LA ENORME IMPORTANCIA DE LA EVOLUCIÓN


¿POR QUÉ ES TAN IMPORTANTE DARWIN? Por Richard Dawkins (+)

Charles Darwin tuvo una idea grandiosa, posiblemente la más potente de todos los tiempos. Y como todas las grandes ideas es seductoramente simple. Tan asombrosamente simple, tan deslumbrante y obvia, que aun si otros que le precedieron merodearon en su torno, ninguno dio en buscarla en el lugar adecuado.

Darwin tuvo muchas otras ideas (por ejemplo, su ingeniosa y en gran parte correcta teoría de la formación de los arrecifes de coral), pero es su gran idea de la selección natural, publicada en “Sobre el origen de las especies”, la que dio a la biología su principio-guía, una ley rectora q u e contribuye a dar sentido a todo lo demás. Entender su fría y maravillosa lógica es imprescindible.

El poder explicativo de la selección natural no se limita solamente a la vida sobre este planeta; es la única teoría propuesta hasta la fecha que podría, incluso en principio, explicar la vida sobre cualquier planeta. Si hubiera vida en cualquier otra parte del universo –y mi apuesta provisional es que la hay—, es casi seguro que la base de su existencia vendría dada por alguna versión de la evolución por selección natural. La teoría de Darwin funcionaría igualmente bien por extraña, alienígena y estrambótica que la vida extraterrestre pudiera ser, y mi conjetura a día de hoy es que puede llegar a ser más estrafalaria de lo que podemos llegar a imaginar.

La razón explicativa

Pero ¿qué hace de la selección natural una fuerza tan especial? Una idea potente consigue explicar mucho partiendo de pocos supuestos. Ofrece muchas explicaciones “de peso” gastando poco en supuestos o postulados. Te da un montón de dividendos cognitivos por unidad explicativa. Su razón explicativa –es decir, lo que explica, dividido por lo que necesita suponer para explicarlo—, es grande.

Si algún lector sabe de una idea que disponga de una razón explicativa mayor que la de Darwin, que nos lo haga saber. La gran idea de Darwin explica toda la vida y sus consecuencias, y esto incluye a cualquier cosa que posea un mínimo grado de complejidad. Este es el numerador del quebrado, y es enorme.

Sin embargo, el denominador de la razón explicativa es espectacularmente pequeño y simple: selección natural, la supervivencia no azarosa de los genes en acervos genéticos (para decirlo en términos neodarwinianos, más que en los del propio Darwin).

Se puede condensar la grandiosa idea de Darwin en un sencillo aserto (formulable también en términos actuales, que no son exactamente los de Darwin): “con tiempo suficiente, la supervivencia no azarosa de las entidades hereditarias (que producen copias ocasionalmente defectuosas) generará complejidad, diversidad, belleza y una ilusión de diseño tan convincente, que resultará casi imposible de distinguir de un diseño inteligente intencionado”. He puesto entre paréntesis “que producen copias ocasionalmente defectuosas” porque los errores son inevitables en cualquier proceso de copia. No precisamos, pues, incluir las mutaciones entre nuestros supuestos. La “entrada” de mutantes le sale gratis a la teoría. La locución “con tiempo suficiente” tampoco representa el menor problema, salvo para una mente humana que ha de lidiar con la formidable magnitud del tiempo geológico.

Un cierto tipo de mentes

Es precisamente su capacidad para simular la ilusión de diseño lo que parece convertir a la gran idea de Darwin en una amenaza para cierto tipo de mentes. Y es esa misma capacidad la que presenta el mayor obstáculo para su comprensión. La gente es incrédula por naturaleza ante la idea de que algo tan sencillo pueda explicar tanto. La idea que se le impone a cualquier observador ingenuo de la maravillosa complejidad de la vida es que tiene que haber sido diseñada de manera inteligente.

Pero la idea de un diseño inteligente (DI) se halla en el extremo opuesto de lo que debe ser una teoría potente: su razón explicativa es patética. El numerador es el mismo que el de Darwin: todo lo que sabemos sobre la vida y su prodigiosa complejidad. Pero el denominador, lejos de la prístina y minimalista simplicidad de Darwin, es al menos tan grande como el propio numerador: una misteriosa e inexplicada inteligencia, lo suficientemente grande como para poder diseñar toda la complejidad que, de partida, se trataba de explicar.

