cortés obstinado en apoderarse de todos los territorios a su alcance, lleva consigo a dos mil guerreros tlxacaltecas, en la ciudad de Cholula Moctezuma ha enviado diez mil guerreros que están escondidos en la ciudad.  Cortés llega a las cercanías de la ciudad, todo está en apariencia de tranquilidad, dese la lejanía Cortés observa con un catalejo y observa cantidad de piedras en algunos tejados de las viviendas y distingue y así lo confirman sus observadores que hay trincheras en las calles disimuladas con ramas. Al percibir que algo anormal ocurre, envía a su compañera e interprete Marina a averiguarlo, una viejita amiga le cuenta que la ciudad está llena de soldados ocultos y que hay varios en cada casa ocultos, se calcula que diez mil.

Salen a recibir a las tropas españolas, los señores principales de la ciudad y de la comarca, con todos los sacerdotes para llevar en procesión y con muestras de acatamiento donde se reúne con los caciques de Cholula, a quienes Cortés les hace saber que conoce su intento de traición.   Y haciendo una señal convenida atacan  primero a los desarmados caciques y después a la población por barrios, hubo muchos muertos y ordeno quemar a muchos de ellos, para que según la creencia de los nativos por los sacerdotes de sus dioses, su alma no pudiera tener cuerpo en que apoyarse y estuviera vagando en la eternidad. No hubo caridad cristiana, ni amor al prójimo, olvidaron que debían dar ejemplo de templanza como tenían ordenado, ni de los severos castigos a quien se sobrepasase como le ocurrió a Alvarado, que fue castigado por robar unas gallinas en un pueblo aislado.

Cortés tiene un fin premeditado es la conquista de territorios con desmedidas ansias de triunfo, por lo que no considera tener piedad, ni siente escrúpulos por destruir la vida de muchos inocentes.  De Cholula hoy no queda ningún resto prehispánico, desapareció por completo en el tiempo.

Los conquistadores de lejanas tierras, se comportaban como dueños absolutos  de las tierras que descubrían e invadían, ya que a quien debían dar cuenta se encontraba a una distancia de imposible conexión.  Es por ello que la corona española no le dio a Cortés el nombramiento de Gobernador General de la Nueva España, se lo dio a Antonio de Mendoza como virrey e hizo volver a Cortés a España, si bien le concedió el Marquesado del Valle de Oxaca,

Cortés fue conquistador cristiano, cuando murió llevaba consigo el remordimiento de mucha sangre derramada de forma premeditada, vivió y murió con honores, se supone que  recibiera los auxilios espirituales, más hay dudas laicas de que una bendición sacerdotal en su lecho de muerte pueda hacer entrar a un alma en el cielo, como bendito del Señor.

(*)Nota: Los aztecas no tenia emperadores, aunque así se les llama con frecuencia, en náhuatl, se les invocaba como taoani, “aquel que posee la palabra”. Los jefes ostentaban el poder terrenal y religiosos y eran elegidos entre la familia reinante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s