EL MUNDO BAJO LA GLOBALIZACIÓN.


Globalización significa la interrelación entre las comunidades, pueblos y naciones, una red que abarca la economía, sociedad y política en busca de la unión a nivel mundial. Eso de por sí no es malo.

La globalización si se basara en justicia, seria de gran valor humanitario.  Más el tipo de globalización que vivimos actualmente, es producto de  un modelo injusto que han instaurado las empresas multinacionales y los gobiernos occidentales. Como ejemplo África, que es el continente MÁS RICO del mundo gracias a la abundancia de su enormes recursos naturales (diamantes, coltan, petróleo, caucho, maderas, cobre y muchos otros), sin embargo sus gentes viven en la pobreza porque las empresas occidentales se apropian de sus recursos para su desarrollo, y los Estados se apropian de los ingresos del país que corresponden a los ciudadanos.

Las grandes multinacionales sitúan sus fábricas en países en vías de desarrollo, industriales de oportunidad, que buscan los beneficios como único horizonte, para satisfacer a sus accionistas, capitalistas ambiciosos donde el dinero lo es todo, gentes egoístas, que negocian con los gobiernos locales, para lograr objetivos que les favorezcan sin atender los derechos humanos, para que los ministerios permitan el despido libre, se toleren las malísimas condiciones para los trabajadores, las horas extras no se pagan pero si se trabajan, escasos descansos y no existen vacaciones, los sueldos míseros son de subsistencia y el trabajo infantil esta permitido o tolerado, esta horrible situación, permite que algunos capitalistas puedan beneficiarse de esta codiciosa globalización con la explotación de las personas, para enriquecerse más y más a costa de quebrantar los derechos de estas desafortunadas personas, como modernos esclavos en un mundo de bienestar para algunos y de explotación para muchos.

La globalización debería ser justa y positiva para todos si las culturas compartieran sus riquezas, se extendiera la solidaridad y se produjeran intercambios comerciales justos, el mundo estaría más equilibrado. Desafortunadamente no será así mientras el mundo esté dirigido por las empresas codiciosas afanadas por obtener dinero sin escrúpulos de ningún tipo. Mientras que montar una factoría en un país pobre, este guiado por una mano de obra barata, evitar pagar impuestos y ocultar beneficios: La globalización no beneficiara a los pobres, ni les hará salir de la pobreza. Cuando está fábrica se instale en un país, para sacar a una región de la pobreza, pagando salarios justos, tratando a los obreros y empleados como seres humanos con derechos. Entonces si la globalización seria de grandioso valor. Seria bello, ético y justo que el capital haga acto de responsabilidad humana  y obre en justicia social, eliminando ambiciones desmedidas.

Se debe tener conciencia de que la precariedad se debe a una serie de injusticias contra las que se puede y debe luchar. Por lo tanto debemos iniciar caminos solidarios para lograr avances en la igualdad y en la justicia social. Algunos se han logrado gracias a la presión social, como la  condonación de la deuda Externa por parte de los países ricos.

Actualmente no son momentos afortunados en los países de Occidente, sin embargo el abandono de la colaboración  humanitaria, y continuar con la expoliación de recursos y la explotación humana, puede convertirse en un problema planetario, donde todos los seres humanos saldremos perjudicados y enfrentados.


Anuncios

Un comentario en “EL MUNDO BAJO LA GLOBALIZACIÓN.

  1. Todas las políticas y todas las creencias son buenas, cuando los hombres que las dirigen y viven son buenos. Pero se haga lo que se haga dirigido por los humanos hombres, todo tiene siempre lo que estos tienen: bondad y maldad. Pues el hombre es eso; o es racional y bueno o irracional y malo. Y si unos continentes o países prosperan y otros no, no es por que la explotación de los prósperos abuse de los que no prosperan, pues si nos centramos en la realidad de los países que no prosperan vemos que los habitantes de estos países se explotan unos a otros, se explotan socialmente a si mismos. No se comprende que en África tengamos países miserables cuando sus gobernantes tienen las primeras fortunas del mundo. No se comprende que un presidente o rey acumule el colmo de riqueza cuando sus gobernados se mueren de hambre. La globalización es buena, es la utopía, siempre que de forma racional se impida que unos hombres abusen de otros hombres.

    Pero no nos fiemos de los que prometen que terminarán con los abusos, pues suele ocurrir que estos son los que más abusan de tener el poder.

    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s