Puede que aquí radique la respuesta a un enigma que sigue importunando en la historia de las ideas. Luego de la brillante síntesis de la física a que procedió Newton, ¿por qué se tardó cerca de 200 años hasta la entrada en escena de un Darwin? Porque lo cierto es que el logro científico de Newton parece mucho más arduo. Tal vez la respuesta sea que la solución que acabó dando Darwin al misterio de la vida es aparentemente demasiado fácil.

Otros reivindicaron la prioridad de la idea. Patrick Matthew, por ejemplo, en el apéndice a su obra “On Naval Timber”, según fue puntillosamente reconocido por el propio Darwin en ulteriores ediciones del Origen. Sin embargo, aunque Matthew comprendió el principio de la selección natural, no está nada claro que entendiera su fuerza modeladora de la vida. A diferencia de Darwin y de Alfred Russell Wallace, quien dio en la selección natural por su cuenta, lo que estimuló a Darwin a publicar su teoría, Matthew parece haber entendido la selección como una fuerza puramente negativa, eliminatoria, y no como la fuerza propulsora de toda vida. En realidad, la selección natural le resultaba algo tan obvio, que ni siquiera necesitaba ser descubierto.

Versiones confusas

Aunque es verdad que la teoría de Darwin admite aplicaciones mucho más allá de los confines de la evolución de la vida orgánica, quiero prevenir contra un tipo particular de “darwinismo universal”, a saber: contra la acrítica inyección de alguna que otra confusa versión de la selección natural en cualquier ámbito concebible de las ciencias humanas, venga o no venga a cuento.

No es imposible que las empresas “más aptas” sobrevivan en el mercado comercial, ni que las teorías “más aptas” sobrevivan en el mercado científico, pero deberíamos andarnos con mucha cautela antes de dejarnos llevar por este tipo de discursos. Y además, huelga decirlo, hubo el llamado “darwinismo social”, que culminó en la obscenidad del hitlerismo.

Menos nocivo, pero no menos infértil intelectualmente, es el modo tan laxo como acrítico con que algunos biólogos aficionados aplican inapropiadamente la selección a determinados niveles de la jerarquía de la vida. “Supervivencia de las especies más aptas, extinción de las especies peor adaptadas” suena, superficialmente, a selección natural, pero las apariencias engañan aquí de todo punto. Como el propio Darwin puso particular empeño en destacar, la selección natural versa sobre los diferenciales de supervivencia en el seno de las especies, no entre ellas.

Termino con una reflexión sobre una parte más sutil del legado de Darwin. Darwin eleva nuestra consciencia al nivel de la vigorosa capacidad de la ciencia para explicar las cosas grandes y complejas a partir de las pequeñas y simples. En biología, anduvimos a ciegas durante siglos, tercos en pensar que la extravagante complejidad de la naturaleza precisa de una explicación extravagantemente complicada. Darwin triunfó de esa engañosa ilusión, y la deshizo.

Quedan pendientes, en física y en cosmología, interrogantes de muy hondo calado que aguardan a  Darwin. ¿Por qué son como son las leyes de la física? ¿Y por qué hay leyes? ¿Por qué hay universo? También aquí es tentador el señuelo del “diseño”. Pero contamos con el antecedente de la cautela metodológica de Darwin. Ya hemos pasado por esto. Gracias a Darwin, y por difícil que resulte, nos decidimos a buscar auténticas explicaciones, que expliquen más que sus supuestos de partida.

(+)Richard Dawkins es  zoólogo británico, teórico evolutivo y escritor de divulgación científica que ocupa la «cátedra Charles Simonyi de Difusión de la Ciencia» en la Universidad de Oxford. Ganó fama con gen egoísta, un libro publicado en 1976, que popularizó la visión evolutiva enfocada en los genes. En 1982 hizo una contribución original a la ciencia evolutiva con la teoría presentada en su libro el Fenotipo Extendido , ha escrito varios libros muy populares sobre la evolución, y ha aparecido en varios programas televisivos británicos sobre biología evolutiva, creacionismo y religión.

10 comentarios en “LA ENORME IMPORTANCIA DE LA EVOLUCIÓN

  1. Esta teoría de Darwin, así como lo expuesto por este hombre en “El gen egoísta”, está siendo muy cuestionado por las inexactitudes de sus argumentaciones.
    Si tenéis interés en contrastar os dejo el título de un libro y su autor: “Pensando la evolución. Pensando la vida” de Máximo Sandín. Los beneficios de la venta del libro irán para los refugiados saharauis del Tinduf.
    También Rupert Sheldrake y otros muchos…
    Por supuesto en la red encontraréis información también.

