PROTECTOR DE LOS INDIOS, BARTOLOMÉ DE LAS CASAS.


La explotación colonial de los españoles en América fue dura y cruel. Los soldados españoles y los colonos fueron enviados por los reyes Católicos “para servir a Dios y a la Corona, y dar la luz a los que estaban en tinieblas de creencias”, los colonos en masa eran indiferentes a estos aspectos. Narran lo escritos históricos que cuando un sacerdote protesto ante Pizarro por el mal trato a los indios, este respondió: “yo he venido aquí para ocuparme del oro”: Pizarro y otros dirigentes deseaban con egoísmo del trabajo de los indios sin pago y requisaban con avaricia sus riquezas  de oro por nada.

Los ideales humanos de algunos religiosos españoles, enviados en misiones al Nuevo Mundo se enfrentaron a la codicia de los colonos, y aunque no siempre tuvieron éxito, impidieron que el único objetivo colonial fuera el expolio.  Uno de aquellos defensores de los indígenas americanos, fue el fraile dominico, teólogo y obispo de Chiapas: Bartolomé de las Casas. Cuando llegó a La Española,  en 1502, tenía veintiocho años, en 1512 fue trasladado a una encomienda de Cuba, donde apreció el injusto trato que los colonos daban a los nativos indios. Convencido de la brutalidad de comportamiento de los encomenderos y en busca de remedio, viajo a España para pedir a Carlos I de España, (nieto de los fallecidos la reina Isabel de Castilla y el rey  Aragón /los reyes  Católicos/, que aplicara la orden de trato justo para los indígenas desprotegidos. Fue nombrado “protector de los Indios”, donde tuvo un relativo éxito.

En 1540 ya dominico continuo con su labor, y visito a Carlos I, para explicarle las teorías de derecho Natural, que surgieron de la llamada Escuela de Salamanca, fray Bartolomé logro convencer al emperador, quien en 1542 promulgo las llamadas Leyes Nuevas,  que sustituían a las de 1512, prohibían la esclavitud de los indígenas y abolían el sistema de explotación agrícola de las encomiendas lo cual indigno a los colonos encomenderos.

En 1543, fue nombrado obispo de Chiapas, no satisfecho de la marcha de su obispado, dimitió del cargo y en el 1547, regreso a España, residiendo en la Corte, en aquel entonces en Valladolid, allí se enfrento en presencia de Carlos I, en debates a favor de los derechos de los indígenas  con Juan Ginés de Sepuvelda. Fue la conocida como polémica de los justos títulos uno de cuyos episodios fue la Junta de Valladolid (1550-1551)

Esta época de comienzo del colonialismo de la época Moderna, España fue el único  estado europeo en que un nutrido grupo de intelectuales se planteó la legitimidad de una conquista en lugar de intentar justificarla por motivos tradicionales en el que participaron Domingo de Soto y Melchor Cano (de la Universidad de Salamanca) y Bartolomé de Carranza (Universidad de Valladolid), todos ellos dominicos.

Francisco de Vitoria comenzó su análisis de la conquista desechando los títulos ilegítimos. Fue el primero que se atrevía a negar que la bulas de Alejandro VI, conocidas en conjunto como las “Bulas de Donación” fuesen títulos válido de dominio de las tierras descubiertas. Tampoco era aceptable la autoridad del Papa ni un sometimiento o conversión obligatorios de los indios. No se les podía considerar pecadores o poco inteligentes, sino que eran libres por naturaleza y dueños legítimos de sus propiedades. Cuando los españoles llegaron a América no portaban ningún título legítimo de propiedad para ocupar aquellas tierras que  ya tenían dueños.

Se analizaron los motivos que justificarían algún tipo de dominio sobre las tierras descubiertas. Fray Vitoria: Encontró varios títulos/argumentos legítimos de dominio.

  • El primero y fundamental, está relacionado con la comunicación entre los hombres, que constituyen en conjunto una sociedad universal. Es el derecho de todo ser humano a viajar y comerciar por todos los rincones de la tierra, independientemente de quién sea el gobernante o cuál sea la religión de cada territorio. Por ello si los indios no permitían el libre tránsito, los agredidos tenían derecho a defenderse, y a quedarse con los territorios que obtuvieran en esa guerra.
  • El segundo título hace referencia a otro derecho cuya obstaculización también era una causa de guerra justa, aunque no es conveniente que así ocurra por las muertes que podría causar. Los indios podían rechazar voluntariamente la conversión, pero no impedir el derecho de los españoles a predicar.
  • Otros argumentos hicieron referencia a que si los soberanos paganos fuerzan a los conversos a volver a la idolatría.
  • Si hay un número suficiente de cristianos conversos pueden recibir del Papa un gobernante cristiano.
  • Si hay tiranía o daño hecho a inocentes como sacrificios humanos.
  • En todo caso, la colonización siempre sería con caridad cristiana y para utilidad de los indios.

Estos títulos no agradaron al emperador  Carlos I ya que significaba que España no tenía un derecho especial, por lo que intentó sin éxito que los teólogos dejasen de expresar sus opiniones sobre estos temas.

Por fin predomino la tesis de visión humanitaria de Fray Bartolomé de las Casas, en las tierras conquistadas en ultramar, basada en la bondad de la colonización con una base económica que favoreciera a todos y basado en un componente evangelizador.

Se inició así el periodo de control de los recursos americanos por parte del Imperio y  la Corona, y se puso fin al exceso de los colonos, Bartolomé a pesar de sus desengaños, al final quedo satisfecho de lo logrado con su labor.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s