MI PERRITA TULA .


AUTORA : Alejandra , siete años

MI PERRITA TULA.  Cuento que nos entrega con dibujos, como regalo a todos los niños en las Fiestas de Navidad.

MI PERRITA TULA. Es muy presumida, le gusta mirarse al espejo para ver lo bien que le sienta su elegante lazo rojo y su collar nuevo que le hemos comprado y del que cuelga un cascabel. Cada vez que se acerca la oímos y sabemos que llega, cuando jugamos al escondite la encuentro enseguida si se mueve.

Tula es muy bonita, de color marrón, y le gusta jugar conmigo con la pelota, que atrapa con facilidad porque es muy rapida. Cuando nos vamos de excursión nos la llevamos porque corre mucho y esta alegre, Tula siempre tiene hambre siempre, un dia que llevábamos  mochila y la habíamos dejado abierta, encontró las galletas de la merienda y se las zampo todas, ¡ay, ay, ay, que glotona! Como  mi hermana y mis primas teniamos apetito y la abuela no llevaba nada más, tuvimos que esperar a tomar un bocadillo al regreso a casa.


Cuando estoy de vacaciones me lo paso muy bien con Tula, que es muy divertida, y tenemos cada día alguna aventura,  en la calle, en el jardín o en el campo, que yo escribo en mi diario o en mi libreta.  Más las aventuras se han terminado y ahora tengo que ir al colé, Tula llora cuando me voy, ladra como diciendo ¿Es una broma, verdad? Intenta meterse en el coche pero no le damos tiempo. Por la tarde cuando regreso Tula va directa hacia mi, más no la abrazo ni puedo jugar, porque no tengo el día libre, Tula se extraña pensando ¿Por qué no me abraza? , cuando me siento para hacer los deberes, que me ha mandado la profe, Tula se pone a mi lado y me distrae, yo le digo “no Tula”, no tengo tiempo libre, debo hacer mis cosas. Tula me da en la pierna con la pata y me vuelve a distraer, ¡ahora no Tula, luego! Se queda quieta y me mira, me espera, le digo te vas a cansar, tengo muchos deberes y tengo que aprenderme una poesía,… Tula al poco rato se levanta y se a su rincón.

Llega el otoño y con las hojas que caen al suelo a Tula le gusta jugar y perseguirlas, y le gusta estar conmigo, que yo que soy su mejor amiga, estoy tan ocupada que no me puedo entretener y ella me responde moviendo la cola invitándome a participar en su diversión, así que me convence y salgo con ella al jardín, ella coge las hojas con la boca y me las da en la mano, yo corro y ella me persigue. De repente mi madre me llama: ¡Alejandra ven aquí! Si mamá, voy a la casa, para terminar las últimas sumas que me quedan y me preparo para el examen que tengo que hacer y no quiero suspender.

Tula me sigue y queda tumbada en la puerta como guardando la casa, allí queda hasta la hora de cenar, tomamos  pescado a mi perrita le gusta más la carne y los huesos, como no hay esta noche no hay se va a su cacharro  donde come los crispis, mamá de la una cucharadita de una medicina que el veterinario le recomendó,  para que no se alborote. Después de cenar mientras yo leo un cuento, Tula se tumba a mi lado encima de la cama, la acaricio y le rasco la barriga que la pone muy nerviosa; al apagar la luz ella se va a su colchón de espuma, donde tiene agua por si tiene sed por la noche.

Por la mañana, vuelta al cole, es viernes así que en el fin de semana como no hay  clase, le digo a Tula que hay fiesta y tengo muy pocos deberes así que podemos  jugar, no se si me entiende pero esta contenta porque mueve la cola muy deprisa. Nos decimos adiós yo con la mano y ella ladra guau, guau, guau, y levanta la pata.

Al regreso le doy una buena noticia, la próxima semana hay que llevar nuestras mascotas al jardín del cole un ratito. Cuando se lo digo a Tula se pone contentísima y empieza a saltar, revolcarse, da saltos de alegría, parece que se ha vuelto loca, le lanzo la pelota la persigue y se tranquiliza un poco, luego cansada va a la cocina y bebe agua de su cacharro y unas galletas. Se le están acabando las galletas y las nuevas les gustan más, le he dicho se coma las antiguas más se come con ilusión las nuevas que tienen forma de hueso, no me hace saso y no que hacer, espero se me aparezcan los angelitos que salen en los dibujos animados, uno bueno y otro malo, el bueno es un ángel y el otro es un demonio malo, si me salieran yo haría caso del bueno, cuando vuelvo a casa sigue con las mismas y ¡mira y que se lo he dicho!, Te voy a regañar como lo vuelvo a hacer, mi hermana Clara me da una solución: no les pongas de las nuevas hasta que termine las antiguas.



Cenamos en casa macarrones con tomate y queso, ¡ mmm. Que ricos! En la comida de cole hay cosas buenas y otras no tanto, aunque este plato está mas rico en casa, mi mama cuando cocina lo hace con mucho cariño.

Otro día nuevo, me levanto me aseo, y yo sola me lavo los dientes y me peino, ya soy mayor, mis padres me llevan al colegio, otros dias, me lleva mi tía, algunas veces temprano me llevan a casa de mi abuela Pilar que se llama como mi tía, también mi padre se llama como mi abuelo Florián Yubero, pero el segundo apellido es distinto.

Hoy mi tía Pilar es quien me lleva al cole, en el camino mi tía compra el pan para el bocadillo de mi primo Pablo, después compra el periódico y llegamos tarde al cole.

He tenido un día de mala suerte, me han dado en el patio un balonazo en la cabeza, luego con una raqueta en el hombreo, y otro balonazo en la espinilla, que daño como duele, ya no aguanto más y me voy a un rincón para estar lejos de los balones que tanto daño hacen, y del  raquetazo ni te cuento, pase junto a un grupo de niños que estaban hablando y de repente echa la raqueta para atrás y me da en el hombro, menos mal que dio un poco flojito, ……. De pronto piiiii, piiiii, suena la bocina y nos ponemos en fila, yo me pongo de las últimas porque los chicos salen corriendo como locos.

Cuando llegó a mi casa, allí me espera mi gran amiga  juguetona Tula y nos juntamos para divertirnos, tengo mi hermana para jugar y también amigas, más mi   perrita TULA es especial, al llegar a casa, siempre me espera, siempre se pone alegre, no se cansa de jugar y cuando alguien quiera hacerme algo ella me defenderá. Estoy amaestrando a Tula, ya sabe dar la patita, hacerse la dormida,  pedir comida con las patitas de adelante mientras esta de pie. Este fin de semana será divertido porque la voy a vestir con unos vestidos mios de cuando era pequeña y la voy a enseñar a bailar. Si me sale bien haré circo en el barrio para las amigas del cole. Mi hermana Clara venderá las entradas y mis primas Elena y Alba, acomodan a la gente que venga a vernos.  FIN

Besos de Alejandra

2 comentarios en “MI PERRITA TULA .

  1. La perrita Tula tiene la suerte de tener una amiga encantadora, que además de quererla mucho sabe escribir una bonita historia y como dice Guillermo “sigue la saga”.Un beso fuerte para Alejandra y para su abuelo… otro beso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s