    Este hombre ha hecho más daño que beneficio a la humanidad, y por supuesto en la enseñanza, la que luego se transmite a la población en las profesiones que tienen una delicada labor para comprender al ser humano, algo que se refleja en los, cada vez, más publicados errores…

    Un abrazo y que disfrutéis de la fiestas :)

  2. Haideé, una teoría que no es cuestionada se transforma en dogma y esto es lo peor que le puede ocurrir al conocimiento humano.
    No tengo conocimientos sobre biología, pero Darwin lo único que puso por escrito, después de muchos años de investigación, es esto: el hombre es un terrícola más, lo otro, lo de si tenemos alma o nos creó un señ@r eso lo depositó en el estante de las creencias.
    En cuanto al daño a la humanidad…sería muy esclarecedor por tu parte, por si hay que pedirle indemnizaciones, nos concretaras esos daños ocasionados.

    Recibe un cordial saludo con mis mejores deseos para estas fiestas y próximo año.

  3. Cierto, dogma, por esto te he recomendado la lectura del libro…

    En cuanto al daño que la teoría del gen egoísta ha alimentado, provocado o inducido, claro que no sólo él, es manifiesto por tu contestación :)
    Es posible que si se le-les pida responsabilidades más adelante a todos aquellos que en aras de una interpretación tergiversada de dicha teoría, que no fue de Darwin, pues esta partía ya de la filosofía mucho antes, se han realizado prácticas que atentan contra la salud y vida de los seres humanos, y ya ni que decir de los animales…
    Bueno, también puedes buscar información en internet, jeje… o en revistas especializadas al uso… pero claro, siempre que de verdad estés dispuesto a aceptar otras teorías o criterios que no sean los de los han adquirido notoriedad, también cuestionable el como se llega a adquirir esta :)
    Sigamos con el deseo de bienestar, ya que hasta en tiempo de guerra, los soldados dejaron los fusiles y se abrazaron para poder celebrarlas :)
    Un abrazo y gracias :)

  4. El filósofo en concreto es Schelling (filósofo idealista), fue el primero que reflexionó sobre la necesidad de que existiera algo parecido a una “evolución” unas cuantas décadas antes de Darwin.

    Y ya que estoy, también sería bueno que leyeras, si no lo has hecho, el libro de Darwin, así podrás comprobar una vez estés leyendo el de Sandín, si es, o no, cierto lo que menciona. Comprobacion empíricas, una de sus formas. También habla de este libro que mencionas sobre el gen egoísta. Así que te deseo buena lectura.

    Si quieres saber algo más de mi, puedes visitar el otro blog (tenía puesto en el enlace el de fotografía), que ya cambié, en el enlace que he puesto al nombre. Mi espiritualidad no me aleja de lo científico, porque ambas opciones son perfectamente compatibles, y diría más, mejor que vayan juntas, pero nada mejor que desarrollar el criterio propio, para que no sea lo que yo diga, o diga cualquier otro, sino lo que sea más cercano al bienestar de la humanidad, esto en principio, y luego que uno mismo no se apegue a nada para que así no pueda ser engañado, y no hablo de desconfianza, sino de capacidad para penetrar psicológicamente la información a la que se acceda. Lo que yo pienso hoy, mañana puede desaparecer, y digo pienso, no creo… para mi, hay una gran diferencia entre ambas.

    Más buenos deseos :))

  5. En el fondo estamos de acuerdo en el parecer que la ciencia avanza derribando o completando teorías pre-existentes. Y por supuesto, los antecedente a Darwin los podemos encontrar en los pre-socráticos si quisiéramos profundizar en el tema.

    He visitado tu blog (http://pensamientoliberado.blogspot.com/) me ha parecido, sin llegar a leer mucho, interesante que quizás enlacemos en este espacio de La Nave Va. Gracias.

    Saludos cordiales.

  6. Respuesta a Haideé:
    La teoría de Darwin, «El origen de las especies», es una brillante aportación científica publicada en 1859, que constituyó una hazaña y supuso una revolución que modifico la parálisis intelectual de la Humanidad sometida a dogmas impuestos de creencias proclamadas verdades indiscutibles por quien las instituye.
    El clérigo Charles Darwin, mediante profundos estudios y detallados basados en comprobaciones, reflexión y experiencias, fotografías y descripciones, argumenta en prueba de su veracidad; su contenido fue admitido y respetado por los científicos de la época, la mayor oposición fue la de dogmas religiosos ya que sus contenidos afectaban a su divulgada idea de la creación del mundo. Darwin fue censurado en países que pretendían someter con dogmas a sus súbditos.
    Según el autor Richard Dawkin, el gen egoísta es la unidad fundamental que determina la evolución. Con esta idea se pretendía poner fin a algunas confusiones creadas para explicar determinadas características físicas o conductuales de los seres vivos, la evolución desde un punto de vista genético, se pueden la explicaba con los fenómenos selectivos grupales.

