TRÓTULA, ALUMNA DE LA ESCUELA DE MEDICINA FUE UNA DE LAS CIENTIFICAS MÁS FAMOSAS DE LA EDAD MEDIA Y LAS DAMAS DE SALERNO UN GRUPO CULTURAL DE MUJERES INTELECTUALES.


Al comenzar la Alta Edad Media, el ejercicio de la profesión médica, permanecía prohibido para la mujer y así seguirá, salvo aisladas ocasiones, hasta el siglo XIV, aunque la práctica de la obstetricia y los cuidados pediátricos en los primeros meses de vida infantil, quedaban exclusivamente relegados a las manos femeninas. En los contados casos en los que la mujer ejerce la medicina, lo realiza por su condición de miembro de una orden monástica, o por la circunstancia de ser esposa o hija de un famoso médico.

Una de las importantes excepciones que permitirá a la mujer acceder a la titularidad médica sin limitaciones, la proporcionaba una que fue célebre escuela de medicina: La Escuela Médica de Salerno, en el sur de Italia, fue el primer centro médico no conectado con la Iglesia, tenia reputación por sus adelantos cientificos y por ser considerada la más avanzada de Europa. Era una época donde la mayoria de las mujeres eran analfabetas, incluso las de clases altas y esto se mantuvo hasta el Renacimiento. Sin embargo Salerno estaba abierta a las mujeres, tanto profesoras como alumnas.

La escuela, se construye en la proximidad del más famoso monasterio de la Edad Media: el monasterio benedictino de Monte Casino, de la orden de San Benito, germen de la cultura europea que influyo, en el enfoque científico de la Escuela de Medicina, sin condicionarla en aspectos religiosos. Salerno será pues la primera escuela médica no regida por religiosos que “desempeñó un papel crucial en la transición de la medicina monástica a la laica”.

Salerno, era en el siglo II, un famoso balnearios del Imperio Romano. Después de la caída de éste, hacia el siglo VIII, los intelectuales del mundo grecolatino emigran al sur de Italia, a Salerno, aportando los saberes del mundo culto conocido. La fundación de la Escuela permanece, bajo el influjo de las leyendas, se cuenta, que fue organizada con la colaboración de cuatro médicos: un griego, un latino, un hebreo y un árabe. Simbolizando la fusión de las culturas más importantes de aquel momento. Salerno se convierte rápidamente, en el gran centro de conocimientos médicos de la Edad Media, sufrió un saqueo en 1194, por lo que comienza a declinar, continuo ofreciendo enseñanza médica, hasta que en 1811, sea definitivamente abolida por el Murat,  general francés al servicio de Napoleón  que fue nombrado Rey de Nápoles.

La Escuela de Salerno ofreció a las mujeres con vocación médica importantes oportunidades:

  • Ser el primer centro que permite el libre acceso de la mujer a la formación médica y a su titulación.
  • No limitar su campo de acción a las enfermedades de la mujer y el cuidado de los lactantes, sino ampliarla al ejercicio de la medicina general.

En un Salerno abierto a la vocación médica femenina, se formaban tanto hombres como mujeres a través de los textos de Hipócrates, Galeno y Dioscórides que habían sido enriquecidos por los autores árabes y judíos. Pronto surgirán los nombres de cinco mujeres expertas en el arte de curar: Trótula, Constanza y Calenda, Salernitana, Rebeca Guarna, y Abella.

Rótula de Rugiera (1110-1160), ocupa un lugar destacado en la historia de la Escuela de Salerno y muy concretamente en el campo de la Ginecología y Obstericia.  era esposa, según algunos historiadores, de uno de los fundadores de la Escuela de Salerno, llamado Johannes Platearius, y autora del más célebre tratado de Obstetricia y Ginecología de la Edad Media. La obra se imprime, por vez primera, en Estrasburgo el año 1554 y en esta edición el texto aparece dividido en sesenta capítulos en los que Trótula diserta sobre las diversas técnicas quirúrgicas, preconiza realizar una eficaz protección perineal, aconsejando practicar las oportunas suturas en el caso de producirse desgarros del perineo en el transcurso del parto. No olvida tampoco a los lactantes dando normas respecto al cuidado del niño en sus primeros meses de vida.

