ANTROPOLOGÍA POLITICA.


LOS MONSTRUOS DEL LEVIATAN.

Autora:Nuria Yubero Bascuñana (Antropologa)

La descripción de la actividad e importancia de la Antropología política se desarrollo en la época colonial, los antropólogos expertos conocedores de los sistemas de gobiernos autóctonos colaboraron con los gobiernos coloniales que habían adoptado sistemas de gobierno indirecto, con una autoridad colonial que se adaptaba a las costumbres locales con la ayuda y mediación de líderes indígenas. Predominaron las leyes y autoridad colonizadora, ya que consideraban debían imponer su civilización, manipulando en su beneficio la propiedad.

Los antropólogos proporcionaron a los gobiernos información para establecer con éxito la formación de los funcionarios en las administraciones locales coloniales. Entre 1940 al 1950  se originaron  tensiones en los dominios coloniales que  suscitaron resentimientos, aunque como dijo Vincent (2) en 1990, era inadecuado considerar a esta disciplina responsable de una forma de ideología y comportamiento colonial,

Las primeras investigaciones etnográficas se realizaron en comunidades rurales inglesas e irlandesas por la preocupación por las consecuencias de la industrialización y urbanización masiva, siendo financiados por instituciones privadas vinculadas a la expansión del capitalismo.

En 1960 un numero importante de regimenes represivos debían su supervivencia y hasta en algunos casos su existencia a las potencias imperialistas. Así André Gonder Frank (3) abordo con autores latinoamericanos la naturaleza de las élites políticas en modo de que las “burguesías de los países subdesarrollados” servían a la metrópoli en convivencia con los capitalistas extranjeros. Con lo que si las desgracias del tercer mundo aliadas a los intereses extranjeros, cualquier militar con galones podía hacerse con el gobierno en nombre de los intereses nacionales, formando un gobierno militar para liberar al pueblo (si las cosas van mal se achaca a que el Norte esta explotando al Sur).

Wallerstein (4) incorporo las relaciones internacionales a las actividades de la antropología y entre 1960-1970, la formación intelectual de los antropólogos estuvo influenciada por la filosofía de Lenin y Rosa Lusemburg (leninista y marxista) aunque para entonces el dominio colonial estaba siendo reemplazado por insidiosas relaciones neocoloniales. Cuando el capitalismo colonial se retiro, personas formadas en los servicios procedentes de otros países, quedaron instaladas formando un grupo de extranjeros privilegiados que gozaban de una posición económica y social elevada y que dio origen a numerosos conflictos.

La Antropología contribuyo a la investigación con su sistema de metodología privilegiada del estudio directo de la vida humana “sobre el terreno” viviendo observando y estudiando con extenso dialogo en las poblaciones, que estudiaron con técnicas que permitieron examinar procesos ignorados por otros investigadores ya que el trabajo de campo facilita pistas que estimulan el estudio etnográfico profundo.

Las investigaciones antropológicas, tanto en el tercer mundo como en los países occidentales tiene la misión de encontrar las diferencias y comprender los marcos culturales que orientan sus acciones y la dotan de significado para que nos resulte esencial análisis que orienten la vida política, hoy en el Siglo XXI, la antropología sigue hablando de sociedades y culturas, donde ahora el mundo se caracteriza por el desplazamiento de poblaciones humanas de regiones subdesarrolladas a las metrópolis acaudaladas y donde por ejemplo una huelga de las factorías de automóviles en Paris va acompañada de carteles en árabe y en Londres estallan violencias por Iraníes o Hindúes, una emigración  que influye en la población y en la política.

En el momento actual una corriente de desilusión esta recorriendo Occidente, ya que el panorama político basado en la democracia de votar como sistema de garantizar las libertades no esta procurando satisfacción a la ciudadanía y ahora la población fija sus esperanzas y les proporcionan entusiasmo e ilusiones con los nacientes nacionalismos que exigen cambios modernos de la organización estatal y política contemporánea, se aprecian tendencias generales y conflictos contra los gobiernos y  elites nacionales.  Las aspiraciones regionales “separatistas y étnicas” convertidas en política moderna que compiten para el poder con las facciones que dominan la maquinaria del estado central. Estos movimientos  de carácter político se  apoyan en símbolos cuyo origen esta basado en tradiciones que se  canalizan a través de las luchas para exigir rectificaciones de las constituciones nacionales y el reconocimiento legal de diferentes grupos nacionales o étnicos, logran despertar el apoyo popular sin plantearse que muchas aspiraciones están basadas en formas artificiales de nación, con causas reinventadas cuyo objeto es lograr que sean reconocidos por otras unidades territoriales como organismos soberanos.

Como no utilizar Occidente como punto de partida.

