LA BACTERIOLOGIA, LOUIS PASTEUR y ROBERT KOCH


 

Bacilo de koch

Bacilo de koch

Los descubrimientos de la ciencia bacteriológica fueron fundamentales en aclarar aspectos conceptuales de la medicina: fortalecieron la noción de las entidades morbosas separado del elemento causal y apoyaron la concepción de que el efecto es por causa “suficiente y necesaria”.

El gran mérito de Pasteur, fue demostrar de forma definitiva, la falsedad de las teorías de la generación espontánea y la pululación de bacterias en el medio ambiente. Explicó con argumentos y ensayos irrebatibles, que las bacterias podían producir transformaciones químicas, como la fermentación, y enfermedades en animales, con esta teoría se inició la vacunación en el hombre aplicando gérmenes atenuados, prueba indirecta del poder patógeno de las bacterias.

Louis Pasteur en 1854  era Profesor de Química y Decano de Ciencias en la Universidad francesa de Lille. Allí fue requerido por una comisión de vinicultores de la región, para que investigara sobre la fermentación y los motivos que producían la descomposición de los caldos y se acidificaba el vino. Descubrió que la sustancia que lo alteraba era el ácido láctico, y que en la fermentación era producida por microorganismos.

También descubrió la fermentación butírica, pero en este caso el agente, el vibrión butírico, era un anaerobio. Así llegó a la conclusión de que la putrefacción se producía por anaerobios que actuaban sobre las proteínas. Descubrió el poder bactericida del calor a temperatura de 50 a 60º C, durante tiempos largos; proceso al que denomino pasteurización, utilizado la conservación de alimentos. (Actualmente utilizado en conservas y la industria lechera).

Robert Koch. Demostró por primera bacterias son causa de las enfermedades que acosan a los hombres, y describió principios de la bacteorologia moderna y actual.  En 1882 descubrió el bacilo de la tuberculosis. (Mycobacterium tuberculosis) y formuló postulados que llevan su nombre para demostrar el origen bacteriano de una enfermedad:

  • El agente debe encontrarse en cada caso de enfermedad bacteriana.
  • No debe encontrarse en casos con otra enfermedad.
  • Debe ser aislado.
  • Puede y debe ser cultivado.
  • Al ser inoculado debe producir la misma enfermedad.
  • Debe ser aislado de nuevo del animal o persona inoculada.

En 1883, en una misión Alemana desplazada a Egipto y la India, descubrió el vibrión del cólera, una enfermedad que en graves pandemias ocasionaba numerosas victimas.

Desarrolló los métodos de esterilización, principalmente con vapor de agua, la asepsia, superior a la antisepsia con ácido fénico que había introducido Joseph Lister en 1867.

En 1890 anunció el descubrimiento de la tuberculina, un preparado de proteínas del micobacterio y que Koch elaboró como remedio contra la tuberculosis. No era eficaz como vacuna, y resultó ser un medio importante para el diagnóstico.

En el año 1891, el gobierno alemán lo puso en la Dirección del Instituto de Enfermedades Infecciosas en Berlín. Se retiró en 1903, en 1905 recibió el Premio Nóbel. Murió en 1910 tras haber dejado en el Instituto más avanzado de su época.

Sus numerosos discípulos siguiendo el iniciado camino de la investigación, e iniciaron con sus descubrimientos una era nueva de avances para el diagnostico y curación de graves enfermedades: Gaffky y Eberth descubrieron el bacilo tífico; Löffler, el bacilo diftérico; Pfeiffer, el Bacillus influenzae; Welch, norteamericano, el clostridium de la gangrena gaseosa; Kitasato, japonés junto con Nikolaier, descubrieron, el bacilo tetánico. Emil von Behring, otro discípulo, descubridor de la antitoxina diftérica y de la sueroterapia, fundador de la toxicología, recibió el Premio Nóbel en 1901. Paul Ehrlich, otro discípulo, fundador de la inmunología, recibió el Premio Nóbel en 1908 junto con Ilja Metchnikoff, descubridor de la fagocitosis.

La dedicación, el interés y esfuerzo de tales investigadores crearon escuela y ayudaron a salvar a millones de personas,  animales y plantas, a prevenir enfermedades y crear bienestar humano. Nuestro agradecimiento.

Bueno es pequeño

Un comentario en “LA BACTERIOLOGIA, LOUIS PASTEUR y ROBERT KOCH

  1. Pingback: La evolución de las farmacias y su paso hacia farmacia online

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s