LA INQUISICIÓN EN ESPAÑA


imagen.php

SAMBENITO, vestimenta de los condenados por la Inquisición.

INQUISICIÓN, Significa investigar, averiguar, sacar a la luz, descubrir .

La Inquisición, fueron instituciones dedicadas a la represión para erradicar creencias contrarias a la Iglesia Católica, “herejías”, los religiosos llegarían a la conclusión que los culpables debían ser  castigados o eliminados, en cualquier caso desposeídos de todos los bienes.

En los inicios de la Iglesia la pena habitual por herejía era la excomunión (expulsión). Cuando los emperadores romanos convierten el cristianismo en religión de estado en el siglo IV, los  no católicos empiezan a considerarse enemigos del Estado y de la iglesia católica, aunque en general desaprobaba en ese momento los castigos físicos.

Fue iniciada por el rey francés y apoyada por el Santo Padre el Papa de Roma, contra la doctrina albigense, que no coincidía con la iglesia católica en relación al matrimonio y otras instituciones de la sociedad. La primera inquisición  fue fundada en 1184 en el sur de Francia para combatir la herejía de los cataros o albigenses, que eran inofensivos cristianos hombres buenos incapaces de hacer mal a nada ni nadie.

La Inquisición medieval fue establecida  por la bula del papa Lucio III, en1184, como  instrumento para acabar con la herejía  cátara. Fue decisión que facilitaría la creación del Tribunal de la Santa Inquisición y del Santo Oficio. El castigo físico a los herejes fue asignado a los laicos. Mediante esta bula, se exigía a los obispos que interviniesen activamente para extirpar la herejía y se les otorgaba la potestad de juzgar y condenar a los herejes de su diócesis.

Hasta 1230, se denomina “Inquisición episcopal”, porque era administrada por los obispos locales. En 1231 acaso de la Inquisición episcopal, Gregorio IX, creó la “Inquisición pontificia”, dirigida directamente por el Papa y dominada por órdenes religiosas mendicantes. En 1252, el papa Inocencio IV autorizo el uso de torturas para obtener la confesión de los reos. Las penas eran variables. Los herejes persistentes eran entregados para la ejecución de la pena de muerte.

Se implantó en el reino de Aragón en 1249, y en la Moderna, con la unión de Aragón con Castilla,  bajo la tutela y control  de la monarquía totalitaria de los Reyes Católicos Isabel y Fernando se impuso con el nombre de Inquisición Española en 1478 por una bula papal con la finalidad de combatir las prácticas de los judeoconversos españoles. A diferencia de la Inquisición medieval, dependía directamente de la corona española. Se implantó en todos los reinos de España donde antes no existía, en Sicilia y Cerdeña (que entonces formaban parte de de la Corona de Aragón) y en los territorios de América. Actuaron tribunales de la Inquisición en México, Lima y Cartagena de Indias. La Inquisición se convirtió en institución  que servía como instrumento del poder real, en una policial estatal que se extendió a América; más tarde los países cristianos se unieron a partir de 1536 a estás practicas inhumanas.

La historia de la Inquisición española puede resumirse en las siguientes etapas:

.- Desde la fundación en 1478 hasta el 1530, tuvo gran actividad. Entre los  conversos (que se convertían al  catolicismo para residir en las ciudades españolas, en su mayoría árabes y judíos) y otros denominados herejes, como los cristianos protestantes. Fue un periodo de severas penas.

.- A partir  del 1530 y hasta 1640. La actividad del tribunal fue menor, el objetivo principal en esta época fueron los nuevos cristianos y la censura de libros y a causas morales relativas a homosexualidad y se vigilo las actividades  de extranjeros.

Los procesos podían terminar con la libre absolución (en pocos casos), o con condena, podía ser leve, y el castigo podía ser una multa, una reprensión y llevar un sambenito,  para que se supiese que había sido penitenciado por el Santo Oficio y prestase atención por si volvía a cometer herejía. Si el veredicto era persistente, seria entregado a la jurisdicción ordinaria para su ejecución. Si el reo a ajusticiar se arrepentía, se le ahorcaba o se le degollaba, si no abjuraba de sus errores, se le quemaba vivo. Los procesos podían hacerse también en ausencia del reo, de forma que si se sentenciaba al mismo a la máxima pena, se les podía quemar en efigie, en forma de un muñeco, si el reo había muerto ya, se desenterraban sus huesos y se quemaban. Las ejecuciones se realizaban en los autos de fe, actos públicos en los que se buscaba la ejemplaridad del castigo y que terminaron convirtiéndose en aparatosos festejos.

