LOS TATUAJES HUMANOS.


Tatuaje japones en la espalda de un soldado britanico

Tatuaje japones en la espalda de un soldado britanico

LOS TATUAJES HUMANOS.

El primitivo aplicaba el arte a su cuerpo para agradar o agradarse, jamás se ha encontrado pueblo alguno que no haya cuidado, existen grupos que van desnudos, pero ninguno que no haya cuidado de adornar su cuerpo.

Como el ser humano no dispone como algunas aves que se embellecen por las plumas brillantes durante los periodos de amor, utiliza las alegres miradas, el encanto de la sonrisa, el aire de saludo ó fuerza, y como no les bastan necesita galas y adornos exteriores, los seres primitivos, cuidan tanto el embellecimiento como los presumidos de la sociedad civilizada, gastando varias horas cuidando su cabellera, y los vestidos hermosos de colores vivos,  y sobre la piel los primitivos aplicando tierras grasas, arcillas, ocres y en América del Sur frutos como el janipabeiro y el achiote.

En diferentes ocasiones añadían marcas indelebles en sus cuerpos, heridas, muescas, escarificaciones o tatuajes pinturas y dibujos. El deseo de agradar, impresionar o aterrorizar, que produce torturas y hasta mutilaciones, se ve compensado porque cada persona tenia que expresar su individualidad, exponer su origen familiar, proclamar su gloria y sus ambiciones, o eternizarse en la memoria de los siglos.

Hoy el ser humano tiene su carnet de identidad o pasaporte, el hombre de tiempos pasados ponía a la vista de todos sus títulos grabados sobre su cara o sobre su cuerpo. En ocasiones las cicatrices o mutilaciones informaban de encuentros ó luchas, la perdida de un familiar o amigo perdido para seguirle a lo desconocido sacrificaba una parte de su dedo o un trozote oreja y reconciliarse con el espíritu del fallecido. En otras ocasiones eran amuletos destinados a proteger contra sortilegios o malos espíritus.

El arte del tatuado ha llegado a ser un arte refinado, en las áreas donde las poblaciones progresan en inteligencia y librarse de la citania del vestido. (El esquimal no se tatua porque lleva se cubre completamente de pieles) rasgos líneas, puntos florerillas, círculos y cruces o dibujos simbólicos  se graban el la frente, mejilla, el brazo o los senos juveniles.

Tatuaje a una mujer Mogemog (Carolinas)
Tatuaje a una mujer Mogemog (Carolinas)

El arte ha llegado a la mayor perfección en las islas oceánicas, donde la vida es facil, los alimentos abundantes, por lo que el artista gozaba de muchas horas diarias para la continuidad de su trabajo-ociosidad de una manera bella y fecunda, obras que en algunos casos la ejecución exigía años, con frecuencia toda la juventud, la larga y penosa operación podia poner alguna vez en peligro la vida, pero solo a ese precio se era hombre o mujer, ninguna mano no tratada y por ello considerada impura podia servir la comida, ni la figura imponer respeto, el tatuaje representaba un símbolo de libertad. Si el individuo realizaba algún acto innoble contra el honor y juzgado como culpable, se le tachaba lo tatuado con marcas innobles.

El tatuaje japonés influenciado por su origen oceánico adquiere un carácter muy diferente al polinesio formando imprevistos cuadros impone formas armónicas abandonando la geometría corporal, formando imprevistos cuadros, en el que serpentean libremente los dragones y se entreven aves o rostros femeninos entre enramadas floridas.

Comentario: El tatuaje desaparecido en tiempos modernos, vuelve con pequeños modelos con tatuados pequeños en los brazos, tobillos, nuca, hombro o región dorsal, según hemos conocido en las playas, aunque nunca se dejaron de utilizar para representar amor con el nombre de los amados, signos de organizaciones o asociaciones, creencias, de peregrinajes o advocaciones.  Los  marinos y soldados modernos fueron siempre portadores de símbolos que mostraban orgullosos sobre su cuerpo.

Hoy desprovisto el tatuaje de su carácter simbólico, conserva la coquetería, un modo de atraer la atención con un pudor disimulado o quizás inconsciente que tiene el fin de excitar al amante que persigue. Puede perseguir o que es perseguido, como el faisán que abre su abanico para dar señales de disposición al amor.

Bueno es pequeño

Hombre tatuado de Mogemok. ISLA MACKENSIE DE las Carolinas.
Hombre tatuado de Mogemok. ISLA MACKENSIE las Carolinas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s