Los antropólogos intuyeron  que su disciplina tenía una importancia universal que abarcaría el estudio de la humanidad en su diversidad cultural y se basaban en aspectos tanto de las premisas centroeuropeas como las de países exóticos, impulsando las perspectivas revitalizadoras a través de una comparación de instituciones y experiencia humana, ofrecen con sus proyectos antropológico los mejores medios para fomentar mentes abiertas y criticas que obligaban  a prestar atención a las diferencia y relatividad,  facilitando dimensiones culturales a los proyectos de investigación diseñados por especialistas de otros campos, desde esta perspectiva la comprensión del otro constituye la condición previa para un mejor entendimiento de nosotros mismos. Quizás el problema de enfoque de la antropología política, era que se iniciaban los estudios enfocando la organización de las sociedades “modernas” como punto de partida política y establecían a otras culturas como “primitivas” o “aestatales”.

Talal Asad (5) basado en el análisis de Giddens, sugiere que la transformación fundamental de la realidad europea, sobrevino con la noción que surgió en el Noroeste de Europa, entre los siglos XIII al XVI, donde surgió el término Estado por primera vez. (y no la persona del soberano)  Con lo que se representaba un concepto nuevo con fuentes de derecho y legitimidad de territorio, en este  cambio el individuo paso de ser vasallo a súbdito y ahora  a ciudadano, que debía lealtad al estado como miembro del mismo y de la política dominante, surgen las esferas publica y privada como estado y sociedad civil, donde las cuestiones sociales quedan politizadas así como conseguir que la ley incorpore su beneficio en igualdad a todo tipo de ciudadanos y de genero. Incluso si no se alcanzan los previstos derechos, los ciudadanos son ahora libres de exigirlos de forma autoritaria. Asad sugiere que los regimenes represivos son aquellos que comparten la pretensión de intervenir profundamente en las practicas sociales cotidianas, pero que no han logrado desarrollar las infraestructuras administrativas y sociales y al no haber podido lograr sus objetivos recurren a practicas manipuladoras, sutiles o coercitivas.

La peculiaridad del Estado moderno.

Giddens (6), distingue formas de estado tradicionales y el surgimiento de los estados “absolutos “ de Europa, basados en la administración centralizada y ejércitos permanentes, junto con la transición de la propiedad feudal a las monarquías  lo que origino una separación de lo económico con lo privado y lo público con lo privado, ciertas propiedades fueron pasando a manos burguesas, formando una amalgama de lo publico con lo privado que constituyen el fundamental aspecto de la política occidental  como productos de la historia y no hechos universales. El aparato de Estado empezó a formarse en Europa en el Siglo XVI. Los gobiernos no eran territoriales no tenían limites, tenían fronteras que constantemente querían ampliar, y su control resultaba incompleto en cuanto le faltaban infraestructuras administrativas, militares y de comunicaciones para que esta pretensión se convirtiera en realidad.

Las constantes guerras entre estados rivales y la paz interna vinculada al poder central, empujo el desarrollo hacia los estados eficazmente administrados, con el desarrollo de una economía monetaria y sistemas de crédito que impulso un desarrollo capitalista. Bajo esta panorámica facilito el acceso a la sociedad industrial con un nuevo tipo social de relación del campo transvasado a las ciudades como áreas centrales de la nueva situación industrial impulsora del sistema mundial europeo. Estas circunstancias obligaron al uso de policía para regular la situación social y creación de mecanismos sancionadores que precisaban vigilancia, que incluso se desplaza al lugar de trabajo donde una sórdida coacción económica servia para explotación donde los trabajadores, que sin alternativa aceptaban las condiciones como normales que permitían disciplinas capitalistas a una población rural desposeída.  Asad en sus escritos expone que Occidente se ha convertido en un proyecto moral arrollador con exigencia de hablar y escribir para el mundo con interminable politización del poder, Volverse occidental ha significado transformarse, significa que algunos parámetros han sido eliminados, incluso por la fuerza (incluso de manera violenta) y sustituidos por otros. El Estado moderno inventado en Europa, es la condición universal de esta transformación y su más elevada verdad. En base a estas teorías, la población de algunos países dictatoriales, pueden abrazar ideas de modernidad con el fin de desplazar las oligarquías aristocráticas cuyo dominio arbitrario y rapaz, se basa en modelos de jerarquías raciales.

Bibliografía

(1)    JHON GLEDHILL.(1994)  El poder y sus disfraces  Edic. Bellaterra 1994,
Profesor de Antropología Social en la Universidad de Manchester,

(2)    JOAN VINCENT, (2002), The Antrhopology of ploitics etnography, teory and critiuqe . Publisher Blackwell.

(3)    ANDRE GOUDER FRANK, (1998) El Desarrollo del subdesarrollo, Crónica política, Anagrama, Barcelona.

(4)    INMMANUEL WALLERSTEIN,  (1979) El moderno sistema social  Siglo XXI Madrid. (Director del Laboratorio de Antropología en instituciones y organizaciones sociales – PARIS)

(5)    ASAD TALES,  (1991), From de History of colonial Antrhopology of western hegemony, Univewrsity of Wisconsin Press.

(6)    ANTHONY GUIDDENS, (1998), La tercera vía, la renovación de la social democracia y (2001) En el limite, la vida en el capitalismo global. (Universidad de Cambrigde, sociología política).


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s