La Inquisición romana, también llamada Congregación del Santo Oficio, fue creada, frente al protentastismo, por el Papa Pablo III en 1542. Se trataba de una congregación permanente de cardenales y otros prelados  con la tarea de desmantelar, atacar la integridad de la fe, y examinar y proscribir los aciertos y verdaderas doctrinas, se comenzó a perseguir a numerosos sospechosos de heterodoxia, entre los que se encontraban varios miembros de la jerarquía eclesiástica, como el cardenal inglés Reginald Pole.

En 1998 Juan Pablo II abrió los archivos secretos del antiguo Santo Oficio, con la documentación sobre los procesos inquisitoriales en la Europa Católica, Apostólica y  Romana, que desmitifica  una parte del genocidio en países como España por brujería, la aparición de la figura de la bruja poseída por el diablo, fue en 1484, cuando Inocencio VIII, afirma de la existencia de la brujería: Ha llegado a nuestros oídos que gran número de personas de ambos sexos no evitan el fornicar con los demonios, que mediante sus brujerías, hechizos y conjuros, sofocan, extinguen y hacen perecer la fecundidad de las mujeres, la propagación de los animales, la mies de la tierra.

En España, durante los tres siglos que dura la Inquisición, aunque sería el último país en abandonar la cruel figura de la Inquisición, ya hacía mucho tiempo que no ejecutaba a muerte a supuestas brujas; se ejecuta a la última en 1611, una niña catalana llamada Magdalena Duer. En el caso español, los juicios por brujería de la Inquisición eran juicios con un proceso legal, documentados y organizados por el estado, aunque se usó la tortura como medio habitual. La pena más común era el destierro de seis años de la ciudad donde viviera; la absolución era frecuente. Era significativa la suposición de que las supuestas brujas habían bebido vino y estaban enfermas de modorra. Con la confesión del brujo, la inquisición advertía:

Que no procede en estos casos por solo la forma de ser brujos y hacer los dichos daños, si no testifican de haverlos visto hacer algunos daños, porque muchas veces lo que dicen han visto y hecho les succede en sueños y juzgan se hallaron en cuerpo y lo vieron e hicieron con los que testiffican y les figura el demonio cuerpos phantasiosos de aquellos que dicen vieron sin haverlos visto ni hallándose allí para que hagan esos daños de inflamar en peligro a los que no tienen culpa.

La hechicera tradicional dio origen popular a la brujería. La hechicería, era adivinadora o curandera, con un fin lucrativo. La bruja apareció como una figura degenerada, sobrenatural, pervertida por el diablo y de intenciones malvadas.

El papa Juan Pablo II, pidió perdón por los errores que hubieran cometido los hombres de la Iglesia a lo largo de la historia, así como por haber dejado de hacer el bien necesario en favor de judíos y otras minorías perseguidas.

Comentarios:

La Inquisición actúo, quebrantando la integridad física de los presos, enfrentándose con el derecho a la vida, contra la libertad de creencias fundamental en los derechos humanos. Eran tiempos de ignorancia, oscurantismos y dogmatismos, que tienen una consecuencia que puede molestar a los seguidores de algunas religiones, respecto a las inhabilidades doctrinales.

NOTA: VER EL INTERESANTE ENLACE QUE RECOMIENDA VISITAR EL COMENTARIO DE ALFREDO.

Un comentario en “LA INQUISICIÓN EN ESPAÑA

  1. El 4 de diciembre de 1808 Napoleón abolió la Inquisición en España. El 21 de octubre de 1811 se puso a la venta a cuatro reales en la Imprenta Real el libro “Auto de fe celebrado en la ciudad de Logroño en los días 7 y 8 de noviembre2 del año de 1610, siendo Inquisidor General el Cardenal Arzobispo de Toledo don Bernardo de Sandobal y Roxas. Segunda edición, ilustrada con notas por el bachiller Ginés de Posadilla, natural de Yébenes” El mentado bachiller era en realidad un ilustre ciudadano llamado Leandro Fernández Moratín que quería de esta forma dar a conocer “la calamidad que fue el difunto tribunal” pero por si acaso lo hizo bajo seudónimo.
    Dicho documento puede consultarse en la Biblioteca Cervantes o aquí: http://www.vallenajerilla.com/berceo/gildelrio/autodefe.htm

Los comentarios están cerrados.