La naturaleza es equivalente a Dios. Benedictus de Spinoza, o Benedito de Espinosa


Naturaleza Divina, de National Geographic

Ámsterdam, 1632 – La Haya,  1677 filosofo holandés, de origen sefardí portugués. Procedía de una familia de judíos emigrantes de la península Ibérica que huía de la persecución en Portugal. Se dice que su familia procedía de España, de donde habría huido en el siglo XV a Portugal; sin muchas pruebas, hay quien sostiene que su familia era originaria de Espinosa de los Monteros (Burgos), lo que explicaría su apellido “Espinosa”. Se educó en la comunidad judía de Ámsterdam donde se conservaba una considerable tolerancia religiosa, pese a la influencia de los clérigos calvinistas. Contrajo una tuberculosis que poco a poco minaría su salud, hasta ocasionarle una muerte temprana.

A pesar de haber recibido una educación ligada a la ortodoxia judía, el joven Spinoza mostró una actitud bastante crítica frente a estas enseñanzas y amplió sus estudios por su cuenta en matemáticas y filosofía. Conoció los escritos de Thomas Hobbes, Lucrecio y Giordano Bruno; estas lecturas lo fueron alejando de la ortodoxia judaica. A esto se le pueden sumar las influencias del grupo de cristianos liberales protestantes holandeses, así como de heterodoxias judías hispano-portuguesas.

Cuando falleció su padre, en 1654, Spinoza mantuvo oculto su descreimiento religioso en respeto a la figura paterna. El 27 de julio de 1656 fue expulsado de la comunidad judía, excomulgado y desterrado a la sazón dividida en grupos:

  • Los Sefardíes: judíos expulsados de la península Ibérica, un grupo influenciado por la tradición humanista al cual Spinoza pertenecía.
  • Ashkenazis: judíos procedentes de Europa central que al sufrir fuertes persecuciones durante la Edad Media emigraron en masa hacia el este, también a Holanda e Inglaterra, éstos últimos constituían un grupo cerrado. En algún momento histórico parece que sus normas fueran más ortodoxas y rígidas que las de los sefardíes. Era el grupo mayoritario en Ámsterdam.

Spìnoza, se dedica a pulir lentes y con este oficio, y una pensión que le conseguirá su amigo el munícipe Jan de Witt, se gana la vida. Se retiró a un suburbio en las afueras de la ciudad y publicó su Apología para justificarse de su abdicación de la sinagoga, que algunos autores consideran un precedente de su Tractatus theologico-politicus, obra que causó un gran revuelo por su crítica racionalista de la religión. Éstas protestas, y la muerte de su protector De Witt, lo convencieron de no volver a publicar nuevas obras,  las obras circularían, tras su muerte entre sus admiradores, cada vez más extensos. Acentuó su trato con las sectas cristianas de los menonitas y colegiantes, de carácter cristiano bastante liberal y tolerante.

De 1670 hasta su muerte vivió en La Haya, donde  J.L. Fabritius, profesor de Teología, le ofreció una cátedra de Filosofía en la universidad, pero Spinoza no la aceptó, pues aunque se le garantizaba “libertad de filosofar”, se le exigía “no perturbar la religión públicamente establecida”. Un año antes de su muerte fue visitado por Leibniz, pero éste negó luego tal encuentro. Minado por la tuberculosis, murió el 21 de febrero de 1677 cuando contaba 44 años. Sus amigos editaron en noviembre de ese mismo año todas sus obras bajo el título Opera posthuma.

Partiendo de la innegable influencia de Descartes, creó un sistema muy original, con mezcla de elementos propiamente judíos, escolásticos y estoicos. En lo que se refiere a Descartes, éste había considerado la existencia de tres sustancias: el pensamiento, la extensión y Dios. Spinoza reduce estas tres sustancias a una sola: sustancia divina infinita, que según la perspectiva que se adopte, se identifica bien con Dios o bien con la Naturaleza (ambos términos llegan a ser equivalentes para él, según su célebre expresión Deus sive Natura).

