Jaime I El conquistador, Señor de Montpelier, Conde de Bacelona, Rey de Aragón de Mallorca y Valencia.


Nació el 1208 en Montpellier, ciudad que en la actualidad pertenece a Francia, fue al mismo tiempo Rey de Aragón, conde de Barcelona, señor de Montpellier, y desde que conquisto las ciudades en 1239 rey de Mallorca y de Valencia,  en está última ciudad falleció en el 1276.

Hijo de María de Montpellier y del rey Pedro II el Católico que falleció en combate en la batalla de Muret contra los Caballeros Cruzados de Simón de Monfort, cuando luchaba en defensa de sus territorios en el Languedoc (anualmente franceses), esté hecho le convirtió en heredero de la Corona de Aragón a los cinco años.

Fue una época llena rebeliones y ambiciones, fueron sus tíos el Conde Sancho I de Rosellón y el infante Fernando de Aragón, los regentes del niño monarca en una muy larga y complicada niñez, llena de incidencias en su mayor parte de los nobles aragoneses. El Rey Jaime I, tomo en sus manos la dirección de sus territorios en 1225, cuando contaba tan solo con 17 años, intentó la expansión de sus posesiones hacia la Zona del Levante peninsular, aunque sin éxito fue rechazado al intentar la conquista de Peñiscola, defendida por un castillo fortaleza muy bien situado en una península elevada de difícil ataque tanto por tierra como por el mar.

Jaime I dedicará los primeros años de su reinado a someter a los nobles rebeldes, con pugnas nobleza-monarquía con episodios como los sitios de Albarracín, (1220) y Montcada (1223), llegando incluso a caer prisionero en 1224,  Fue en 1227, cuando firmó los acuerdos con los nobles aragoneses que buscaban su destitución, esta paz en sus territorios y la colaboración de los ejércitos aragoneses, proporcionó al rey estabilidad en su reino y contar con mayores medios humanos y al reorganizar las finanzas del reino de armamento para dedicar sus esfuerzos a las campañas militares de conquista dirigidas contra los musulmanes del levante peninsular,

El enorme poderío musulmán estaba debilitado, tras la derrota en las Navas de Tolosa, lo que facilitaba al rey emprender la expansión del reino por el Mediterráneo, con la política común de los reinos cristianos peninsulares, que propiciaba al monarca a partir de 1228 reafirmar su poder y prestigio y la autoridad de la Corona, para lo que propuso una empresa militar colectiva que beneficiara a todos, con el rey como motor y como cabeza suprema de este proyecto y los caballeros feudales aliados con el Rey. .

Un refugio de piratas sarracenos en las Islas Baleares, acosaba la costa asaltando las ciudades y los mercantes de la actual Cataluña, con actos de vandalismo, rapiña y destrucción, impidiendo además un normal trafico comercial, por lo que el Rey Jaime I emprendió en 1229 la conquista de Mallorca con la rápida victoria en la batalla de Portopí. Tras la toma de Ciudad de Mallorca se apoderó de la isla en pocos meses, aunque salvo un pequeño núcleo musulmán, que consiguió esconderse en la sierra de Tramontana hasta 1232. Con ello se afirma en la expansión comercial y política en el Mediterráneo, le permite establecer y controlar las rutas comerciales del occidente mediterráneo, y las Baleares se constituyeron en puente para el comercio entre Cataluña y el norte de África.

El monarca estableció un protectorado sobre Menorca, donde los sarracenos menorquines aceptaron su soberanía (1231) y pagaron tributos al Rey Jaime I. De la conquista de Ibiza se ocuparon Los caballeros catalanes, que obtuvieron el privilegio de luchar contra los árabes de Ibiza a l que sometieron en 1235.

Conquistadas las Islas Baleares, Valencia quedo desprotegida del apoyo de la piratería islámica  con buques sarracenos, es entonces cuando determina la conquista de Valencia. Tanto en Mallorca como en Valencia, Jaime I decidió crear reinos autónomos, pero integrados en la Corona de Aragón.

La técnica de Jaime I en la conquista, consistió en atacar los pequeños núcleos urbanos que rodeaban Valencia y atacar el Castillo de El Puig que los defendía. Los  musulmanes lo abandonaron destruyendo sus murallas que Jaime I reconstruyó.  El gobernador musulmán Zayyan percibiendo gran peligro, intento negociar  ofreciendo tierras, castillos y rentas  anuales para que dejara de atacar su territorio. Y como fuera rechazado  por Jaime  I, el árabe  Zayyan envió un ejército contra El Puig que fue derrotado, los musulmanes de toda la zona huyeron aterrados a Valencia que se encontraba fortificada.


