¡TENGO QUE LLEGAR AL NORTE!


Agricultura en África

Agricultura en África

TENGO QUE LLEGAR AL NORTE

Según el naturalista Mac Gee, los hombres deben los principios de la agricultura a la observación del comportamiento de los animales; como ocurrió en América donde el trabajo de la tierra dirigido a obtener una cosecha anual parece haber tenido origen en pleno desierto, especialmente en el país de los indios pápagos quienes observaron el trabajo de las hormigas “laboriosas” cuyas colonias se extienden por la llanura en decenas de millones, y han puesto en producción entre la tercera o cuarta parte de toda la Papagueria. Cada colonia tiene sus campos de cereales bien conservados y el aire bate para lograr una limpieza perfecta.  El natural amor propio suscitado a la vista de esos prodigios, al Piel Roja se vio impulsado a imitar la obra de la hormiga: cada año visita las regiones del sur, para traerse maíz, pepitas de calabaza y judías, que a su vuelta al principio de la estación de las lluvias, tira en las tierras regadas y en el suelo de barrancos húmedos. Esta practica de siembra data probablemente de las edades más antiguas y ha sido la causa principal de agrupar los pápagos en tribu. La agricultura fue en su origen una “industria del desierto”.

Mac Gee, The America Anthropologist. X 1895. (Citado por Eliseo Reclús)

La diversidad principal de la actividad del genero humano es la del trabajo originado para cubrir las necesidades de alimentación;  frutas y semillas fueron los primeros alimentos de los humanos, y cuando escasearon se hizo cazador o pescador obedeciendo a las condiciones de la Naturaleza y del medio que habitaba. El individuo hambriento llega a tomar por alimentos hasta despojos de animales, incluidos: gusanos, reptiles, insectos, bayas, raíces, hierbas y setas, estás últimas aún tomadas con la prudencia llevaban el peligro de envenenarse.

La agricultura redujo las hambrunas, y desarrollo la ganadería, si bien al principio como los Quechuas, poseían la llama como animal domestico aunque dedicado al acarreo de mercancías, ni siquiera al de las personas porque nadie podia abandonar su campo sin permisos de sus amos. Pocos hombres descubrieron el arte de adiestrar las hembras para obtener leche fuera del periodo de cría, incluso en el mundo actual existen naciones que tienen horror a la leche (chinos y japoneses). Existe la hipótesis de que el primer empleo de la leche consistió en ofrecerla como homenaje a los dioses implorando el perdón por el sacrificio de terneros.

Algunas tribus, acantonadas en los pantanos y sobre las islas flotantes como los Nuers del sur de Sudán,  están condenados al trabajo exclusivo de recoger semillas y de la pesca, entretanto no dispusieron de comunicaciones fáciles por las tierras desecadas del continente. Los pastores que mantenían su ganado en los alrededores  de su vivienda, llegada la sequía trasladaron sus animales a las praderas sin límite haciéndose trashumantes.  En el norte de África según la diversidad de suelo y clima son caballeros, camelleros, cabreros, ovejeros o conducirán bueyes. Admira la diversidad de medios empleados por el hombre para conseguir los alimentos, y serán cazadores, pescadores, agricultores, o ganaderos, según los recursos de las comarcas que habitan. En épocas pasadas donde las regiones naturales se mezclan desiertos con valles fértiles, el agricultor-pastor, tiene una clarividencia y sagacidad notable y especial previsión a su doble dedicación, el agricultor, llegada la época de preparar la tierra para la siembra, monta  el ligero arado y un  saquito de semillas, en busca de su terreno de cultivo que este suficiente húmeda para eliminar riesgos de sequías que arruinen su cosecha y como pastor para realizar el transito de ganado conoce los caminos y las tribus que debe atravesar, si son pacificas,  belicosas o guerreras que pongan en peligro la propiedad de sus reses.

Las modificaciones políticas y sociales dio como resultado las migraciones e  invasiones, donde en ocasiones es el agricultor el que invade las comarcas de cazadores y pastores, como paso en Mongolia para anexionarla al dominio del arado, otras ocasiones son los pueblos ganaderos quienes se apoderan de campos cultivados para que crezcan pastos que alimenten los ganados. Así ocurrió en la antigua Caldea y en el centro de Asia Central. Apenas hay sociedades de agricultores que no hayan sido cazadores y pescadores.

Los pieles rojas, cazadores del bisonte, eran también recolectores de arroz y maíz, para los Objibewas era una gran fiesta el principio de la recolección de las espigas de arroz salvaje (zizaniaa aquatica), de los lagos y pantanos, el nombre de Mémominec que se encuentra en muchos lugares de la cuenca alta del Missisipí, recuerda la antigua importancia de esta recolección / E, Jenks 19th Report of the Bureau of Ethnology Pág. 1013/

Los Khotonts, que viven en medio de los mongoles y que han inmigrado del Turkestán, no se entregan a la vida nómada sino después de haber sembrado sus campos. Los Cosacos en Transbaikalia, ricos en campos bien cultivados entran en el verano al interior de Mongolia dichosos de vagar varios meses en aquellas vastas soledades. En los Alpes suizos los aldeanos, viven en una rotación entre la agricultura y el pastoreo, cuando la vegetación se inicia con la primavera, riegan sus praderas, escardan los cultivos, arreglan sus viñedos y cuando el estío se anuncia llevan a los rebaños al norte que alegremente comen los pastos frescos y sabrosos de la montaña, al llegar los fríos descienden deprisa a la llanura, solo quedan allí los leñadores que arrastran a la corriente de los ríos los troncos para ser transportados por la corriente.

