NAHUAS DE MESOAMÉRICA



Los nahuas son un grupo de pueblos nativos de Mesoamérica, la región del continente americano que comprende aproximadamente del centro de México, y llega por el Sur incluyendo territorios de Guatemala, El Salvador, Belice, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, cuyos ancestros fueron los aztecas o méxicas y otros pueblos antiguos de la región histórica del Anáhuac (centro de México) que tenían en común la lengua náhuatl, que surgió en los alrededores del Siglo VII,  se difundió por encima de otras lenguas mesoamericanas hasta convertirse en lingua franca/lengua franca (es un lenguaje utilizado sistemáticamente para la comunicación entre las personas que no comparten una lengua materna en particular cuando se trata de una tercera lengua, distinta de las lenguas maternas), de buena parte de la zona mesoamericana, en especial bajo los territorios conquistados por el imperio méxica, también llamado azteca, hasta la caída en manos de los españoles en 1521, motivo por el cual a la lengua náhuatl también se le conoce con el nombre de lengua mexicana. Hoy es la lengua nativa con mayor numero de hablantes, solo en México son aproximadamente un millón y medio las personas que lo hablan.

Además de gran semejanza en su cosmovisión que incluia opiniones conceptos y creencias culturales sobre el concepto del mundo y a partir de la cual interpreta su propia naturaleza y todo lo existente, que alcanza a diferentes aspectos de la vida, desde la política, la  economía,  la ciencia hasta la religión, la moral o la filosofía..

Los nahuas eran nombrados diferente según la región donde habitaban: en México se llamaron Aztecas; en Guatemala, Cachiqueles; en El Salvador, Pipiles; en Nicaragua, Niquiranos o Chorotegas y en Costa Rica, Guatusos. Los nahuas, que conforman una de las etnias más grandes del país, muestran diferencias y similitudes culturales, según la zona en la que viven. La indumentaria en cada zona tienen características propias y demuestra la convivencia que cada comunidad mantiene con otros grupos indígenas y mestizos de diferentes regiones.

Las leyendas méxicas, que provienen de los siglos XI al XIII,  y las evidencias arqueológicas y lingüísticas dicen que sus antecesores eran originarios de una tierra pantanosa llamada Aztlan (‘Tierra de garzas’). Que según la mitología mexicana oficial, fue un islote primitivo  situado dentro de un lago, del cual partieron los aztecas, del nombre de dicha isla surgió el nombre de azteca, (habitante de la tierra de Aztlan), Pudieron haber estado implicados en el colapso de Teotihuacan  800 años d.C. (Lugar donde fueron hechos los dioses) y tras el colapso de este estado los méxicas  descendientes de los nahuas fundaron México-Tenochtitlan (Lugar de pencas de nopal) fue la capital del estado méxica, conocido como Imperio Azteca. La fundación de la ciudad es un hecho cuya historia se mezcla con la leyenda. La mayoría de las fuentes cita como fecha de fundación de la ciudad el 1325, y que se encuentra registrada documentalmente, unido a la leyenda de la fundación que señala que fue poblada por varias tribus nahuas, desde Aztlán, tras merodear por las inmediaciones del lago Texcoco, se asentaron en la cuenca de México sujetos al señorío de Azcapotzalco (monte de las hormigas). La migración se asentó con la fundación de una ciudad en un islote cercano a la ribera occidental del lago. Las excavaciones arqueológicas apuntan a que el islote de México estuvo habitado desde antes del siglo XIV, que fue conquistado por los españoles en el siglo XVI. Después de esa fecha el náhuatl continuó siendo la lengua principal de México por un tiempo, y aunque declinó de manera importante durante los siglos XVIII y XIX,  sigue siendo usado actualmente por más de un millón de personas.

Sus costumbres de vida se fueron transformando y tuvo un cambio trascendental cuando se descubrió el maíz y su cultivo,  que fueron fundamentales para desarrollar la vida nómada y para determinar asentamientos.

Las noticias del primer hombre americano en Tamaulipas se pierden en la memoria de los tiempos. Lo cierto es que doce milenios antes de nuestra era comenzó la existencia humana en lo que ahora es nuestra entidad, de acuerdo a los registros arqueológicos, que la ubican en el llamado “Complejo Diablo”, en alusión a un cañón de la Sierra de Tamaulipas que se pobló fundamentalmente con dos tipos de grupos humanos: por una parte, la región septentrional es ocupada por conjuntos nómadas; la frontera de tales naciones, y hacia el sur de esta línea cultural divisoria fueron grupos sedentarios mesoamericanos, indígenas que llegaron al territorio mexicano alrededor del año 3875 antes de la era cristiana, convirtiendo a esta civilización en una de las mas antiguas de todo el mundo.

Don Alejandro Prieto historiador tamaulipeco, señala que una numerosa nación llamada Nahua apareció en las aguas del Golfo de México llegaron a bordo de canoas desde el norte del continente.

Historias, mezcladas con leyendas, todo apunta que aquellos nómadas cuando hallaron una región cuajada de posibilidades, decidieron que el lugar encontrado era un lugar apacible y decidieron acomodarse.

El encuentro de pueblos, además de fortalecer los organismos con genes diferentes y reciben elementos culturales que enriquecen los conocimientos. Salvo que como ocurrio en el Descubrimiento, donde el recién llegado impuso creencias domino a los nativos establecidos bajo dominio colonial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s