    Esta hipótesis científico-filosófica, neo-darwinista es divergente frente al creacionismo; el Doctor Máximo Sandin con su trabajo aporta propuesta científica alternativas a ambas posiciones desde el plano antropo-sociologico, del que se desprende un debate científico sobre los fenómenos de la evolución, y las razones de la resistencia de otras teorías.

    El Profesor Máximo Sandin, se sumergió en las fuentes del darwinismo, y puso de manifiesto la escasa entidad como teoría biológica, ya que las únicas aportaciones originales a las teorías e hipótesis evolutivas previas, se limitan a la aplicación a la Naturaleza de los conceptos económicos y sociales de Malthus y Spencer.
    No acepta los principios y dogmas neodarwinianos, a los que considera desfasados, tras los avances y descubrimientos acumulados en diversos campos de la biología durante las últimas décadas. Lo datos científicos e históricos que expone, rebosan de espíritu crítico y compromiso social.
    Por su personal estilo, tan alejado de la formalidad y pretendida objetividad a la que nos tienen acostumbrados gran parte de los profesionales de la ciencia, este polémico pensador ha sido duramente criticado desde ciertos sectores del mundo académico.

    A Sandin, se le atribuye unas declaraciones en referencia a los eventos del Año de Darwin, donde en entrevistas declaró:

    • Que el Darwinismo era cosa “conspiranoica típica de las pseudociencias”
    • “Parece más razonable suponer que la propaganda masiva del darwinismo responde a intereses de mantenimiento de una determinada concepción de la realidad y de unos grandes intereses económicos“
    • “Nadie (o muy pocos) leen los libros de Darwin, entre otras cosas, porque son insoportables“.

    El criterio de este blog, en absoluto está basado en creencias personales inamovibles, y tenemos soporte de tolerancia, exponemos una teoría de reconocimiento mundial y respondemos a Haideé, con lo que hemos encontrado referente al autor que apoya con todo convencimiento, si no fueran ciertos rectificaríamos si se nos demuestra documentalmente.

    Haideé, aceptamos con respeto su criterio y hemos publicado sus comentarios. Hay un concepto que no tengo claro, está en relación con la manifestación de que Darwin ó Dawkin han creado daño a la humanidad con sus teorías, en mi modesto entender quienes han hecho verdadero daño han sido los ejercitos en las guerras e invasiones, los excesos con los perdedores, los intentos de dominio doctrinales, la codicia y la xenofobia.
    Sorprende se atribuya a Darwin, mal a la humanidad y se apoye en Sandin que a su vez ha sido criticado. Repito: Con respeto a su criterio, sin ánimo de polemica, sinceramente me parece excesivo.

    Le agradecemos su atención. Cordiales saludos

    Florián

  7. Elena eso ha pasado con todos los avances científicos, es como si me dijeras ahora que por culpa de la cosmogonía aristotélica se desencadenaron auténticos genocidios, que por culpa de Einstein tenemos el horror de Nagasaki, Chernobil, Hirosima, o de Carlos Marx los gulag de Siberia.
    Las consecuencias del uso de un determinado punto de vista científico no puede ser utilizado para achacar a dicha teoría todos los males del uso inmoral de sus conceptos teóricos.
    Saludos cordiales.

  8. Supongo que habréis tomado conciencia de que mi comentario a suscitado reacción… no hablaré de polémica… Así somos, asumimos el conocimiento que memorizamos como una parte importante de nosotros mismos, idenficándonos por ello con las ideas, de otros, por lo general, y soy poco amiga de las generalizaciones porque suelen dejar fuera casi todo :)…
    Si no recuerdo mal, Wallace ya había escrito lo mismo, -ambos la presentaron juntos por ello- pero anteriormente a esto ya había estudios sobre esta cuestión… entonces, los ojos ya estaban abiertos… no fue Darwin el descubridor…

    Con estas teorías se ha construido una sociedad de egoísmo, basada en las ideas imperantes en ese momento histórico, ¿os parece poco? Y como hay también creyentes científicos…