Otras de las obras que se atribuyen a Trótula recomiendan a las mujeres de su época cuidar de la higiene diaria, ejercicio físico regular, masajes con aceites y una dieta equilibrada y saludable. Y completa estas recomendaciones con unas simples y curiosas recetas de cosmética femenina:

  • Una crema para eliminar las arrugas, la fórmula de un lápiz de labios en la que utiliza la miel, el jugo de remolachas, la calabaza y agua de rosas.
  • Para conservar sana y blanca la dentadura recomienda limpiarlos con una infusión caliente de corteza de nogal.
  • Y para los cuidados del cabello. Trótula dará opción a las damas salernitanas a lucir una deslumbrante cabellera rubio platino o un discreto color castaño.

La fórmula para abrillantar el pelo: “Calentar abejas en un recipiente de metal y triturarlas con un aceite hasta convertirlas en una pomada brillante muy apreciada”

Las enseñanzas ginecológicas de Trótula de Salerno serián seguidas durante muchos años por la medicina de toda Europa, convirtiéndola en la mujer de mayor prestigio de la Obstetricia y Ginecología de la Edad Media. En los círculos científicos las Damas de Salerno, entre las que se encontraba Trótula, tenían fama de estudiosas en medicina. Fue autora de un libro titulado Las Dolencias de las Mujeres, donde trata de la menstruación, el embarazo, el parto, el control de la natalidad. Defendía la necesidad de que las enfermedades femeninas fuesen tratadas por mujeres porque la enferma se sentiría menos cohibida ante otra mujer y porque ellas tienen mejor conocimiento del cuerpo femenino que los hombres.

Sus conocimientos están dirigidos al tratamiento de las dolencias y huye de las consideraciones morales que eran propias de los tratados contemporáneos. Trótula utiliza un lenguaje propio para referirse a las características del cuerpo femenino. Por ejemplo usa el término flores para referirse a la sangre menstrual: “flores que anuncian la posibilidad de fruto”; en los textos de la época el cuerpo de la mujer aparece contaminado y emana malos humores, ideas relacionadas con el concepto de pecado y de impureza.

Su libro aborda un amplio temario en sesenta y tres capítulos, entre ellos destacan: Sobre la retención del menstruo, Úlceras en el útero, Cómo se forma el feto después de la concepción, Sobre el parto difícil, Régimen de las mujeres embarazadas y parturientas, Sobre las mujeres gordas y flacas, El dolor de ojos, y así temas relacionados con la salud de las mujeres en sus distintas edades.

Su obra fue copiada y traducida a lo largo de siglos. Sus conocimientos del cuerpo femenino fueron utilizados por todos los estudiosos de la medicina, sin embargo muy pronto algunos copistas atribuyeron sus obras a su marido. En el siglo XV se negaba su existencia e incluso a principios del siglo XX se justificaba esa idea porque “en su lenguaje aparecen instrumentos quirúrgicos demasiado complicados y ninguna mujer escribiría tan explícitamente sobre cuestiones sexuales”. Era una manera de negar a la mujer, su trabajo, su capacidad, su inteligencia, e historia.

Fueron Trótula y “las damas de Salerno” quienes ayudaron a que se produjera el renacimiento médico que marcó el fin del oscurantismo en Europa. Tanto en la tradición popular como en los círculos médicos, tenían fama como médica y estudiosa de la medicina, y entre ellas destacaba Trótula. De hecho, la escuela de Salerno fue considerada la primera universidad de Europa, se sabe que en ella había muchas mujeres profesoras.

Las obras de Trótula fueron copiadas y vueltos a copiar por varios siglos.
Pero… ya en el siglo XII, algunos copistas empezaron a atribuir sus libros a su marido, hasta que su nombre fue sustituido por su forma masculina: Trottus. Para el siglo XV ya se negaba su existencia y en el XVI el historiador alemán Karl Sudhoff, definitivamente borró de la historia tanto a ella como a las damas de Salerno, arguyendo que como eran comadronas y no médicas no podían haber escrito sobre materias tan complejas como la obstetricia o la cirugía. Según él, de esos temas sólo podían escribir los hombres…Por suerte para la historia de la medicina y para la historia de las mujeres, hoy Trótula es estudiada en las Universidades.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s