Sistema arquitectónico del Machu Piccú


Todas las construcciones conservadas son de granito color blanco grisaceo, compuesto en un 60% por feldespato, un 30% de cuarzo y un 10% de mica. Todo el material procedía de las canteras en los contornos del complejo inca. La piedra  en tiempos incas fue trabajada con barretas y otras herramientas de bronce (no se usaba herramientas de hierro en el antiguo Perú) y percutores de piedras más duras. Las piedras fueron alisadas por abrasión  de arena y piedra, un trabajo lento y exquisito

Los edificios son de planta rectangular, con una, dos y hasta ocho puertas, normalmente en uno solo de los lados largos del rectángulo. Existen pocas construcciones de planta curva y circulares. Son frecuentes las construcciones llamadas huayranas, que tienen sólo tres muros y el espacio del muro abierto, aparece en algunas obras una columnata de piedra para sostener una viga de madera que servía de soporte al techo. Tambiénexisten huayranas dobles, dos huayranas unidas por un muro medianero, a las que se llama masmas. Las construcciones habitualmente siguen el esquema de las kanchas, con cuatro construcciones rectangulares dispuestas en torno a un patio central, a este patio dan todas las puertas.

Muros

El aparejo de los muros de piedra era básicamente de dos tipos.

  • De piedra corriente unida con mortero de barro,  estas construcciones,  estuvieron enlucidas con una capa de arcilla y pintadas en amarillo y rojo,  la debilidad de los techos    y  la permanente lluvia de la zona facilitaron su deterioro y hundimiento.
  • Las construcciones de élite, son con bloques de granito, sin enlucido y perfectamente tallados en forma rectangulares o poligonales. Sus caras exteriores podían ser   protuberantes, o bien perfectamente lisas.  La unión de los bloques es perfecta  con una fina capa de material  que es invisible por fuera. El esfuerzo de estas realizaciones en una sociedad sin herramientas de hierro es notable (sólo conocían el bronce, mucho más blando)

Coberturas

No se ha conservado ninguna techumbre original, pero hay consenso en afirmar que la mayoría de las construcciones tenían techo a dos o cuatro aguas, hubo incluso un techo cónico sobre el “torreón”; y estaba formada por una armazón de troncos de aliso,  amarrado y cubierto por capas de paja,  la fragilidad de este tipo de paja y la copiosidad de las lluvias en la región hizo necesario que estas techumbres tuvieran grandes inclinaciones , donde la altura de los techos duplicaba muchas veces la altura del resto del edificio.

Portadas, ventanas y hornacinas

Clásico en la arquitectura inca la mayoría de las portadas, ventanas y hornacinas  tienen forma trapezoidal, más ancha en la base que en el dintel. Los dinteles podían ser de madera o de piedra (a menudo de un solo gran bloque). Las portadas de los recintos más importantes eran de doble jamba y en algunos casos incluían un mecanismo de cierre interior.

Machu Picchu,  fue una región de gran movimiento económico en tiempos de Pachacútec,  estaba integrado a la red de caminos incas del Imperio. Usando estas vías se puede, hasta hoy, acceder a otros complejos incas cercanos que revisten gran interés. Al norte, por las bifurcaciones del camino de Huayna Picchú  se puede llegar al llamado Templo de la Luna y a la cima de la montaña donde hay construcciones incas. Al oeste está el camino que lleva a Intipata y pasa por el famoso “puente removible”. Otro camino, por el que ascendió Agustín Lizárraga, lleva hasta el río y a San Miguel.

Al sur, sin embargo, se encuentra la ruta más conocida y la principal de todas, que es la ruta de trekking más popular del Perú. El camino a Machu Picchu es un recorrido de entre 3 y 4 días que atraviesa lo que a fines del siglo XV fue la principal ruta de acceso a Machu Picchu, que empezaba en el Complejo de LLactapate y pasaba por los centros ceremoniales, para terminar en el “tambo” de Intipunku, la “garita” de ingreso a los dominios de Machu Picchu y punto final del recorrido.

Comentario:

Al conocer estas grandes realizaciones dos sencaciones perturban nuestro animo, la emoción de pertenecer a la especie humana que creo tan grandiosas obras de tanta belleza y destreza y  sentimos agradecimiento a aquellos precursores del arte y de la ciencia y una sensación de enorme pena, si para lograrlas, algunas personas tuvieran que sufrir penalidades y esclavitud.

En todo caso es un hermoso legado del que deben estar orgullosos los indoamericanos y toda la humanidad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s