Emilie du Chatelet, compañera sentimental de Voltaire.



Francia 1706 –1749

Con dieciséis años, era una mujer, madura, inteligente, mordaz, bella,  medía 1,75 metros con lo que superaba en altura a  la mayoría de los hombres del siglo XVIII.  Contrajo matrimonio y su esposo  fue un marques apasionado de la guerra, que estaba de forma permanente en los frentes con sus soldados, tuvo dos hijos que criaban nodrizas. En su afán científico se encontraba con amigos para hablar de filosofía. En 1733 conoció a Voltaire y de su contacto surgió una profunda amistad, y un posterior enamoramiento que los condujo a unir sus vidas.

Los  amantes se instalaron en Cirey para vivir en intima compañía su amor, marcharon a disfrutar de su amor a un caserón, una  propiedad del marques que estaba abandonada y que tuvieron que restaurar para salvarla de la ruina.

Ambos tenían pasión por aprender y llenaron la biblioteca con miles de libros y un laboratorio en el salón, aquí Emilie disfrutaba al realizar  sus experimentos de óptica newtoniana. Todo esto se hacía con autorización y el consentimiento  del marques,  un hombre comprensivo.

Cuando se publicó “Elements de la philosophie de Newton”, se atribuyó oficialmente a Voltaire. Aunque este afirmó repetidas veces que Madame de Chatelet había sido la única autora. La siguiente obra de Emilie “Institutions de phisique” era fiel a la física newtoniana, pero su filosofía  científica y materialista no la satisfacía por completo y decidió reescribir los capítulos iniciales.

Acepto que la metafísica de Leibniz se pudiera conciliar con la física de Newton. Con sus escritos logró resumir casi toda la ciencia y la filosofía del siglo XVII. A los 42 años, Emilie advirtió su embarazo y se apresuro a terminas su obra “Principia” de Newton antes del alumbramiento. Fue la obra culminante de su vida y sigue siendo la única traducción francesa que existe.

Según Voltaire Emile  parió un  4 de setiembre una niña, hija de ambos mientras trabajaba en su escritorio. Unos días más tarde Emilie moría de fiebre puerperal, una infección postparto atribuido a la falta de asepsia, muy común entre las parturientas en aquellos siglos en que se intuía, aunque no se conocía todavía, la transmisión de enfermedades mediante virus. Voltaire comento que ella tenía la premonición de que iba a morir en el parto.

Comentarios:

Mujer libertaria, que encontró en su segunda pareja la comunión de intereses similares  a muy alto nivel, ambos buscaron su felicidad en el amor, y supieron encontrarlo uniéndolo al interés científico.

Aunque la dedicación científica, parecería que no es campo abonado al romanticismo, la elevación filosófica liberal de ambos les permitió encontrar un resquicio, para  vivir entre libros y profundos estudios la comunidad  de pensamientos romántica que les sirvió para encontrar la felicidad.

Ambos dejaron mediante sus escritos sus profundos conocimientos del mundo, de la vida, de sus pensamientos, de su filosofía y sus sentimientos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s