ESPACIOS PARA VIVIR EN FELICIDAD.


ESPACIO para vivir feliz.

El espacio esta en función de los seres humanos que  lo usan, lo viven, que lo disfrutan, lo recorren y dominan. El espacio humano se  crea y recrea cotidianamente en nuestras acciones, es más que un simple contenedor de hechos sociales, en un medio heterogéneo, indiferenciado, en el que existe una relación entre espacio, sociedad y  cultura, que encierra múltiples realidades y cuyos límites son difusos, un espacio que la Antropología examina con la investigación de la micro-sociología del espacio público, para abordar el fenómeno del espacio urbano bajo los aspectos: El hombre, lo público, la cultura y las circunstancias del ecosistema.

El hombre primitivo habitaba en un espacio que le obligaba el clima y el terreno, se adaptaba al entorno.  Cuevas y árboles eran su refugio y espacio adecuado para defenderse de los grandes depredadores, el hombre evoluciono a cazador nómada tras el rastro de sus presas o en busca de los frutos del bosque. Cuando descubrió la agricultura deja de ser itinerante para convertirse en sedentario, vive agrupado para defenderse de ataques. Las toman el valle y las riberas más productivas para frutos y cosechas por lo que unos y otros comienzan a disputar el espacio, para defenderse agrupan las viviendas y en su entorno construyen vallas, muros y grandes murallas rodeadas de fosos.

En España en época Medieval y del Renacimiento, una ciudad era población que estaba  regida por el rey, quien recibía las tasas que pudieran ser impuestas, a cambio de fueros. Esta calificación de ciudad era independiente del tamaño. Hoy Europa considera como ciudad una aglomeración de más de 2.000 habitantes siempre que la población agrícola no exceda del 25% sobre el total. A partir de 10.000 habitantes, todas las aglomeraciones se consideran ciudades, siempre que éstos se encuentren concentrados generalmente en edificaciones colectivas  altas, y se dediquen a actividades de los sectores secundario y terciario (industria, comercio y servicios,) siendo las demás denominaciones, pueblo, o villas.

El hombre, es un actor social cuya pertenencia comunitaria está posicionada entre el espacio de la ciudad y sociedad, donde oscila entre las vinculaciones fuertes del grupo primario como la familia o el espacio residencial y de los roles adquiridos como trabajador, usuario de los servicios y de los espacios de contacto público. Donde lo público, es una categoría de la sociabilidad diferente de la muchedumbre o masa; es la representación de lo social con indiferencia del entorno o la proximidad física; denota, más bien, lo que Joseph (1) llama urbanidad, con formas de comportamiento,  modos de vida y prácticas propias de los habitantes urbanos, que señala el camino de las relaciones sociales, que marcan las costumbres de la ciudad.

Las interacciones sociales que contiene el espacio público se intensifica por la acción de los medios de comunicación que alimentan acontecimientos, el rumor y la noticia por efecto. La vinculación social es precaria en los actuales espacios públicos, y poco propicia a la integración, como lo ejemplifica la experiencia  el simple hecho de hablar o vestir diferente, informa que existen límites o muros permanentes que dificultan la  adaptación a un entorno que obligan a la pérdida de sus referentes culturales, y adaptarse al  valor de la rutina, y conocer los repertorios donde cada uno interpreta su papel, por tanto se le exige un cambio de rol que puede generar frustración, más permiten el vínculo que da coherencia al comportamiento de los sujetos.

La ciudad es un espacio abierto donde el hombre es parte del ecosistema y de sus diagramas energéticos, los ecosistemas urbanos precisan gran volumen de energía para los organismos vivos y la energía que hace funcionar el sistema y la movilidad que permite explotar otros ecosistemas de zonas alejadas,  para aportar la materia y la energía necesarias a los grandes espacios de la ciudad. El agua, los alimentos, la electricidad, los combustibles fósiles, serán consumidos en la ciudad o serán transformadas antes de su consumo en el propio sistema o en otros diferentes.

