El Real Hospital de Santiago Cuenca (España).


Cuenca 6 de Agosto 2009 008

Cuenca 6 de Agosto 2009 009

Cuenca 6 de Agosto 2009 013

Cuenca 6 de Agosto 2009 010

El Real Hospital de Santiago Cuenca (España).

En la conquista de la Ciudad de Cuenca  el rey Alfonso VIII, fue ayudado por grupos de caballeros,  de templarios y de los monjes soldados de la Orden de Santiago,  por la ayuda prestada al rey, a los participantes  en tales eventos tenían parte  de los territorios conquistados y tomar bienes de los derrotados.

En el extrarradio de la ciudad y lejos de las murallas, unas tierras circundantes les correspondieron a los caballeros Tello Pérez y Pedro Gutiérrez, propiedad de  escaso valor consistente en unas casas bajas árabes de adobe, rodeadas de terrenos baldíos, estas tierras por petición de la Orden de Santiago fueron permutadas a sus propietarios y entregadas en 1182, a la Orden, que recibió el que fue maestre don Pedro Fernández, para construir sobre los terrenos El Real Hospital de Santiago

El Hospital de Santiago y la Iglesia fue construida con el apoyo económico de Alfonso VIII tras la conquista de Cuenca y entregada en propiedad a la Orden de Santiago, se reconstruyó en el siglo XVI, y se le añadieron reformas en el siglo XVIII. Hoy ofrece una mezcla de estilos renacentista y barroco,

Los santiaguistas destinaron al principio la fundación a hospedaje y restablecimiento de cristianos rescatados del cautiverio, pues las batallas para la reconquista del territorio a loa árabes continuaron. Luego se transformaría en Hospital para enfermos pobres y peregrinos. Esto fue hacia 1250, cuando con todas las rentas se formó una encomienda con la obligación de sostener el Hospital.

El primer obispo de Cuenca, don Juan Iones, concede cuarenta días de indulgencia a cuantos favorecieran al Hospital. Cuenca, Huete y Uclés y sus aldeas se comprometieron a entregar a la orden ayuda en forma de ganado, cereales, y dinero. Como en alguna ocasión de malas cosechas el compromiso no era cumplido, el Papa Honorio III, en 1220, comisionó al deán de la catedral de Toledo para proceder contra los que no cumpliesen las promesas y votos solemnes de mandas y legados a favor de los hospitales santiaguistas de Cuenca y Alarcón. En 1260 el Papa Alejandro IV expide una bula por la cual prohíbe le sean arrebatadas, al Hospital de Santiago las donaciones hechas por los fieles.

En 1720 se construyo un claustro interior del que se conservan las columnas y soportes renacentistas, y una portada. En 1812  el hospital fue destruido casi en su totalidad en un incendio provocado por las tropas de Napoleón. Del incendio se salvaron la portada lateral de y la fachada principal, obra de Francisco de Mora, arquitecto del rey Felipe III. El hospital perteneció de siempre a las Órdenes militares, Las Hijas de la Caridad se hacen cargo de la obra en el año 1.877, dedicándose desde entonces al servicio de las personas necesitadas. Después de una larga trayectoria como Hospital Provincial y de Beneficencia, en reconocimiento a su labor, por Real Decreto del 14 e Marzo de 1.899 es clasificado de Beneficencia Particular, confirmado después por Orden Ministerial del 5 de julio de 1.912.

Incluido en el Hospital de Santiago, se construyo una Iglesia en un edificio de planta rectangular, edificada sobre una iglesia antigua fundada por Alfonso VIII en 1182. En 1763 se observa que amenaza ruina, se entraba en ella con bastante miedo para celebrar la misa y los capellanes se ven obligados a retirar el Santísimo, es preciso derribar la iglesia antigua y hacer otra de nueva planta. Toda la obra vendría a costar 139.682 reales de vellón. Se saca a subasta y, dado que en las condiciones figuraba una fianza que nadie estuvo dispuesto a dar, se determinó que se hiciera por contrata. José Martín de la Aldehuela, logro una de sus más hermosas creaciones. Es una sola nave, con capilla mayor en la cabecera y coro alto a los pies, conservándose como único acceso el de la antigua puerta de 1666, desde la galería del patio. Alrededor de una pintura de la bóveda, que representa la batalla de Clavijo, puede leerse: SE HIZO ESTA IGLESIA SIENDO ADMINISTRADOR DON JOSEPH FERNÁNDEZ RELUZ, DE ESTA ORDEN, AÑO DE 1766, que parece que es el año de la terminación de los trabajos. Cuenta con una gran espadaña barroca y una portada también de este estilo,  tiene planta de cruz latina interior, crucero con cúpula de media naranja y decoración rococó, sobre el dintel  de la puerta se coloca un escudo de los reyes de España administradores de la Orden de Santiago, sobre la hornacina había una estatua de Santiago peregrino, hoy desaparecida.

A finales de este siglo XVIII hubo desavenencias entre el Hospital y el Obispo de Cuenca don Sebastián Flores Pavón, que pretendía edificar su Casa de Recogidas (de Beneficencia), en terrenos de la Orden de Santiago  que perjudicaba además el emplazamiento del molino. El obispo había conseguido un privilegio real para realizar la fundación en aquellos terrenos que previamente habían sido concedidos en anterioridad a la Orden de Santiago. El caso demuestra que cuando se trata de bienes la Iglesia y los religiosos se pelean con valentía, gano el Obispado.

La Orden de Santiago,  que estableció el hospital  en esta ciudad desde la época en que fue conquistada, lo fue hasta épocas reciente sin interrupción, y con el surgimiento de instalaciones hospitalaria modernas en la ciudad, fue convertido en residencia de ancianos que no tienen familia o no pueden atenderlos. Entre los atendidos hay un porcentaje que presentan importantes minusvalías físicas y psíquicas.

Una dedicación de ochocientos años, en atención a enfermos, merece el reconocimiento de la sociedad, de forma especial a la Monjas de la Caridad que ofrecieron su vida con abnegado esfuerzo y sacrificio en favor humanitario de los demás.

Bueno es pequeño

Un comentario en “El Real Hospital de Santiago Cuenca (España).

  1. Soy hermana de Sor Rosa, actual responsable del Hospital de Santiago, mi comentario sobre la labor que ejercen las Hermanas de la Caridad en el hospital, solo se puede expresar con una sola palabra INMENSA, y por desgracia no tienen el merecido reconocimiento a su trabajo, pero no solo ellas, tambien el personal es admirable con el cariño que tratan a los abuelos y abuelas, si todos estos centros trataran a estas personas como en el Hospital de Santiago, la vida de los mayores seria mas feliz, pero yo invitaria a todo el que tenga oportunidad, de viajar a Cuenca, dediquen un poco de su tiempo en visitar esta maravilla de lugar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s