El 22 de abril de 1238 Jaime I  cercó con sus tropas la ciudad de Valencia, hasta que el 28 de septiembre la ciudad se rindió por el hambre de sus 15.000 habitantes y se firmaron capitulaciones. En éstas se establecía que los musulmanes que vivían en ella podían quedarse o marcharse con todas sus pertenencias, y se acordaba que Jaime I no atacaría la zona entre Cullera y Denia durante siete años, a cambio de recibir de Zayyan todos los castillos y villas al norte del río Júcar. Los musulmanes, emigraron al Sur y Jaime I llevó a cabo la entrada oficial en Valencia el 9 de octubre de 1238, de esta manera, el rey Jaime I conquistó Valencia sin gran violencia.

La voluntad de Jaime I, de convertir las tierras adquiridas en un nuevo reino. La ciudad de Valencia pasó a ser la capital del Reino de Valencia, las tierras conquistadas fueron repobladas por gentes aragoneses en el interior, y por catalanes en la costa, los cuales convivieron durante mucho tiempo con los musulmanes que se quedaron en la región.

Los últimos años de vida de Jaime I fueron amargos, ya que, fracaso de sus dos tentativas de realizar una cruzada en Tierra Santa y, por otra, tuvo que hacer frente a la rebelión de su primogénito, el infante Pedro, y a los desórdenes feudales acaudillados por su hijo bastando Fernando Sanchís de Castro.

Jaime I el Conquistador fue un hombre culto e inteligente, y logro que en su pugna con la nobleza utilizó el soporte de la doctrina jurídica romana revitalizada por la escuela de Bolonia, que afirmaba la supremacía del Príncipe.

También favoreció a protegió a los judíos, a los municipios y a la burguesía. Organizó el Consell de Cent o gobierno municipal de Barcelona y promovió la redacción del Libro del Consulado de Mar, un compendio de derecho marítimo y él mismo escribió o dictó una autobiografía conocida como Llibre dels feyts (libro de los hechos).

Fue en su reinado cuando se produjo el nacimiento de la conciencia territorial en la Corona de Aragón, sobre todo en los Estados fundacionales que promulga en 1247 los Fueros de Aragón, realizados por el Obispo de Huesca, Vidal de Canellas, que recogen una parte sustancial de los fueros locales junto a un marco más amplio de reminiscencias romanistas y en el principado de Cataluña, la monarquía permitió el triunfo de los Usatges de Barcelona y su difusión territorial por Cataluña a mediados del siglo XIII, con la actuación de dos fuerzas: la normalización del Derecho, y la conversión de las Cortes en una institución reivindicativa y cohesionadota de la conciencia de la comunidad. También otorgó a Valencia una ordenación político-administrativa, la Costum (1240), de carácter municipal, que fueron revisadas en 1251. Los Foris et consuetudines Valentiae fueron confirmados por el rey en 1271 y se fueron extendiendo por todo el reino, a pesar de la oposición de la nobleza aragonesa.

A su muerte, acaecida en Valencia el 27 de julio de 1276, dividió sus reinos entre sus hijos Pedro, al que correspondieron Aragón, Cataluña y Valencia, y Jaime, quien recibió las Baleares.

El nueve de octubre es el Día de la Comunidad Valenciana, en el cual se conmemora la entrada en esa fecha de 1238  del rey de la Corona de Aragón Jaime I en la ciudad de Valencia, poniendo fin al dominio musulmán  en la misma. Fundando el Reino de Valencia dentro de la Corona de Aragón. Por tanto, el nueve de octubre se celebra el nacimiento del pueblo valenciano.

Todos los años en la misma se celebran manifestaciones nacionalistas y festejos que recuerdan las tradiciones de la tierra.  Se saca en desfile la bandera del Rey Jaime, qu es tambien la de la ciudad.

Ese dia es en el santoral Sant Donís, el día de la “mocaorà”,  una vieja tradición valenciana que consiste en que los novios y esposos,  regalan un pañuelo de seda grande y figuritas de mazapán a sus amadas. Es por tanto, es el día de los enamorados en  el Antiguo Reino de Valencia.

Bueno es pequeño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s