Los crecimientos explosivos, que ha sucedido en los últimos 25 años en las regiones metropolitanas, proporcionan una aportación mayor de energía y oportunidades para las nuevas colonizaciones, que aumenten también la diversidad y se cree una mayor estabilidad, donde el suelo “materia básica”, es un recurso no renovable y queda supeditado a la explotación que se ejerce sobre grandes espacios, que han estado sometidas a un proceso acelerado de urbanización  elevada.  Margalef (3).

El modelo de ordenación del espacio que se propone es el mantenimiento de la estructura y de un nivel de explotación sostenible de los sistemas urbanos:  Cada espacio, por pequeño que sea, debería ser tratado con la atención necesaria para convertirlo en un espacio de calidad y de identificación positiva, eliminando las áreas degradadas por efecto de la acción humana.

  • Incorporar nuevos espacios para nuestra satisfacción, sin sustraerlos a los usos que la naturaleza hacía, para insertarse en una lógica sistémica, donde el espacio  ocupa una función propia, que ha de concebirse en la búsqueda de calidad.
  • Evitar el despilfarro actual del espacio, que ofrece espacios con atractivos que suelen coincidir con zonas reducidas complejas o para una función única, donde la presencia deja de tener sentido cuando la función se ha realizado.
  • El mantenimiento y/o aumento de la complejidad de un espacio ocupado por un sistema se desarrolla a costa de disminuir y simplificar otros espacios. Es explotación de un espacio sobre otro.
  • La mayor parte de las áreas que en la actualidad se proponen para ser conservadas son áreas residuales que no habían estado utilizadas desde hace tiempo por su mala calidad o situación, los parques naturales están en la montaña o en las marismas, terrenos que antiguamente se habían conceptuado como inhóspitos.
  • El sistema económico, tendría que acomodar sus instrumentos para la minimización en cantidad y peligrosidad de los residuos. Aprovechando estos en la explotación de sistemas naturales y agrícolas, donde la energía de dependerá de la radiación solar como fuente que no aumenta la entropía del planeta.

Explica Margalef (3), que en Europa la explotación tradicional de la tierra se basaba en granjas que organizaban el espacio a su alrededor como un puzzle de campos de cultivo, pastos, y fragmentos de bosques. Se ha comprobado que este mosaico resulta un instrumento de conservación muy eficaz; de esta manera ha mantenido e incluso aumentado la diversidad de las comunidades vegetales que se ha enriquecido con muchas comunidades organizadas con la acción del hombre. El sistema que ha conducido hacia una estructura de este tipo es el grado diferente de explotación que fue más intensa allí donde el sistema era más productivo y más suave en las regiones agrestes y los suelos más pobres. Este paisaje es adecuado desde cualquier punto de vista ecológico y de satisfacción en la relación humana con el espacio.

El ser humano renunciando a la felicidad de la tranquilidad espiritual en las pequeñas ciudades, se lanza de forma no comprensible y masoquista a residir en urbes enormes donde su  vida quedara marcada por el stress, y su organismo sometido a tensiones perdiendo así la posibilidad de gozar más de su vida diaria en un entorno acogedor.

Bibliografía : (1)Isaac Joseph (1988) El Transeúnte y el Espacio Urbano, Barcelona: Gedisa.(2)MUÑOZ, Jairo. Antropología Urbana/ D. Uzzel y R Provencher – Bogotá: Universidad Nacional 1981.(3)Margalef, R. (1986 y 1992) “Ecología” (Editorial Omega.),  (1991) “Teoría de los sistemas ecológicos”. (Entidad Editora Universitat de Barcelona.),  (1992) “Planeta Azul, Planeta Verde” (Prensa Científica, S.A.)  (1995) “La ecología entre la vida real y la física teórica” (Investigación y ciencia. Ed. Prensa Científica.)

Bueno es pequeño

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s