Mencía de Mendoza, HUMANISTA Y POLÍTICA


Mencía de Mendoza 1508 – 1554), fue una política española, discípula del humanista Luis Vives.  Era hija del segundo matrimonio de Rodrigo, primer Marqués de Cenete, con María de Fonseca y Toledo. Nació en Jadraque pero pronto marcharía a  Granada y, más tarde, a Ayora (Valencia). Educada en un ambiente humanista y culto ampliaría la biblioteca heredada de su padre.

A los catorce años se convertiría por herencia en la segunda Marquesa de Cenete y Condesa de Cid. Heredera apetecible, se casó en 1524 en Burgos (tras una larga negociación) con Hendrik (Enrique) III de Nassau-Dillemburg. El matrimonio fue preparado por el emperador Carlos V. Los Mendoza hubieron de acatarlo, no sin que Mencía lograra buenas claúsulas para caso de viudedad y sobre la primacía del apellido Mendoza sobre el Nassau en caso de tener hijos. Hendrik era uno de los hombres de más confianza de Carlos V, aunque prefería la milicia y por ello fue jefe de diversos ejércitos imperiales. Vuelve a Flandes en 1535 y allí fue mecenas de pintores y artistas como Gossaert o van Orley, quienes le retrataron. Muerto su marido regresa a Valencia.

Se opuso al segundo casamiento que Carlos V le aconsejó con un hijo del marqués de Mondejar,  porque este “no deseaba ver la espalda de ninguna dama castellana”. Acabó casada con el Duque de Calabria Fernando de Aragón, Virrey de Valencia y viudo a su vez de Germana de Foix. Antes de ello, obliga a que Fernando expulsara de Valencia a su amante. Con su marido reside en Valencia y Jadraque, enviudando en 1550. La corte local de la virreina en valencia fue un importante centro cultural, vigilado a distancia por la Inquisición por las ideas que allí imperaban.

En sus últimos años sufrió de una hiperobesidad (que le impedía respirar) y calvicie, triste fin de quien había deslumbrado a sus contemporáneos por su belleza, riqueza y saber. Fue enterrada junto a sus padres en convento de Santo Domingo de Valencia. Su hermana María la heredo, la cual estaba casada con el Conde de Saldaña.

Su cultivo de las humanidades le haría relacionarse con algunos erasmistas españoles. Contribuyó a introducir el arte español en los Países Bajos y el arte flamenco en España. Contó con el apoyo de algunos sectores liberales de la Corte y del propio Emperador, sus ideas humanistas fueron una controversia continua para aquellos círculos de poder atados al feudalismo más absoluto. En cuanto a su función política, Mencía de Mendoza fue un contacto muy importante en las relaciones culturales de los Países Bajos con España.

Mencía de Mendoza merece nuestro homenaje, respeto y agradecimiento, porque trabajó toda su vida por la dignidad de la mujer y la transformación de la sociedad a través de la educación.

Nota: En 2007 editorial Nausicaa ha publicado “La Dama y el Humanista” del profesor Simón A. Vosters, estudioso de doña Mencía y autor de varias publicaciones sobre ella. La biografía más moderna de un auto español consta de dos tomos de Noelia García Pérez, “Arte, poder y género” y “Entre España y Flandes” (corpus documental), ambos de editorial Nausicaa, 2004.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s