Para Spinoza, la substancia es la realidad, que es causa de sí misma y a la vez de todas las cosas; que existe por sí misma y es productora de toda la realidad; por tanto, la naturaleza es equivalente a Dios. Dios y el mundo, su producción, son entonces idénticos. Todos los objetos físicos son los “modos” de Dios contenidos en el atributo extensión. Del mismo modo, todas las ideas son los “modos” de Dios contenidas en el atributo pensamiento. Las cosas o modos son naturaleza naturada, mientras que la única sustancia o Dios es naturaleza “naturante”. Las cosas o modos son finitas, mientras que Dios es de naturaleza infinita y existencia necesaria y eterna.

Abre un tremendo problema para explicar la libertad humana, que sólo afecta a la sustancia extensa o mundo, pero no a la sustancia pensante o entendimiento, la libertad humana aparece cuando el ser humano acepta que todo está determinado; la libertad no depende de la voluntad sino del entendimiento; el hombre se libera por medio del conocimiento intelectual.

En el campo de la filosofía Spinoza se declara monista, no cree en la existencia de un dualismo cuerpo-alma. El hombre es cuerpo y mente, y todo en su conjunto es parte de una sustancia universal con infinitos modos e infinitos atributos, algo que da lugar a un “monismo neutral”. No cree en el libre albedrío: asegura que el hombre está determinado por leyes universales que lo condicionan mediante la ley de la preservación de la vida. Así, afirma que ser libre es regirse por la razón frente a la sumisión de la religión.

En el aspecto político, su doctrina tuvo gran influencia en el pensamiento del siglo XVIII, ya que se le considera el iniciador del ateísmo, aunque esta afirmación no sea correcta. Spinoza fue siempre, y en todos los campos, un escritor proscrito. Su pensamiento traslada la visión del mundo sujeto a las leyes que regulan la sociedad y busca las leyes que rigen la moral y la religión, intentando introducir la razón en ambas esferas, para lo que usa un método racional.

En su Ética demostrada según el orden geométrico habla de Dios, del ser humano y del puesto que el hombre ocupa dentro de la Naturaleza; así, dice que la forma correcta de entender a los hombres, es que son una parte más de la Naturaleza y que las acciones humanas no se deben analizar como criterios morales, sino como partes necesarias de leyes que rigen el Cosmos, esto es, que existen leyes universales de la Naturaleza a las que los hombres están sujetos, por lo que no se puede afirmar que el hombre es totalmente libre. Siguiendo este planteamiento se encuentra una de sus afirmaciones más importantes y que más problemas le trajo: afirma que los valores son creaciones humanas arbitrarias.

En el tema político, el filósofo reivindica la democracia más amplia posible, aunque dentro de ésta no incluye explícitamente a las mujeres, deja una puerta abierta al reconocimiento de las mujeres, diciendo finalmente que sí son iguales a los hombres, que sí pueden gobernar, pero que lo mejor es evitar el tema, ya que puede generar conflictos.

En su obra Tratado político sostiene que la democracia es el mejor sistema posible y el que más se ajusta a la Naturaleza y a la razón. Según su visión, el fin del Estado es hacer a todos los hombres libres, lo que significa que el hombre ha de dejar de ser un autómata.

Spinoza en su Ética (en latín Ethica Ordine Geometrico Demonstrata o Ethica More Geometrico Demonstrata) obra publicada tras su muerte, es la más conocida y considerada su mejor obra. Trata de demostrar un “sistema filosófico plenamente coherente que se esfuerza por ofrecer una imagen de la realidad para  comprender el significado de una vida ética. Sigue un formato lógico definido en torno de la naturaleza de Dios, la mente, la servidumbre humana a las emociones y el poder de la comprensión, moviendo desde la consideración de lo eterno, a especular sobre el lugar de la humanidad en el orden natural, libertad y el camino a la felicidad posible.

El estilo y sistema del libro dijo Spinoza “demostrada según el orden geométrico” con prefacios, definiciones, axiomas y lemas, seguidos por proposiciones que pueden contener notas, demostraciones, y corolarios, y apéndices que contienen explicaciones.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s