    Al día siguiente de haber dejado estos comentarios, curiosamente, ha aparecido un libro de otro hombre, filósofo, Paulino Canto Díaz, “Evolución: ¿mito o fraude?”, lo dejaron a la entrada de la biblioteca como ejemplar gratuito…
    También habla de como se construyen verdades sin que nadie las cuestiones, se dan por hecho… y en el ámbito científico nunca se ha de dar nada por hecho… ni tan siquiera para sobrevivir… pero esto supondría vivir en la incertidumbre; bueno, pues esto es lo que es, para mi, la ciencia, la constante incertidumbre…
    Y referente a lo que dices Alfredo sobre lo que acontece después de descubrimientos, si hubiera mucha más ética, y realización personal, digo de evolución espiritual, no tan sólo académica y de prestigio social, caminaríamos por otro filo… al menos así lo entiendo yo… Desde este planteamiento, entonces, si que es posible pedir responsabilidades… ya digo que bajo mi punto de vista… Y más a Dawkins, ya que tenía acceso a mucha más información.

    Como bien dices Alfredo, no es cuestión de buscar culpables, pero si, ya que hablamos de lo que significa ciencia, no quedarse con los brazos cruzados cuando la premisa que la mueve es el cambio (¿y qué no lo es?), la que se “encarga” de derribar creencias… entonces, los científicos no han de estar adscritos a ninguna teoría y si a la investigación. Al no producirse la investigación con libertad y honestidad se producen los paradigmas, el cual se convierte en dogma de fe, sobre todo para determinados sectores que se llaman científicos -pero tan sólo de nombre, porque es bueno estar al lado del ganador, lo cual reporta bastantes beneficios… La ciencia al ser algo realizado por personas, está sujeta a la falta de ética de las mismas… al menos así lo entiendo yo, repito… y como he vivido en mi propia carne este comportamiento dogmático, llegando al acoso moral de modo descarado, se bien en que consiste ser y, por contraste, no ser acólito de una determinada teoría. El gregarismo es consustancial al ser humano, hasta que uno se da cuenta de que no siempre puede pensar igual que todos los demás, y ha de decir lo que ha descubierto, pase lo que pase.

    Me surge una pregunta al hilo de lo que escribe Florian: ¿porqué tuvo tanto éxito Darwin y no Wallace? y ¿porqué ahora sus detractores son silenciados?. En todos los ámbitos hay actos delictivos, la ciencia no es ajena a ellos…

    Según estas teorías los psicópatas serían los que quedarían en el mundo. Hay un libro bastante esclarecedor sobre este comportamiento (” Sin conciencia” de Robert D. Hare), en él se dice que carecen de empatía, pero ahora que se habla de las nueronas espejo, ya no sé si será válido… Bien pues esta es la cuestión más importante, que al no haber estudiado las emociones a fondo, al haber despreciado otras técnicas o teorías (otra más, la de la plasticidad neuronal,, que lleva mucho tiempo descubierta), basadas en este paradigma, se ha empobrecido muy gravemente -sobre todo lo relacionado con la salud, física o mental (que para mi no están separadas)- el conocimiento. Lo veo día a día en la facultad en la que comencé a estudiar psicología… no soy jovencita, con lo que no me pueden lavar el cerebro ya, y no sólo por la edad, claro :) Veo como se manipula descaradamente, como se busca generar inseguridad, confusión y culpa… con algunas honrosas excepciones… y, no estoy en la de Sandín :)

    Si no fuera por lo mucho de lo que me he liberado, sentiría temor ante algunas de las personas que ejercerán luego con el título de psicólogos… claro que he ido a meterme en la boca del lobo, nada menos que en una universidad conductista, jeje…

    De todos modos esto que digo ya lo están constatando algunas personas, las de a píe, como se suelde decir :) que se quedan asombradas de como son tratadas por estos “psicólogos”

    Me alegra que te haya resultado interesante :)

    Ah, y no puedo menos, ya que mi último post habla de la risa, que dejaros un chiste, y como no de “locos”:

    Dos locos planean una fuga, y uno le dice al otro:
    -MIra, tú coges ahora y sales al patio, si la pared es muy alta pasas por debajo, si la pared es muy baja, saltas por encima, regresas y me dices cómo está la situación. Pasan las horas y el loco espera a su compinche, que regresa jadeando y dice:
    -Imposible escapar. ¡No hay pared!

    Riamos, riamos con ganas, somos la única especie que lo puede hacer :))

    Saludos para Elena.
    Y un abrazo para todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s