BUTAN el mito de la Felicidad


Produced by ABC Australia , Distributed by Journeyman Pictures

Bután, un país en donde la riqueza no se mide en dinero, sino en Felicidad

Bután, situada  en Asia, entre India y China, es una pequeña nación budista, metida en las montañas de la cordillera del Himalaya, con una población de unos dos millones de habitantes.

La mayoría de los países miden el bienestar de la población con base al Producto Interior Bruto, lo cual puede en algunos traducirse que al estar la riqueza desigualmente repartida, habría unos ciudadanos con enorme bienestar y otros muchos a veces en mayoría inmersos en la pobreza total. En Bután existe un original medio implantado por el rey de Bután, es la Felicidad Nacional Bruta,  no se mide la riqueza que corresponde a dinero, bienes o pertenencias, sino la felicidad de las personas.

El rey Jigme Singye Wangchuck, aplicó esta idea en su sistema de gobierno y ha creado una comisión nacional para cuantificar la Felicidad Bruta del País, que preside Karma Tshiteem, encargado de la Comisión que maneja las estadísticas de la Felicidad de la Nación, que controlara los baremos de los siguientes factores: bienestar psicológico, salud, educación, buen gobierno, vitalidad de la comunidad y diversidad ecológica;  la evaluación se hace mediante entrevista obteniendo resultados que califiquen las situaciones en momentos puntuales, y se toman decisiones  gubernamentales con el fin de potenciar y aumentar la Felicidad Nacional Bruta, de lo cual se espera obtener resultados a corto plazo.

Por el momento y según últimas estadísticas,  y los primeros estudios arrojan que casi un 68% de los Bhutaneses no se siente “feliz” teniendo en cuenta los factores anteriores, cosa que denigra las mismas estadísticas. La esperanza de vida promedio es de 61 años. Existen  médicos cada 5.000 personas, según un estudio de los años 90. Sólo el 58% de la población tiene acceso directo a agua potable. La televisión llegó hace sólo cinco años a este país rural, cuya economía depende fundamentalmente de la agricultura. Bután no moneda hasta 1960 y que Internet y la Televisión llegaron en 1999, la libertad de prensa llego en el año 2000. Es único país del mundo donde el tabaco está completamente prohibido,  y cuya venta y consumo está penado con multas correspondiente a 200 Euros. Bután ha estado cerrado a los visitantes extranjeros  y solo se autorizó el turismo en los años setenta, que deben pagar 150 dólares por persona y  por cada día que permanecen en el país, por lo cual el numero de turistas, es bajo muy bajo.

El ritmo de los cambios ha asustado a una parte de los habitantes del país, que ha vivido hasta hace poco en un ambiente medieval, ahora está surgiendo una cultura democrática.

No obstante, su política ha dado frutos entre los butaneses, quienes a pesar de su precariedad económica, son, el octavo pueblo más feliz del mundo por delante de Estados Unidos.

A propuesta del rey Wangchuck, se aprobó la actual  Constitución, abdicó en diciembre de 2006 a favor de su hijo Jigme Khesar. Las primeras elecciones del gobierno fueron en 2007.

Tras la formación del nuevo Gobierno, el rey mantendrá su rol como jefe de Estado y, según la Constitución, sólo podrá ser destronado con el voto de al menos dos tercios de la cámara.

Comentarios:

Las técnicas de relajación que utilizan los budistas, producen un relajamiento que irradia la felicidad al se humano.

Bután ha sido un país de tipo feudal, donde la máxima autoridad divina y humana era el rey, que ahora empieza a tomar tintes democráticos, quizás por los vientos de libertad que soplan de todos lados. De todos modos al rey según apreciamos en el video de la BBC, se le da una veneración cercana a lo divino, lo cual solo corresponde a mentalidades sometidas a manipulación educacional.

El ser humano para ser feliz, precisa de ser libre, donde sus ideas y creencias surgen de la razón y no de imposiciones, esa gente vasallos hasta hace muy poco y que todavía no tienen la total categoría de ciudadanos, la felicidad que tienen es a través de una escasa abertura, similar a la de los mulos a los que se les ponen anteojeras para que solo puedan ver una sola dirección que es la que le interesa al dictador.

En principio esa frase de exuberante y pedante ambición, es una parafernalia de tipo de marketing  con objeto de crear ideologías que permitan la inmovilidad, monárquica en Bután. Este video solo es interesante por el aspecto folclórico de la ceremonia y la originalidad e las vistosas indumentarias para nosotros interesantes desde el punto de vista de conocimiento humano. Lo cual no evita que consideremos esta frase de Felicidad Nacional, como un eslogan político, por tanto no apreciado, no cuantifica ni califica los medios a aplicar, si el proyecto consiste en humanizar y socializar la vida de los butaneses podría ser una decisión de plena justicia.

Bueno es pequeño

2 comentarios en “BUTAN el mito de la Felicidad

  1. Conocí a un señor de Bhután en la India. Lo expulsaron de mala manera del país por ser musulmán. Lo dejaron sin nada…propiedades, ahorros, papeles…. Viva la felicidad de Bhután.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s