EL CURANDERO AFRICANO


Jefe de los curanderos

CURANDEROS EN CONVERSACIÓN CON SU JEFE.

El CURANDERO AFRICANO


Un observador excepcional del folclore, tradición y filosofía africanas, es el
Dr. John Mbiti. Nacido en Kenia en 1931, quien curso  estudios universitarios en Uganda, Estados Unidos y Gran Bretaña, donde se doctoró en Filosofía. Pese a ello, jamás perdió el contacto directo con su pueblo, al que viajaba cada año. Esta equilibrada mezcla de tradición y formación indígena y occidental hace del Dr. Mbiti una de las opiniones más objetivas y cualificadas sobre la medicina tradicional africana. Sus obras, Concept of God in Africa (1970), The prayers of Africa (1975), o African religions and Philosophy, entre otras, son valiosas herramientas para comprender el complejo mundo tradicional africano.

Resulta especialmente interesante el testimonio de un doctor en filosofía, profesor universitario y de marcada formación occidental, que confirma tantos relatos espectaculares sobre los prodigiosos poderes de la “medicina tradicional”. En sus estudios, el Dr. Mbiti refleja claramente que las diferenciaciones entre los “especialistas” hechas habitualmente por los antropólogos, a saber: brujos, curanderos, hacedores de lluvia, reyes y sacerdotes, normalmente no existen. Con frecuencia, un mismo personaje realiza varias de esas actividades, ocupando, un importante papel social en la tribu o aldea.

Conociendo los sistemas de creencias, resulta fácil comprender esa pluriactividad de los médicos tradicionales, y conociendo la estructura de su sistema de un africano, cuando un niño enferma de malaria, sus padres no pueden aceptar sencillamente que la picadura de un mosquito originó ese mal. La razón aparece siempre ligada a la actividad de un espíritu o a un acto de hechicería. Tal vez esa concepción mágica de la enfermedad es la que llevó a los colonos, misioneros y “civilizadores” blancos, a despreciar despóticamente a los médicos tradicionales, acusándolos de charlatanes, estafadores y fraudulentos. Y todavía hoy profesionales como antropólogos, médicos y otras ciencias “racionales” consideran un engaño cualquier tipo de medicina no certificada en una universidad. Afortunadamente, cada vez más profesionales comienzan a replantearse que, tras esa compleja red de creencias ancestrales que parapetan la curación de los médicos tradicionales, se ocultan conocimientos valiosísimos para el avance de la medicina.

Algunas de las técnicas, aparentemente absurdas, de los médicos-brujo han resultado ser tremendamente efectivas. En Zambia existe un tipo de árbol que al ser cortado expulsa un líquido que, al alcanzar el ojo humano daña gravemente la retina en poco tiempo. Cuando esto sucede, el médico tradicional trae a una nodriza. Esa mujer echa unas gotas de leche de sus senos en el ojo herido y éste se recupera inmediatamente.

Para el indígena africano la savia que daña su ojo son casuales. Por qué es precisamente él quien sufre ese daño y no otro? La causa última siempre es localizada en la brujería, los espíritus o similares. De ahí que el remedio físico de urgencia haya de ser complementado por remedios espirituales.

Algunos curanderos africanos presentan un inquietante aspecto, vestido el cuerpo con una especie de “armadura” de paja capaz de de ahuyentar a los malos espíritus que traen la desgracia, sus danzas y escalofriantes gritos aterrorizan. Más allá de esas creencias ancestrales, el chaman heredó de sus mayores los conocimientos de generaciones de nativos, que han sabido desentrañar los secretos de la selva, para curar el dolor de sus semejantes.


Loa “marabus” (médicos tradicionales islámicos) comercializan sus ungüentos secretos y sus extrañas pócimas mágicas, similares a los de otros mercados parecidos, en otros puntos de Centro-África.

Más allá de los productos vegetales, las sales, las arcillas e incluso los excrementos animales son útiles en la farmacopea de la selva. La boñiga de vaca, por ejemplo, entra en una fórmula contra la hepatitis. No es fácil, conocer el contenido íntegro de las recetas tradicionales. Los curanderos, guardan sus secretos y presentan a su paciente los remedio molido, precisamente para que no pueda conocer los ingredientes.

Algunos misioneros y cooperantes occidentales, fascinados por esos secretos mágicos, han dedicado su vida a estudiar los efectos curativos de esas formulas secretas, llevándose grandes sorpresas. De hecho, voces tan autorizadas como el Dr. Juan Bartolomé Martín, Coordinador de la Ayuda Humanitaria Española en el Tercer Mundo, y médico con gran experiencia en Somalia, Ruanda, etc, nos confesaba su admiración por los conocimientos botánicos y médicos de los brujos y hechiceros tradicionales, algunos son capaces de controlar sus constantes vitales hasta casi detener su propio corazón” -nos confesaba el Dr. Bartolomé hace pocas semanas en pleno desierto del Sahara-. Existen algunos casos en los cuales nativos graduados universitarios colgaron de pronto su título para retornar a sus aldeas y convertirse en curanderos. Eso ha facilitado la convivencia de medicina convencional y curanderismo en África. Hemos visto personalmente muchos ejemplos.

En Nwabala (Malawi) los indígenas llaman doctor a cualquier sanitario, quienes ayudan  diariamente cientos de enfermos, y solo cuenta con un botiquín que contiene cajas de aspirinas, preservativos, alcohol, vendas y …nada más. Por cual los sanitarios conviven con las hierbas de los curanderos porque resulta materialmente imposible disponer de mconsideramos beneficios la edicamentos para todos los enfermos. Y están muy satisfechos de los buenos resultados.

Comentario: Quede claro que consideramos validos los servicios de las hierbas para curar y aliviar enfermedades, la magia negra es falsa magia y debe ser rechazada de forma energica, los vudú son falsedades y las adivinaciones son falsedades sin ninguna base cientifica.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s