SENDAS QUE HICIERON CAMINOS PARA EL INTERCAMBIO COMERCIAL Y CULTURAL.


Caminos

Cuando dos o más grupos de individuos, establecieron relaciones mutuas, comenzó la red de vías de comunicación. Muy indeterminada y modesta en su origen, lo suficiente para modificar en algo la red de la Naturaleza, y sobre todo para darle un encanto particularismo, una intimidad muy dulce a los ojos de los que viven en ella y conocen sus misterios.

La senda necesariamente sinuosa, a causa de la desigualdad de las pendientes, de los obstáculos pequeños o grandes, que se hallan en el espacio que ha de recorrerse, serpentea por curvas desiguales, muy prolongadas en la llanura, cortas y bruscas en los declives, que el caminante sigue gozando inconscientemente del ritmo perfecto de las minuciosidades que se suceden, como armonizándose por una geometría natural con todas las ondulaciones del suelo. Por un acuerdo tácito acomodándose a la ley del menor esfuerzo, los pies de cada uno de los pasajeros contribuye a trazar la misma vía; cuando las condiciones se mantienen inmutables de siglo en siglo, e tanto que se suceden las generaciones de los pueblos conquistadores y conquistados. Hay sitios en que las lluvias formando lagos temporales, obligan al pasajero a trazar por los lados que se ramifican al infinito en elegantes curvas. En otros sitios sobre colinas terrosas o compuestas de rocas desmenuzables se ahonda el camino  profundamente, como una torrentera entre declives herbosos, sobre los cuales los árboles entrelazan sus ramas. Abajo a través del arroyo se ven piedras echadas a distancia de un paso para que el viajero pueda pasarle a pie seco. Todos esos accidentes en que el hombre encuentra su acción sobre la Naturaleza, añaden a la existencia una poesía infinita.

En muchos sitios, los hombres no  tuvieron más que seguir los vestigios o las indicaciones de animales para establecer la red de los caminos que conducen a las fuentes o a los vados fluviales. Los monumentos más antiguos del trabajo del hombre, son las sendas, el más sabio ingeniero no lo haría mejor, y la senda trazada por el no tendría seguramente el arte de acomodarse de modo pintoresco a la Naturaleza contorneando o superando los obstáculos por graciosas sinuosidades. Hay poblaciones nativas que han sabido dar prueba de ciencia y de audacia arquitectónica construyendo puentes y deslizaderas sobre torrentes, precipicios y valles, en América, en el país de los incas las orayas, tarabitas y diversos tipos de funiculares empleados para la travesía de gargantas profundas y de un acantilado a otro, deben considerarse indudablemente como construcciones de pueblos que gozaron de una cultura superior. Algunas tribus americanas que regresaron a su vida tribal, como los Araucos de Sierra Nevada de Santa Marta, han conservado construcciones ciertamente primitivas, como los puentes compuestos de árboles vivos que se inclinan uno hacia otro enlazándose sus ramas principales, añadiendo redes de enredaderas y bejucos al piso rudimentario.

Tribus enteras abandonaban una residencia, para buscar otra, seguidos de sus enfermos y heridos, que eran alcanzados por las parturientas que se habían detenido en un refugio durante meses. A veces los viajeros en tartanas o a caballo, eran seguidos durante jornadas, por indios saltando a través de la espesura, saltando obstáculos o deslizándose como serpientes entre los bejucos.  También en el Viejo Mundo toda la parte occidental fue teatro de movimientos de movimientos de población, cuando ocurrió la ruptura del imperio romano se vieron el las Galias (Francia) y en la Península Ibérica (España y Portugal) y hasta en África en los desiertos, se encontraban gentes venidas del Caucaso o de la lejana China.

De ese modo la red de caminos, sendas y  pistas sobre las peñas, huellas profundas en los caminos, comprendía el mundo entero y nuestros abuelos podían así orientarse  para llegar a los países maravillosos cuyas leyendas habían oído. Los mejores mapas de los países poco conocidos, los que contienen mayor número de indicaciones son debidas a indígenas, geógrafos sin saberlo. Los Aruacos se consideran orgullosos de ser “cartógrafos”, de conocer rutas y caminos. Los cambios de productos, de mercancías, de mitos y de ideas, se han hecho siempre de poblado a poblado, a veces los prisioneros de guerra acababan por integrarse y ser miembros de la tribu victoriosa, también por el trabajo o aventura, siempre hubo viajeros hombres y mujeres que por espíritu aventurero trabajaban donde podían, una especie de obrero ambulante que vive miserablemente, y no fija su residencia. Más gracias a esos nómadas se extendió la educación del mundo; de un país a otro se transmitían los conocimientos y los pensamientos de un extremo a otro de la tierra.

En México antes de que el país cubriese el país de vías férreas, los indios no vacilaban en emprender un viaje pedreste, que duraba meses desde el Golfo de California al istmo de Tehuantepec, para hacer un encargo o realizar un capricho, el tiempo no les costaba nada. Los apolo bambas de Bolivia, recorrían la parte meridional del continente americano como comerciantes que eran bien acogidos en todas partes y a los que se esperaba con impaciencia en el plazo estipulado, los caminos hicieron que estos hombres errantes dejaran su actividad, el progreso cambio los hábitos de sus mercados.

Extraído del Hombre y la Tierra. Reclús Eliseo, 1903, Edit Maucci paginas 184 a 188. Tomo I.

Comentario:

Cien años después de que el Profesor Reclús escribiera estas experiencias, todo ha cambiado de forma increíble, el tiempo es hoy muy apreciado, ya no hacen falta los nómadas que explicaban las noticias son retransmitidas y eventos de lejanos países de forma instantánea por el mundo por los medios de comunicación y la cultura se encuentra y divulga en Internet, hoy las personas y mercancías se transportan en  aviones de reacción que cruzan el Atlántico en unas horas, y los países  tienden líneas para ferrocarriles para trenes que alcanzan 350 kilómetros por hora. Los mercados se agigantan para los productores, los pueblos en esta globalización sufren las competencias de quienes que tienen materias primas baratas o salarios bajos. Mas permite a todas las naciones competir, participar, desarrollarse y disfrutar de las cosas buenas de la vida.


Anuncios

Un comentario en “SENDAS QUE HICIERON CAMINOS PARA EL INTERCAMBIO COMERCIAL Y CULTURAL.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s