EL COSTE DE LA DOTE DE UNA MUJER CON FINES DE MATRIMONIO


La montaña de Guerrero es la región ha sido catalogada como una de las zonas más marginadas y de pobreza extrema en México, la mayoría de sus habitantes pertenecen a grupos indígenas de diferentes etnias y dialectos. Además de contar con un alto índice de analfabetos, carecen de servicios públicos básicos, infraestructura de carreteras y seguridad pública. La mayoría de sus accesos son por caminos de tierra y algunos de ellos en temporada de lluvias son inaccesibles y quedan incomunicados por días o semanas. Allí se ubica el municipio de Metlatónoc, cuyo  entorno geográfico ha propiciado un aislamiento que agudiza la pobreza de su población, según los informes del Consejo Nacional de la Población, los habitantes del lugar tienen un muy bajo índice de desarrollo humano similar al de países africanos más pobres.

Para encontrar esposa, en esta región se negocia la dote con el padre de la joven. El acuerdo se puede estipular cuando la niña tiene doce años, los acuerdos que puede durar unos días, incluirá unas garrafas de licor, tabaco, un ternero para la fiesta de compromiso en la que participa toda la vecindad y una entrega en metálico de una media de 30.000 pesos, equivalente aproximado a 2.000 €uros. La costumbre es que no existe el noviazgo, ni el galanteo, ni ningún tipo de relación  pre-matrimonial. Y el varón se asegura una mujer virgen, no tocada, honorable  y sumisa.

Estas formas tradicionales se han exagerado con los tiempos, hasta tal punto que los hombres jóvenes, sin recursos, que además de estar excluido de trabajo bien renumerado, no tener acceso los modernos sistemas de salud, una alimentación precaria y en ocasiones insuficiente, que no tienen escaso acceso a la enseñanza primaria y ninguna a la universitaria, se ven separados de tener felicidad en su derecho a los placeres del amor y condenados a permanecer sin mujer en su vida.

Las mujeres están obligadas a tener una vida matrimonial, con alguien al que no sienten amor, donde no le dieron oportunidad de elegir, que puede ser un viejo rico ni agraciado ni interesante, y sometida al compromiso del matrimonio deberá pasar su vida y tener hijos, y soportar maltratos o vejaciones sin derecho a nada. Si la mujer quisiera abandonar al marido esto no será posible a no ser que la dote le fuera devuelta, y ella sin tocar un centavo de los ingresos del marido, se encuentra indefensa y desprotegida, cogida en una trampa abominable.

Si acaso la joven, no estuviera de acuerdo con casarse, su padre, como patriarca absoluto, impondrá su conveniencia sin contar para nada con la opinión de la hija. Y puede obligarla, castigarla y hasta golpearla, y las autoridades al no haber leyes que anulen esta cruel situación, se pone del lado de la costumbre que hace ley.

Así ocurre que los matrimonios que tienen varias hijas, pueden conseguir un botín con el cuerpo de sus hijas y si tiene varones un gran problema se cierne sobre la familia, al exigir varones inversiones en muchachas que no pueden complacer.

El Centro de Derechos Humanos de la Montaña “Tlachinollan” trabaja en casos de abusos en esta región del estado de Guerrero. Desde el año 2003, existe el Centro de Derechos Humanos de La Montaña “Tlachinollan”, ubicado en Tlapa, donde están recibiendo denuncias de montañesas que piden asesoría porque tienen complicaciones relacionadas con la costumbre de la dote.


El problema en estas comunidades, sobre todo mixtecas, y especialmente en los municipios de Cochoapa y Metlatónoc, ha sido este sistema de trueque que se ha ido desvirtuando, antes era la dote, y se le pagaba en aguardiente, carne de cerdo, pan, chocolate, pero ese trueque se fue modificando y simplificando, ahora se cambia por cerveza, aguardiente, refresco, becerros, cabras,  y con el aumento de la migración valoraron que tenía que ser pago en efectivo, todo se  ha generalizado y desvirtuado”, explica Abel Barrera, el director de “Tlachinollan”.


“En un contexto de mayor pobreza pierde la mujer, ya no hay un ritual: si tengo 30, 40 mil pesos, puedo comprar a la mujer. Y los que han emigrado, y tienen salarios de maestros o transportistas se pueden dar el lujo de comprar dos o tres.

En este contexto de empobrecimiento se hace fácil vender a la hija, dice la abogada Neil Arias, de la misma organización, dice que el año pasado recibieron tres casos de mujeres que querían divorciarse y sus maridos no se lo permitían si no les reponían el dinero que pagaron como dote. “Como no pueden  devolverles el dinero que ellos pagaron, eso justifica que sean víctimas de violencia”


La abogada les explicó a estas mujeres que la dote es una costumbre, y que no están obligadas a regresarla porque durante su matrimonio trabajaron, se dedicaron al campo, a los hijos, al esposo, en una jornada triple. En algunos casos, ellas trabajaron hasta por un año para comprarles a sus esposos su libertad.


El negocio del matrimonio en la Mixteca Baja es un juego de azar en el que, muchas veces, las mujeres pierden. Y no tienen quién las defienda. La Procuraduría de Justicia poco ayuda a las mujeres de La Montaña de Guerrero que quieren huir de un maltratador, denunciar una violación sexual o palizas. Los ministerios públicos pocas veces cuentan con traductores, no tienen doctoras mujeres, los exámenes físicos y psicológicos se hacen hasta Chilpancingo, y corren a cuenta de la denunciante. Pagar un viaje de cinco horas de camino, para someterse a un examen psicológico, es un albur en el México de la miseria.

En un país como México, culto y organizado estás circunstancias de obligados matrimonios, entre los nativos de la montaña, deben ser abolidas, porque esos matrimonios están realizados fuera de los derechos humanos y por muy costumbrista y cultural que esté sea, debe ser erradicado y la muchacha debe elegir en libertad. Los castigos, paliza, maltratos, son comportamientos ilegales, inhumanos intolerables.

La Constitución Política de la Republica de los Estados Unidos Mexicanos  que procede del 1857 y renovada en la promulgación de la Constitución de 1917 es una grandiosa base de la libertad,  en la parte dogmática, su contenido dice:

En la primera parte, las garantías individuales, reconocimiento  de derechos y libertades sociales:

  • Derecho a la libertad, aboliendo la esclavitud y otorgando Libertad a cualquier individuo dentro del Territorio Nacional.

En base a la humanidad, de los Derechos humanos y de la Constitución, esas situaciones escasas de falta de libertad humana, deben ser abolidas y en el elevado sentimiento de justicia de los ciudadanos mexicanos verían con gran satisfacción que esto desapareciera, y el mundo se alegraría de la eliminación de estos hechos inhumanos. .

.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s