Todo estado de civilización comprende una infinidad de supervivencias que datan cada uno de los periodos históricos diferentes, pero que se unen en un organismo armónico gracias a la vida que incorpora las tradiciones de todo origen y edad en una sola concepción general. Roto en ocasiones por un impulso procedente de la naturaleza inorgánica, brutal, imperiosa, sin apelación: Una explosión volcánica, inundación fluvial o los estragos de un ciclón han obligado en ocasiones a los habitantes de un país a abandonar la tierra natal para refugiarse en comarcas hospitalarias. El cambio del medio trae consigo forzosamente cambio de ideas, otra concepción de la naturaleza ambiente, otra manera de asociarse a las circunstancias diferentes al medio anterior. Puede suceder incluso que el acontecimiento sea para la población un medio poderoso de progreso, los individuos que han perdido el producto de su trabajo y de sus provisiones, pero estas perdidas son nada en comparación con las adquisiciones intelectuales que puede dar la adaptación al nuevo medio.  Triunfa ante los obstáculos y progresa hacia un estado más elevado en busca de la prosperidad; no siempre es así,  en ocasiones el hombre resulta débil y retrocede al salvajismo primitivo.

Extracto: Reclús E, El hombre y la Tierra, 1903 Edit Maucci Barcelona. Tomo 1, Pág., 117 a 123.

La guerra en Sudán entre Nuers y Dinkas.

Atrapados el personal civil entre guerras civiles en las que también participaba Sudan, se esperaba la paz en 2004, tras cinco años de guerra. En el hospital de campaña de Médicos sin Fronteras de Marial-Lou, los pacientes llegan exhaustos tras varios días de marcha y se desmayan agotados a la entrada del hospital. Todos están famélicos y con el vientre hinchado por parásitos. Algunos parecen viejecillos con la piel arrugada. Los más débiles están acostados en el suelo de sus toukoul. Los más fuertes parten con sus calabazas a buscar raíces y hojas, «los ayak y los aquar», una chiquilla, que se llama Akropot y tiene unos 10 años, explica que hay hojas venenosas, que pueden matar a la gente. En la lucha por la supervivencia, los dinkas capturan los graneros de las hormigas para alimentarse.

Bajo la «encina de la palabras» de la aldea, el jefe Natanael entrega al visitante un mensaje:  «Decidle al mundo que estamos a punto de desaparecer. Durante tres años no ha llovido y las cosechas se han perdido, no tenemos comida, no tenemos agua y la mayoría de nuestro ganado ha muerto». Señalando con el dedo a los tres principales chamanes, Joseph, explica con respeto: «Son los maestros de la sabiduría, capaces de entrar en contacto con los espíritus». El pasado mes, sacrificaron un búfalo blanco para pedir la lluvia. La gente de la aldea realizó las danzas rituales y rezó a sus antepasados. No ha llovido «Hemos implorado a los antepasados y a Nialich (Dios). Les hemos dicho que jamás la vida había sido tan difícil. Los maestros de la sabiduría no han vuelto a hacer más sacrificios. Y tampoco tienen respuesta a las desgracias que golpean a la comunidad. No podemos marchar a lugar alguno.

Algunos están tan desesperados que llegan a cometer delitos y robos, antaño casi inexistentes. El ladrón es excluido de su linaje y sus hijos no pronunciarán jamás su nombre, cortando así el vínculo que le une a su descendencia y al mundo de sus antepasados.

Del Mundo digital

Comentarios:  En España durante los años 1940, en las tierras de Castilla, Andalucia,  Aragón y Extremadura, una tremenda sequía hizo descender la producción agrícola en las pequeñas explotaciones a niveles de escasa subsistencia, algunas personas, incluso niños de nueve años, eran empleadas por los terratenientes para labores del campo o pastoreo sin paga, solo por la alimentación. Cuenta el Señor Don I. Cañas, hoy un hombre adinerado que él trabajó de esta manera cuando era niño, y de como se levantaba cuando salía el sol, y hasta el anochecer acarreando mies de los campos a las eras para trillar el trigo y otros cereales destinados al ganado como cebada o avena, pero que se comían los humanos.  Cuando terminaba al anochecer  el trabajo, no podia comer solo quería descansar por lo que al patrón su trabajo le resultaba casi gratis.

Fue una situación de crisis como la que Eliseo Reclús cita como gran catástrofe, que produjo invasiones que se soluciono rompiendo la dependencia de vivir de la agricultura y pastoreo para llegar a las ciudades industriales como mano de obra sin calificar: ¿Que hubiera sido de aquellas familias de emigrantes que buscaban eludir el yugo del hambre, y produjo una emigración masiva resignada, de unos españoles a otras regiones y países que tenían más posibilidades de dar trabajo y con ello poder alimentar a sus familias?: … Pues una muerte masiva y el origen de  revueltas. El ser humano privado de sustento, perseguido por ejércitos, oyendo los lloros que el hambre causa a sus hijos, sin protección social, reacciona con agresividad y lucha defendiendo su vida y la de los suyos. España alivió su problema con la emigración.

Así quieren hacer los pueblos que no encuentran comida en su territorio, que están sin tierra, sin agua, sin ganado, sin capital,  solo les queda el recurso de la emigración al Norte. ¿De que nos extrañamos?,  ¿porque los rechazamos ? ¿porque nos sorprende que algunos tomen frutas y verduras de los campos de los paises ricos? …, Al otro lado de la valla tú ves que crecen las verduras, ¿que haces: saltas la valla o te dejas morir de hambre?

África la pobreza de tus gentes, está convirtiendo tus tierras y bosques en paraisos de mágica soledad, donde impera la ambición de tus gobernantes rapaces, y las armas que se envian desde los paises ricos occidentales, tus gentes son sabias y pacientes, algún dia rompereis las cadenas  que soportais dede hace quinientos años, para gozar de aquello vuestro de lo que se os está privando.

Bueno es pequeño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s