ARQUÍMEDES, ¡Eureka!




Arquímedes nace en Siracusa en el año 287 a.C. cuando en la antigüedad era una colonia griega. Por tanto se le considera un científico, físico y matemático griego. (En la actualidad se trata de una ciudad italiana, situada en la isla de Sicilia).


Era hijo del astrónomo Pidáis, que influenció en la decisión de que Arquimedes se introdujera en las matemáticas desde muy pequeño. Estudio en Alejandría (Centro cultural de la antigua Grecia), donde tuvo como maestro a
Conón de Samos (s. III a.J.C.) Astrónomo y matemático griego. Que escribió siete libros de astronomía, se le debe la confección de un calendario que recoge los ocasos de algunas estrellas notables y conoció a Eratóstenes matemático, astrónomo de origen caldeo.

Cuando Arquímedes regresa a Siracusa se dedica por completo a la investigación científica. Muchas veces dejaba de lado cuestiones básicas para la vida como lo es comer y dormir, porque se abstraía profundamente en sus cavilaciones científicas.

En torno a la vida de Arquímedes existen anécdotas que encierran al mismo tiempo cierta cuota de humor y una muestra clara de su afán de conocimiento y dedicación. Es muy conocida la anécdota que relata su reacción luego de descubrir el método que le permitía comprobar si existía un fraude o no en la confección de una corona de oro encargada por Hierón II, tirano de Siracusa y protector suyo.

Arquímedes se encontraba en un establecimiento de baños cuando advirtió que el agua se desbordaba de la bañera a medida que se iba introduciendo en ella. Esta observación le permitió resolver la cuestión que le planteó el tirano. Se cuenta que, impulsado por el júbilo, corrió desnudo por las calles de Siracusa hacia su casa gritando “¡Eureka! ¡Eureka!”. Justamente, en física se lo conoce por las aportaciones que hizo sobre el equilibrio de los cuerpos y, sobre todo, por el descubrimiento de la ley de la hidrostática, el llamado principio de Arquímedes. Éste establece que todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta una pérdida de peso igual al peso del volumen del fluido que desaloja.


Por otro lado, la investigación de
Arquímedes en el ámbito de las matemáticas se centró sobre todo en la geometría y la aritmética (lo que en actualidad se denomina cálculo integral). Estudió también, áreas y volúmenes de figuras sólidas curvadas y áreas de figuras planas.

Entre sus inventos se citan la rueda dentada, el “tornillo sin fin”, un ingenio  mecánico que   transmite el movimiento entre ejes que están en ángulo recto. Cada vez que el tornillo sin fin da una vuelta completa, el engranaje avanza un diente. También experimentó la palanca e inventó la polea compuesta. Éstos luego se convirtieron en instrumentación militar y civil.

Arquímedes pasó la mayor parte de su vida en Siracusa y se suele decir que ayudó a su ciudad durante la invasión de los romanos, suministrándoles a las autoridades muchos de sus instrumentos mecánicos.

Arquímedes murió  en el año 212 a.C. durante la Segunda Guerra Púnica, cuando las fuerzas romanas del General Marco Claudio Marcelo capturaron la ciudad de Siracusa después de un asedio de dos años de duración.

Se han divulgado varios relatos en torno a los últimos momentos de Arquímedes. Es más, existe uno muy conocido que señala que el físico y matemático se encontraba contemplando un diagrama matemático cuando la ciudad fue tomada. Un soldado romano le ordenó se encontrara con el General, pero Arquímedes hizo caso omiso a esto, diciendo que tenía que terminar antes con el problema.

Plutarco describió un relato  poco conocido de la muerte de Arquímedes, el cual sugiere que él podría haber sido muerto intentando escapar de un soldado romano. En dicha instancia, Arquímedes llevaba instrumentos matemáticos, y creyendo el soldado que eran objetos de valor, intento arrebatárselos y como se remitió lo asesino.

Arquímedes ha sido creador de numerosas obras de variada temática, basándose en demostraciones geométricas. Entre ellas, las citadas: La medida del círculo, De la esfera y el cilindro, De la cuadratura, De la Parábola, De los esferoides y conoides, De las espirales, entre otras.

La tumba de Arquímedes tiene una escultura que ilustra su descubrimiento matemático favorito, que consistía en una esfera y un cilindro de la misma altura y diámetro. Arquímedes había probado que el volumen y el área de la esfera son dos tercios de los del cilindro, incluyendo sus bases.

Frases celebres de Arquímedes:

Dadme un punto de apoyo y moveré la tierra.

Una mirada hacia atrás vale más que una hacia adelante.”

Hay quienes creen que el número de granos arena es infinito; otros, aun sin
considerarlo infinito, piensan que todavía no se ha mencionado un número lo bastante grande. Pero voy a tratar de mostrarte números que superen no sólo el de una masa de arena equivalente a la tierra, sino el de una masa igual en magnitud al
universo.


Un comentario en “ARQUÍMEDES, ¡Eureka!

  1. Muy buena Entrada… Me sirvi� Mucho la parte hist�rica del Documento…
    Adem�s lo de las frases c�lebres.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s