Defensora de la mujer, la feminista: Belén de Sárraga


Nació en 1873. Sus padres vivían en Puerto Rico, que en aquel momento era colonia española. Belén estudió en Barcelona y se titulo en La Universidad como doctora en medicina; uno de sus profesores fue Francisco Pi Margall, difusor del federalismo en España. Belén simpatizó con el partido republicano y admiró las feministas Olimpia Gouges, Mme. Stäel, George Sand,  quienes la  sedujeron en la noble tarea de ayudar en la lucha por la emancipación de la mujer.

A fines del siglo XIX, el anarquismo era la principal fuerza obrera campesina en Cataluña, Aragón y Andalucía. Belén estudia los ideólogos que la acercan a famosos libertarios. En España sufre varios atentados contra su vida, por parte de grupos ultra-clericales. En 1900, Belén decide radicarse en Montevideo; y elige Uruguay y Costa Rica para difundir su pensamiento libertario, a los que considera de escasa influencia religiosa.

En aquella época un conferenciante llamado Enrique Ferri sostenía que la mujer era inferior al hombre, física e intelectualmente,  Belén respondia que la mujer estába enferma por los consejos de los curas y la dominación patriarcal  y que se necesitaria generaciones para ir superando esa situación.

Durante su estadía en Uruguay dirigió el diario El liberal, en el cual escribía artículos en defensa de los niños ilegítimos, de la educación laica y de la separación de la iglesia y el estado. Belén conecto con todos los paises de América Latina Brasil, Argentina y Chile. Describió la situación del continente americano en su obra “El clericalismo en América” publicado en Lisboa, en 1915.

En 1913 llega a Chile, invitada por el diario La Razón, publicación dirigida por librepensadores. En Santiago diserto una serie de conferencias que fueron mal recibidos por los sectores clericales, incluso algunos asistentes fanáticos llegaron a golpearse con los seguidores de la oradora. La Revista católica difamó a Belén acusándola de divorciada, de ser una mujer sin hijos, de recorrer el mundo falseando la historia, y finaliza sosteniendo “¡este es el tipo de mujer sin sentimentalismos religiosos!”

A sus conferencias asistían también obreros y artesanos, vestidos como caballeros que parecían dominar las materias de la conversación de altura; no faltaban los gritos de ¡fuera los curas y los católicos intolerantes!

Recordaba Belén que en el concilio de Nicea se decidió si las mujeres tenían alma o no y sólo por dos votos se resolvió que el sexo débil tenía alma. Hubiera bastado que cualquiera de los dos votantes estuviera impedido de votar, para decretar que la mujer no tenía alma. Los cristianos siempre despreciaron a la mujer: “la mujer es la puerta del infierno”, San Ambrosio-, “la mujer no puede enseñar, no puede juzgar ni ser testigo” decía San Agustín. El abate Gaón dice que el infierno está enlozado con lenguas de mujeres. El padre Coloma, en su libro Pequeñeces pone en boca de una de las protagonistas que las mujeres descienden del rabo inquieto de una mona (Vitale y Antivilo 1999: 73).

En Iquique es recibida por numeroso público, que la aplaude. En el pequeño pueblo de Negreiros se instalan arcos de triunfo, en el norte se empiezan a formar organizaciones de mujeres, llamadas “Centros de Mujeres librepensadoras Belén de Sárraga”. Luego la gira se prolonga al sur, esta vez no en barco, sino en tren, visitando varias ciudades donde ofrece conferencias, que logran aglutinar a hombres y mujeres, seguidores del pensamiento de Belén. Es recibida apoteósicamente en Concepción y Talcahuano, cuna de las universidades laicas, que luchaban por el laicismo, contra “la carestía de la vida”, por el derecho al descanso dominical de las obreras, contra el alcoholismo en los sectores populares, y por la emancipación de las mujeres y contra el machismo.

En su segundo viaje a Chile, en 1915, la situación ha cambiado: los radicales comprometidos con el sistema político, han abandonado sus posturas anticlericales. La recepción de Belén fue mucho menos efusiva que en 1913 y sólo quedaba la lealtad y el entusiasmo de unos pocos, en su visita al norte, Belén es recibida por los nuevos centros femeninos que llevan su nombre: se canta la marsellesa y la estudiantina germinal. En su visita a Magallanes denuncia el abuso de los misioneros salesianos con los indígenas en las islas del Estrecho.

Los autores Vitale y Antivilo suponen que Belén regresó a Chile, pues consta que dio una serie de conferencias en Mendoza, en los años treinta. De su muerte, solamente se conoce una pista a través de un artículo de El Tarapacá de 1951 que informó: “completamente olvidada de los públicos de España y de América, acaba de morir en el país azteca a la edad de 77 años, llena de achaques propios de una senectud prolongada, doña Belén de Zárraga (sic), cuya palabra encendida pastosa y cálida, escuchó en varias ocasiones la Provincia de Tarapacá, allá por los años 1912 y 1915.

Como dijo Leopoldo Castedo, El regimen dictatorial de Franco se las ha arreglado para que se pierda su memoria. De Belén sólo quedan sus obras y el recuerdo de algunos escritores. De sus obras y de su vida, no hay mayores rastros. Se conoce la publicación de sus conferencias en Chile por el diario La razón que, según Vitale, alcanzó más de 10.000 ejemplares.

Comentario:

De ella se conserva el recuerdo de una inteligente y valiente mujer que dedico su vida a despertar las conciencias para defenderse de los pensamientos que relegaban a la mujer,  luchó con tesón por las ideas de igualdad entre hombres y mujeres.  Hoy nos queda la constancia de su dedicación ejemplar, valiente defensora de  los derechos de la mujer,  que permanece en la historia de las libertades como ejemplar luchadora, que se rebeló al conformismo de la sociedad sumisa y acondicionada por intereses dogmáticos, que relegaban a la mujer a seres con menos derechos.

El recordar su actividad y dedicación, es mantener su memoria viva, ejemplo por el que le corresponde un lugar privilegiado en la historia,  por ser una de las mujeres valientes que se negaron  a  aceptar la inferioridad de las mujeres, defendiéndose con inteligencia del entorno hostil a sus creencias.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s