Campanario de Valencia “EL MIGUELETE”


el Miguelete.

La torre de campanario de la Catedral  de Valencia, es conocida por el nombre del Torre del Miguelete o Torre del Micalet. Se construyo como torre de vigilancia y defensa desde el 1381 al 1429,  de estilo gótico levantino en forma de prisma octogonal, se le añadió espadaña en 1736, tras 70 años de obras, tiene 51 metros de altura hasta la terraza, los mismos que mide su perímetro, característica de la construcción de la época, posee 207 escalones, empinados y estrechos que son incómodos al subir y de riesgo al descenso.  En su campanario tiene instalada la campana de las horas hoy mecanizada, llamada el Miguelete, cuyo nombre las gentes adapto para el conjunto.  En un principio la torre estaba aislada, y se incorporo a la Catedral cuando se amplió la nave central. Durante siglos fue llamada “Nuevo Campanar de la Catedral”, para diferenciarla del “Campanar Viejo”, una torre de factura románica, ubicada en la calle de la Barchilla, y de la que quedan escasos restos de los muros.

Desde el exterior: de abajo a arriba, el primer cuerpo es macizo, el segundo piso o cuerpo albergaba la prisión de la Catedral, el tercer cuerpo con ventanales era la casa del campanero y el piso superior es sala de campanas, abierta al exterior por 8 ventanales ocupados por campanas. La campana del Miguelete al principio estaba suspendida en una estructura de madera, sostenida en pilares de piedra. En 1940 se alteró el conjunto original de once campanas (seis pequeñas y cinco grandes) con el añadido de Eloy una campana procedente de Santa Catalina. La sala de campanas  se modificó cuando se electrifico el funcionamiento y  como consecuencia el solemne toque y volteo de las cinco campanas mayores de la Catedral se transformo en toque de parroquia, de baja sintonía, sin belleza acústica y se generaron protestas por parte de los fieles, además las grandes campanas, no podían voltearse por falta de espacio, por ello se procedió a una restauración de la que se encargo el gremio de Campaneros de Valencia.

El Campanario y el  conjunto de campanas, se encuentran hoy en estado inmediato de funcionamiento, debido tanto a la conservación como al entusiasmo de la asociación renovada de los “Campaneros de la Catedral de Valencia” que son los cuidadores mantenedores.

En la espadaña del Campanario están las dos campanas del reloj: la de los cuartos, y el Micalet  de 1539.  En la Sala de Campanas hay once, como desde la construcción del edificio. En tiempos medievales las nombraban como “els cinc senys i les sis morlanes”; las cinco grandes y los seis tiples“, que son las utilizadas en señales extraordinarias.  La más antigua es Catalina es del 1305, se dice la más antigua de la corona de Aragón,  le siguen Ursula, Bárbara, Pablo y Narciso, la última instalada es Violarte de 1735. Las grandes son: Jaime, María, Vicente, Andrés y Manuel, está última es del 1621. Conserva este campanario un conjunto el más numerosos de campanas góticas de toda España,  están automatizadas la de los cuartos y el Miguelete para el reloj; Bárbara, para los toques de coro diarios, así como Manuel para el toque de cerrar las murallas y María para las oraciones. El Campanario de la Catedral de Valencia ha tenido, desde sus orígenes, una relación escrita de los toques, que formaba parte de la “Consueta” o costumbres y usos litúrgicos de la Seo, los toques, a lo largo de los siglos, fueron adaptándose a las necesidades tanto de la Catedral como de la Ciudad, evolucionando con ellas.

Los toques manuales se interpretan por los Campaneros de la Catedral de Valencia, cuya actuación está fijada en la Consueta Nova, aprobada por el Cabildo a las necesidades actuales, y es la actualización de la Consueta de Herrera de 1705.  De manera general las campanas se voltean con cuerdas recuperando así técnicas tradicionales.


Un comentario en “Campanario de Valencia “EL MIGUELETE”

  1. La torre del Micalet, es hoy por hoy uno de los enigmas más interesantes que tenemos los valencianos, y a su vez un monumento único.

    Digo lo de que sea un enigma pues nadie resuelve ni explica su obra, y si bien todos los entendidos en historia creen saberla, al igual que los entendidos en arquitectura, aun está por aparecer quien nos haga la lectura que el Micalet da.

    De entrada la catedral tiene marcado un perímetro en romano, dentro del cual se construyó el templo a la Diosa Diana. Lugar en el cual los primeros cristianos de Valentia construyen su iglesia visigótica, al norte. Lugar en donde también los islamistas Valansiyanos también construyen su mezquita, al este. Lugar que finalmente los cristianos que toman Valansiya partiendo de norte a sur inician la construcción de lo que es actualmente la catedral. Y al sur de todo, la enigmática Valencia de todos los tiempos nos construye un Término llamado Micalet.

    Y finalmente se construye la Torre que se dice defensiva, pero que no lo es. Construcción civil que termina siendo eclesiástica cuando queda inmersa en el perímetro de la catedral. Construcción que siendo explicada en militar y religioso, sus primeras hileras silleras nos dicen que no. Pues de la misma manera que en la Lonja de Mercaderes las sentencias que la caracterizan escritas en latín están en lo alto, en el Micalet las sentencias canteras están a partir del Cap del Home para que las lea quien sepa el ibero edetano. Sentencias que señalan el lugar como punto elegido por la divinidad para mostrarse.

    A Dios gracias, quienes en el mes de julio de 1936 apilaron los bancos, cuadros y santos de la catedral en la falda del Micalet, con la intención de desaparecer el arte sacro y a la vez derribarlo, derribar el Micalet –por calcificación de sus piedras–, no lo derribaron. Al demonio gracias sólo quemaron materia combustible, pero no lograron la calcificación total de las piedras del Micalet, sólo las calcificaron diez centímetros, y su altura no afecto a la lectura mencionada. Hoy se puede apreciar la calcificación por haberse restaurado y quedar los nuevos sillares en forma de hoguera.

    Lo cierto es, que mientras en Valencia tengamos el Micalet, su sombra a todos nos protege, al igual que la sombra de la divinidad.

    So. Andrés Castellano Martí. Gracias.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s