Chamanes y sanadores: Medicina Tradicional


image037

El chaman es guía espiritual y curandero de su grupo, sostiene la coherencia social, cultural y solidaridad,  con participación de la comunidad, La sesión de un ritual tiene una intención particular: la curación de un enfermo, fiesta religiosa, inicio de la época de caza, siembra y recolección, de propiciación de cosechas y de lluvia, agradecimiento o el apaciguamiento de la ira de los espíritus, contra el mal de ojo y espanto, combatir de una plaga o epidemia, y sin número de justificaciones, el chamán actúa con un conocimiento extraordinario de las plantas medicinales  y conserva un gran respeto del medio ambiente. El chamanismo antiguamente era practicado por una elite sacerdotal, ahora se  intenta  curar afecciones a través de substancias sin llegar al diagnostico de la enfermedad.

La palabra chamán  proviene de un vocablo de origen siberiano shaman que identifica hombre-dios-medicina. El vocablo tungu original xaman contiene la raíz scha, “saber”, por lo que chamán significa “alguien que sabe, sabedor, que es un sabio”. Algunas investigaciones etimológicas explican que la palabra proviene del sánscrito por mediación chino-budista al manchú-tungu. En Pali es schamana, en sánscrito sramana es “monje budista, asceta”. El termino chino intermedio es scha-men.

Ese conocimiento o sabiduría que nos refiere la etimología, implica de una manera o de otra, un contacto con el mundo de los “espíritus”, contacto que el que chamán utiliza en su propio interés y particularmente para ayudar a otros que sufren, e incluye en su actividad lo que seria propio de un psiquiatra o psicoterapeuta contemporáneo. Especialmente se considera que “la psicoterapia es un camino para la expansión de la conciencia. Es una actividad en el desarrollo de nuestra vida con la cual nos ayudamos a nosotros mismos y a los otros, para despertar del estupor de la inconsciencia y la ignorancia conociendo quien nosotros somos realmente.”

Mircea Eliade, investigador rumano que realizó la primera recopilación sobre el chamanismo y cuyos libros son textos clásicos obligados de estudio, define al chamanismo como la técnica del éxtasis o trance, y al chamán como el gran especialista del alma humana que tiene la capacidad de realizar viajes hacia la región de los espíritus y desde allí puede armonizar la realidad, sintetiza Eliade:

El chamán, cuya vocación es señalada por alguna circunstancia extraña (un sueño, una enfermedad, un rayo) inicia su difícil aprendizaje, que puede durar muchos años y que se caracteriza por la experiencia iniciática de sufrimiento, muerte y resurrección ritual, vivida particularmente a través de rigores como el ayuno, dietas estrictas, veladas interminables, abstinencia sexual, dominio de la caza, la pesca y las artes cotidianas, conocimiento de las plantas medicinales y consumo de plantas psicotrópicas. En este tiempo, el iniciado aprende cantos, bailes, rezos, mitos y, en general, la cosmogonía y la historia de su pueblo.

La iniciación del médico-brujo en África


Los “médicos tradicionales”, “hombres de la medicina” o
wanganga (como se les denomina en suahili y en muchas otras lenguas bantúes africanas) pueden llegar a su profesión de las formas más dispares.

Unos sienten su vocación a edades tempranas; en su juventud, madurez o incluso en la ancianidad. En muchas ocasiones, el cargo de “médico tradicional” se transmite hereditariamente. Otros creen haber sido llamados a este trabajo por los espíritus o por los muertos vivientes, y otros son entregados a este oficio aún siendo niños por sus padres. En estos casos, los niños ingresan sin necesidad de su consentimiento en “escuelas tradicionales”, donde bajo rígidos adiestramientos accederán a todos los secretos de la “medicina tradicional”.  Los conocimientos del médico tradicional le confieren un status social alto,  son respetados y temidos y mantienen riquezas y favores. Los curanderos siguen una estricta moral. En esto se diferencian de los brujos, que carecen de ética y buscan hacer el mal.

Entre los Azande de Sudán, por ejemplo, la preparación de un futuro wanganga comienza a los cinco años con un ritual de iniciación. Tras pasar un examen meticuloso, desarrollado por el que será su maestro, en el cual el aspirante habrá de demostrar que sus intenciones son rectas y honestas, el joven ingerirá una pócima que “fortalecerá su espíritu”. Seguidamente, se le conducirá a las fuentes de los arroyos, donde comenzará su aprendizaje de hierbas, árboles y arbustos con los que en el futuro confeccionará las medicinas.

El aspirante es iniciado públicamente para que la tribu pueda reconocerle como investido del don de la medicina. A partir de ese momento, el nuevo wanganga podrá inscribirse en las asociaciones o corporaciones que agrupan a los curanderos azandes. Desde ese momento, el “médico tradicional” se ocupará de las actividades más variopintas, que irán desde el ritual de “golpear la tumba” (una especie de medicina post-mortem que pretende despertar al muerto para que acuda a la casa del brujo que originó la enfermedad que lo mató y así vengarse para sanar su espíritu) hasta proveer de perchas o “clavijas medicinales” a una nueva casa (un remedio preventivo para alejar la enfermedad de ese hogar), pasando por la elaboración de todo tipo de amuletos y fetiches, como máscaras o figuras, que protegerán al propietario de embrujamientos o “mal de ojo”.

Comentarios: Es cierto que el chamán conoce bien las plantas, sus aplicaciones, sus secretos que usados adecuadamente pueden curar y ayudar a curar.

Las ceremonias, las máscaras, los fetiches, son medios de influencia mental que sugestionan al enfermo y que creyendo en ellos obtienen una fuerza moral que les ayuda a sobrellevar la enfermedad.

Los brujos y hechiceros charlatanes falsarios de magia negra,  tienen una influencia negativa sobre la población y su intervención ó colaboración no debe ser aceptada.

Bueno es pequeño

4 comentarios en “Chamanes y sanadores: Medicina Tradicional

  1. Me gustaria muchisimo traducir mi nombre en chaman, o Rosa, incluso saber si tiene un significado, esperare impaciente mi nuevo nombre. Gracias!!!!

  2. Rosa es el nombre de pila femenino que deriva de una antigua cultura mediterranea que cultivaba esta flor, “la rosa”. Es muy usual la transposición de significados entre la belleza y armonía de la naturaleza y la feminidad. Las flores han simbolizado una constante comparación de la dulzura y delicadeza de la mujer.

    EN náhuatl: Rosa equivale a =tlatalehualtic, tlatzalehualtic, y xochipaltic

    Maria alcanzó el nivel de nombre sagrado en el área del Mediterráneo, por lo que no se usaba como nombre de pila, empleándose nombres de advocaciones en su lugar.
    No sabemos el nombre de Maria en chaman, quizás no exista, porque este fue de la mano de la religión católica en su expansión por el continente americano y como esto ocurría sobre el año la cultura americana estaba ya constituida. Por si le sirve de consuelo le indicamos que en ruso os llaman MASHA y en ingles Mary, May y Polly.

    Saludos .

  3. BUEN DIA..

    ME PARECE MUY INTERESANTE ESTE ARTICULO POR QUE NOS
    DA A CONOCER AL PUBLICO EN GERERAL EL AMBITO CULTURAL ACERCA DE LA MEDICINA EN TIEMPOS REMOTOS..

  4. PZZ IOO NO LO HE LEIDO PEROO MI AMIGA YAN. ME PLATIKOO, ESTA ENTUSIASMADA KON ESTE ARTIKULO… MUY BIEN HECHOOO…… =)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s