Isla de PASCUA, PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD.


Un moai (del rapanui moai, “escultura”) es una estatua de piedra monolítica de la Isla de Pascua, Chile, ubicada a 3.600 km al oeste de su costa continental y 2.100 km de Pitcairn de la Polinesia Oriental, siendo una de las islas mas lejanas de la Polinesia, encontrándose actualmente bajo la administración y soberanía chilena.Los moais son el principal atractivo turístico de esta isla chilena, cuyos habitantes viven del turismo y la pesca.

Los más de 600 moais conocidos tallados por polinesios están distribuidos por toda la isla. La mayoría de ellos fueron labrados en toba del volcán Rano Raraku, donde quedan cerca de 400 moais más en diferentes fases de acabado. Todo indica que la cantera fue abandonada repentinamente, quedando estatuas a medio labrar en la roca. Prácticamente todos los moais terminados fueron posteriormente derribados por los isleños nativos en el período siguiente al cese de la construcción.

Los primeros navegantes europeos que a comienzos del siglo XVIII llegaron a la Isla de Pascua no pudieron creer lo que estaban viendo. En esa pequeña área de tierra, descubrieron cientos de estatuas enormes sobre la superficie de toda la isla.

Actualmente, los moais son finalistas de las Nuevas Siete Maravillas del Mundo.

El significado de los moais es aún incierto, y hay muchas teorías en torno a estas estatuas. La más común de ellas es que las estatuas fueron talladas por los habitantes polinesios de las islas hace al menos 500 años. Se cree que habrían sido representaciones de antepasados difuntos (como señales lapidarias) o quizá de personajes importantes vivos, además de símbolos de estatus familiar.

Se cree que montañas enteras fueron removidas para su creación. La roca volcánica fue cortada con facilidad, y rocas masivas que pesan miles de toneladas estaban tiradas en varios lugares donde no pudieron ser refinadas. Cientos de estatuas enormes, algunas de hasta 10 o 12 metros de altura y 50 toneladas de peso, han llegado hasta nuestros días. En un principio, estas estatuas gigantes llevaban también unos sombreros de piedra roja, llamados pukao, que pesan más de 10 toneladas, y en ocasiones se encontraban muy lejos de las estatuas, aunque después debían ser levantados a la altura debida para colocarlos sobre las cabezas.

Deben haber sido extremadamente caros de construir: no sólo el tallado de cada estatua habría necesitado varios años de esfuerzo, sino que después debían ser trasportados por la isla hasta su ubicación definitiva. No se sabe exactamente cómo eran trasladados, pero es casi seguro que dicho proceso exigió el uso de trineos o rodillos de madera. Una segunda teoría apunta a que fueron movidos balanceándolos con cuerdas, aprovechando sus bases redondeadas para hacerlos avanzar “como un refrigerador”. Como respaldo a esa teoría están varias estatuas a medio construir que mostraban las características antes mencionadas.

La Isla de Pascua, que visitan anualmente unos 50.000 turistas, atraídos por su paisaje volcánico, sus playas y los enormes estatuas míticas moáis, y su misteriosa cultura ancestral de la etnia RAPA NUI. Para preservar dichas características, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO EN 1995.

Según la tradición oral RAPANUI, los primeros habitantes de la Isla de Pascua, llegaron huyendo del hundimiento de un mítico continente o isla llamado Hiva hace 1600 años. La teoría más difundida y apoyada por la arqueología. La llegada de pobladores, llegaron posiblemente de una de las actuales Islas Marquesas.

Otra teoría sostiene que la población de la Isla de Pascua procede de culturas preincaicas de Sud América y la tradición más antigua registrada, cuenta que procedentes de Hiva llegaron los  Hanau Momoko (orejas cortas) que se introdujeron en los territorios de los  Hanau Eepe (orejas largas), produciéndose enfrentamientos.

La sociedad rapanui, gobernada por el Ariki, que según sus tradiciones, tenía ascendencia directa de los dioses, en una sociedad estratificada en: guerreros, sacerdotes, escultores, artesanos, pescador, campesinos, constructores. La mayor parte de la población vivía hacia el interior, junto a las áreas de cultivo. En el litoral establecían centros religiosos, políticos y ceremoniales que rendían culto a los ancestros casi deificados representados por las esculturas moais. También fueron levantados 300 ahu, altares ceremoniales de mampostería. Los kohau rongo rongo (tablillas parlantes) eran escrituras jeroglíficas que aún no han sido descifradas. El exterminio de la clase sacerdotal significó una enorme pérdida; entre otras cosas, la única escritura de la Polinesia quedó inexplicada desde entonces. Se estima que la población de Rapa Nui sufrió una crisis social, atribuida al exceso de   población y devastación de ecosistema en los siglos XVI al XVIII. La tradición oral atribuye a unos enfrentamientos entre los Orejas Cortas) contra los Orejas largas, con la consiguiente destrucción de los altares ceremoniales y el abandono de las canteras en que se tallaban los moais. Los nativos comenzaron a vivir en cuevas y padecieron periódicamente la escasez de alimentos. Surgió un nuevo ceremonial, el Tangata Manu (Hombre-pájaro), quien primero recogía el primer huevo de manu tara (el gaviotín pascuense) y era líder de la isla por un año, costumbre que duro hasta 1866.

Durante mediados del Siglo XIX, los nativos fueron sometidos a la esclavitud, que diezmaron su población. Desde el 15 de junio de 1862 hasta el 18 de agosto de 1863, los barcos esclavistas, capturaron unos 1500 isleños como esclavos a las haciendas del continente. Los gobiernos de Chile   y Perú prohibieron el tráfico de los polinesios,  la población se redujo a 110 personas en 1877; y los supervivientes reconstruyeron la sociedad isleña.

Los arqueólogos británicos dedujeron que los nativos miembros de la etnia Rapa Nui de la isla de Pascua,  transportaban piedra volcanica de varias toneladas de peso producidos de la cantera dentro del cráter de un volcán y que un tercio de la cantera fue extraída por la producción de los idolos guardianes.

.
Inicialmente los polinesios construyeron los moái con varios tipos de piedra local, incluida la escoria de Puna Pau, pero entre 12.000 y 13.000 DC Puna Pau cambió su producción relacionado con un aumento del tamaño general de las estatuas en toda la isla”. Ultimamente se sabe que hacían rodar las piezas de escoria roja comprimida, por la carretera manualmente o utilizando troncos de árboles, lo que se desconoce es cómo lograban colocarlos encima de las gigantescas estatuas diseminadas por la remota isla de espaldas al mar.

Bueno es pequeño

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s