LA FORMACIÓN DEL CHAMÁN.


Aprendiz chamanico. Malí

El chamanismo es un modo disciplinado de obtener ayuda y conocimientos, basado en la premisa de que no tenemos necesidad de limitarnos a operar en una dimensión, cuando necesitamos ayuda. Existe otra realidad que nos puede prestar ayuda en la vida, una realidad llena de belleza y armonía, dispuesta a ofrecernos el mismo tipo de sabiduría sobre el que leemos en los escritos de los grandes místicos y profetas. Lo único que debemos hacer es mantener la mente libre de prejuicios y realizar el esfuerzo para seguir la senda del chamán. Michael Harner:

La formación del chamán se produce mediante un proceso que inducen al elegido a una decisión que se desarrolla mediante circunstancias de vida:

Se inicia con la aparición de experiencias y extraños signos a un individuo, pueden existir períodos de reflexión solitaria, buscando  respuestas en voluntario aislamiento, una de las formas en que los humanos han buscado solución a sus inquietudes y ha surgido de la reflexión, la sabiduría iluminada, cuando se ven aconsejados por los “espíritus protectores” al camino vocacional. Cuando una persona logra ponerse en contacto con los espíritus, ya no necesita ningún maestro en la realidad ordinaria, ya que los espíritus le facilitan las respuestas. Los auténticos maestros del chamán le instruyen dentro de la realidad no ordinaria, son autoridades de lo superior.

Cuando hablamos de chamanismo, nos encontramos ante una religión. El chamanismo es, en realidad, una serie de creencias en la posibilidad del contacto por parte de un ente especial, este sería el chamán, con los espíritus por medio de estados de conciencia alterados, es decir, mediante aquellos que denominamos trance. Este fenómeno ha podido ser identificado en culturas de todos los continentes, con variedades y respetando de esta forma, la diversidad y originalidad de cada una de las manifestaciones de este fenómeno.


El aspirante a chaman puede sentir la llamada por alguna enfermedad, para aprender algo lo mejor es vivirlo intensamente o sufrirlo, una de las formas primordiales de aprender sobre un problema es haber pasado por él y haberlo superado. En el caso concreto de una enfermedad, haberla sobrepasado con éxito será una de las formas primarias de conocerla y saber como manejarla. Los ex-pacientes cuando dejan de serlo se convierten en expertos para en fuentes de información sobre un proceso que les ha llevado a formas inhabitúales de vivir. El contacto con el dolor y la muerte constituye un modo poderoso de exposición al conocimiento o a la necesidad de saber acerca de situaciones críticas. La persona que forma parte de un grupo de autoayuda, comparte sus experiencias y constituye un ejemplo de ese conocimiento de primera mano puesto al servicio de los otros.

La llamada chamánica por influencia familiar, el hecho de tener un modelo profesional cercano y accesible a los que imitar facilitan los procesos de aprendizaje. La transmisión familiar de padres a hijos o sobrinos, es una forma eficaz de adquirir conocimientos. Es un sistema tradicional para transmitir experiencia, sobre todo en tareas que incluyen especialización artesanal. Esta vocación familiar puede seguir una línea femenina (p.e. vogulos) o masculina (p.e. ostiacos y samoyedos siberianos) (Tondrian, 1964).

Otro tipo de llamadas, que se atribuyen genéricamente a los “espíritus”. Son señales, con valor profundo para un individuo concreto. Muchas veces esta llamada es sentida viniendo “desde arriba”. En el mundo del chamán los cielos representan al mundo superior, más intelectual y espiritual. La llamada busca traducirse en hechos concretos capaces de modificar este mundo de lo cotidiano. Esta llamada puede percibirse a través de los sueños, de sucesos extraordinarios o en medio de problemas individuales o grupales que precisan una solución radical

Según los grupos humanos, su evolución a lo largo del tiempo y la reflexión que en ellos se da sobre la enfermedad, el proceso de transformarse en chamán puede presentar diferencias. Estas son siempre más superficiales que profundas, y más bien cuantitativas que cualitativas.

En la visión de los investigadores, el chamán es al mismo tiempo, el portador y hacedor de mitos, el místico extático, el guía espiritual y el curandero de un grupo social. De tal forma que la sesión chamánica viene a ser un evento de carácter público en el que la comunidad se reúne para realizar un ritual según una intención particular: la curación de un enfermo, la celebración de una fiesta religiosa, el entrenamiento de un nuevo chamán, el inicio de la época de caza, siembra o recolección, el agradecimiento o el apaciguamiento de la ira de los espíritus, el combate de una plaga o una epidemia y sin sinnúmero de justificaciones más. Bajo esta óptica, el chamán cura, sostiene la coherencia social y cultural de su pueblo, tiene un conocimiento extraordinario de las plantas medicinales y ha conservado, en muchos casos, un sorprendente manejo ecológico del medio ambiente.

La común percepción de los chamanes es utilizar plantas o brebajes, con la siguiente concepción: Las plantas que son utilizadas en ceremonias o rituales se consideran sagradas y están en relación con la cosmovisión del grupo cultural, con las cuales tiene lugar experiencias provechosas y se adquieren valiosos conocimientos que se utilizan para curar e influenciar en el mundo.  No obstante, en opinión de otro reputado investigador del tema del chamanismo.

Según Michael Harner, en su ensayo El viaje del Chamán, asegura que las partes del mundo en las que los chamanes usan plantas psicoactivas como herramientas de poder para provocar “el viaje chamánico”, en realidad “son mucho menos numerosas de lo que uno pudiera imaginar”.

Aunque la base de esta práctica religiosa es la capacidad del individuo para entrar en trance, el chamán se caracteriza por poseer una serie de capacidades especiales desde joven, además de la formación que, recibe de otro chamán, el joven suele pasar por una profunda experiencia traumática, que a veces incluye la automutilación y largos periodos de ayuno, tras lo cual recibe “poderes”. El nuevo chamán, tiene la capacidad de entrar en relación con los espíritus curando enfermedades, procurando fracasos o males a quien tenga malos comportamientos, realizar exorcismos contra espíritus malignos y conducir el alma de los fallecidos a un tranquilo reposo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s