Hechizos, sugestión mental.


HECHIZOS                           Alexandra David Neel de Magic and Mysticism in Tibet New York  Dover.  1971

Narra la autora  la experiencia de  un médico tiene una  con un enfermo cuyo único dato  sintomático era una rápida perdida de peso, lo que puede representar la posibilidad de un cáncer, es ingresado y  se le realizan las exploraciones y la analítica, que  dieron resultados normales,  por lo que para el doctor resultaba inexplicable, que si todas las coordenadas concilian en que todo era correcto,  el paciente no solo no mejoraba sino que empeoraba con rapidez. El médico en un detalle de modesta sinceridad explica al paciente que no encuentra le encuentra la  enfermedad que tiene, ya que los resultados de las pruebas no daban datos que pudieran orientar sobre sobre enfermedad alguna.  El enfermo explica que ha sido, objeto de un hechizo por una bruja y esta tan influenciado por este hecho que acepta  con resignación que la única solución es solo la muerte. Explica además que lo advirtió porque le faltaba un mechón de su cabello gris, por lo que deduce que este fue el medio por el que se le hizo el hechizo.

El Doctor, y un compañero,  en contra de sus creencias y de su formación como médico monta una pantomima de contra-hechizo, ante el enfermo, con  parafernalia  de quemado de pastillas y con supuestas palabras cabalísticas que se cree encierran estos actos,  lo hace arder  desprendiendo  una luz extraña azul como si fuera fantasmagórica se quema un  mechón de cabello del enfermo que  impresionado observa  en silencio  la ceremonia, una vez terminada se recoge el utillaje usado, y se le pide al afectado guarde secreto de esta operación para mantener la retirada del hechizo.

A la hora del mediodía el paciente, come con buen apetito y repite, le vuelve la sonrisa y pronto llega la inmediata recuperación, gracias a la acertada solución no médica.  Ante hecho los Doctores hacen reflexión de cómo lo que habían aprendido en la Facultad de Medicina, no encaja con la curación obtenida con medios sin fundamento científico, la enfermedad se consideraba procedente de una alteración en los procesos celulares, que producía un funcionamiento defectuosote la maquina corporal, y su obligación de medico, es diagnosticar y proporcionar un tratamiento.

Y esta manera de curar, no la puede llevar a informe a ningún Congreso, ni siquiera comentarla con sus compañeros del hospital, nadie le creería, y hasta correría el riesgo de verse desacreditado por tales practicas propios de brujos o chamanes y no de Licenciados. Más la experiencia del hombre “hechizado” y cu curación por “contrahechazo” rompía el modelo médico tradicional.

La orientación médica apunta a comprender los procesos patológicos a través del nivel molecular, unidad fundamental cuya alteración desencadena una cascada de funcionamientos modificados.  La precisión de los análisis bio-químicos  que consigue alcanzar con la medición de los niveles moleculares son reconocidos para  cada dolencia clínica, se la conoce con el nombre de teoría molecular del origen de las enfermedades.  Esta  precisión ha creado un “aurea” de prestigio, todo lo cual  es aceptado  por todo el conjunto profesional medico, nadie duda en nuestro tiempo de estas posibilidades.     Este caso de hechizo, vino a desvirtuar las creencias firmes bases de la ciencia moderna.  Era como si el hechizado hubiera también lanzado un maleficio a la medicina, haciéndole enfermar.

COMENTARIO

Típicamente, el hechizo consiste en una representación simbólica del efecto que se pretende conseguir bajo la invocación de una deidad o fuerza mística. En sus orígenes y en algunos casos de la cultura popular, es un acto instantáneo sin una forma común. Tanto es así que supuestamente puede ejecutarse incluso de manera involuntaria, como ciertas formas de mal de ojo.

El hechizo ha sido perseguido bajo la acusación de brujería, sobre todo en las naciones que tenían al Cristianismo por religión de Estado. Era común en sociedades paganas,  cuya realidad está bien documentada en numerosas fuentes históricas, actividad que incluso sobrevive algunas zonas, como las de religión vudú o chamánica de pueblos nativos de África y Sur América entre otros. Hoy su práctica se considera jurídicamente bajo el amparo de la libertad de creencias protegida como derecho fundamental por la mayor parte de legislaciones democráticas, si bien ello no impide que se persigan abusos y estafas de importancia cometidas por supuestos “brujos”  basándose en la credibilidad  de personas ingenuas.

Cuando el objetivo del hechizo y los medios empleados son considerados inmorales, ilegales o perniciosos por la sociedad donde se realiza, se le denomina de magia negra. Si por el contrario la sociedad considera inocuos sus objetivos y medios, es calificado como de magia blanca. A nivel popular, mucha gente los practica en privado, siguiendo las instrucciones de libros esotéricos o medios similares.  Consejos tales “como tómese unos cabellos largos de la persona amada y trenzados anúdense sobre el brazo izquierdo y llevelos allí durante siete días” son  presuntamente inocuos y de escasa eficacia.

También existen hechiceros profesionales que atienden solicitudes de  particulares,  a cambio de un precio de consulta. Los objetivos que se pretenden alcanzar suelen englobarse en solicitudes de ayuda en  salud, filtros de amores y soluciones económicas,  también son frecuentes los de venganza  que incluyen odio por celos, y engaños de todo tipo.

LAS células, tejidos y organismos, tienen como base estructural miles de moléculas cuyo comportamiento no obedece otras leyes que las generales de la física y de la química. Para penetrar en el conocimiento del funcionamiento de las células, hay que comenzar por saber, en última instancia, de qué tipos de moléculas están hechas. Aunque los organismos vivos están compuestos de una variedad limitada de átomos, la variedad de moléculas es enorme; ello se debe, en parte, a que en su composición el elemento central es el carbono. Este elemento puede formar cadenas, y una gran diversidad de compuestos; en la mayor parte de los casos se combina con el hidrógeno y el oxígeno, pero en muchísimos otros con distintos elementos.

Los análisis de sangre y orina, entre otros dan la pista con sus resultados de desajustes orgánicos a través del cual es posible detectar enfermedades y su tratamiento. Más un médico con formación occidental, no reconoce algunas enfermedades “espirituales “como las del hechizo, y desconoce su tratamiento.

Los médicos de este ejemplo, no presentaran el caso clínico en sus reuniones y conferencias, ni siquiera comentarlo con sus propios compañeros de trabajo porque podrían objeto de burlas o incluso serles retiradas la licencia,  al menos temporalmente.

La técnica médica de occidente, es incapaz de reconocer el hechizo como enfermedad  volviendo  la espalda a realidades humanas culturales.  Esto existe y en estos momentos de globalización de la medicina y de incorporación a las consultas inmigrantes con derechos a asistencia social, habrá que resolverles sus enfermedades no físicas. No se trata de volver a abrir aquellos viejos tratados de desencantamientos ni buscar “caballeros salvadores”, sino que una medicina alternativa que existe en el mundo del “Sur” sea conocida por la ciencia actual, o incluso que especialistas en estos campos sean destinados a casos raros o exóticos. Los médicos nativos que reconocen la supremacía de los occidentales en diagnostico, y cirugía, consideran que también ellos pueden aportar saberes culturales a las enfermedades.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s