MONTROY, Y LA HUELLA ÁRABE.


AUTORA : FINA FERNÁNDEZ

MONTROY, Y LA HUELLA ÁRABE.

El castillo de Montroy, en la provincia de Valencia (España), es una fortaleza de origen árabe que se sitúa al oeste de la población en un cerro en el valle “Dels Alcalans”. Esta fortaleza formaba parte de la estructura defensiva de dicho valle junto con los castillos de Montserrat y de Alcalá. Cerca de 500 años estuvieron los árabes en la Península Ibérica, hasta que fueron sometidos tras duras batallas y encuentros con los reinos de Castilla y Aragón y expulsados posteriormente.

La Construcción  del castillo se estima en el Siglo X, de la muralla que rodeaba el grandioso recinto solo quedan restos de sus arranques. Solo se mantiene en pié la altiva torre del homenaje, por donde las visitas importantes que con su sequito entraban a su recinto, dando la bienvenida con la torre engalanada y toque de trompetas. Actualmente únicamente queda en pie la torre del homenaje, de planta cuadrada y cuatro alturas. Su construcción se realizó a base de gruesos muros de tapial en fachadas que se reducen en cada planta y pórtico central resuelto con arco de medio punto. Este sistema de construcción conforma dos salas por cada planta, a las que se accede por una escalera que en su primer tramo se desarrolla junto al pórtico central y en el segundo junto al muro perimetral.

En esta torre se situaba el aljibe cubierto de bóveda y el depósito de víveres, recursos importantes en caso de asedio.

Montroy tiene una ciudad vecina y hermana: Real de Montroy, solo separados por un río y unidos por un puente que además es la carretera de acceso. Hubo épocas que los mozos de ambas villas se enfrentaban,  era agravio que un mozo del otro lado del rio, rondaba pretendiendo a una moza de “corral ajeno”, por lo que el atrevido galán corría peligro de ser agredido por los mozos contrarios y varios acabaron en el cauce del río.

Abundan los naranjales en está comarca rica en fruta, y si en algo están de acuerdo ambos núcleos de población es que sus uvas son exquisitas, de la clase moscatel, las cuales además de ser un magnifico postre sirven de materia prima para el licor moscatel, un vino dulce que se toma para acompañar los pasteles.

La zona no cultivada de media montaña es rica en plantas aromáticas: romero y espliego que unido a la flor del naranjo (azahar) es un alimento de abejas por lo que hay industrias de fabricación de colmenas y productores de miel, industria que viene de antiguo posiblemente por influencia árabe.

Así que entre mieles y moscateles este rincón de Valencia es un agradable paraje para vivir o pasar las vacaciones como hace nuestra compañera Fina, que nos envía desde ese delicioso lugar esta foto desde el que se contempla la historia de entendimientos y enfrentamientos entre dos religiones y culturas.  Los árabes vivieron con los ciudadanos del reino de Valencia influenciándose con su cultura y hasta sus familias, solo les separaba la religión, sometida la musulmana, la cristiana vencedora exigió tras la conquista primero por sometimiento del Cid Campeador que les obligo a pagar tributos, y posteriormente por el Rey Jaime I el Conquistador (en 1232), que igualmente les solicito sumisión, obediencia y pago de tributos anuales.

Solo me resta decir que es un pueblo muy laborioso, aunque es eminentemente agrícola también tiene pequeñas industrias que dan trabajo a muchas personas, entre ellas hay muchos emigrantes principalmente rumanos, que el pueblo ha acogido, sin que yo advierta discriminación alguna, poco a poco se van integrando, sus hijos van al colegio público y son uno más. Me encanta, yo que soy tan torpe para hablar valenciano, oir a estos chicos hijos de extranjeros hablar perfectamente los tres idiomas, el suyo materno mas el valenciano y el castellano. Por otro lado hay que destacar que en solo mas o menos cinco o seis años el pueblo ha pasado de tener unos 1.500 habitantes, aproximadamente a unos 2.800, a esto tambien ha contribuido el auge de la construcción, como en tantos sitios, que ahora está sufriendo el problema del paro. Es un pueblo limpio y luminoso con un paisaje de suaves colinas y gracias a los naranjos siempre verde. Su gente es amable y acogedora. Yo invito a todo el que lea este comentario que visite Montroy en la próxima “Fira de la Mel” que creo se celebrará entre el 6 y 8 de Noviembre. Los montroyeros os esperan.

Dice las gentes que en las noches de luna llena, desde el alto del Castillo se oyen bellos cantos de doncellas y música de chirimías.

FINA FERNÁNDEZ.  pensamientos en mis vacaciones.

Anuncios

5 comentarios en “MONTROY, Y LA HUELLA ÁRABE.

  1. Una noche de luna llena, me acercare al Castillo para escuchar de cerca los cantos de las doncellas árabes y lanzarles requievros. Si es necesario tocar la chirimia ….lo aprenderé.

    Bellos sueños de imaginación.

  2. Estimada Fina, he incluido tu segunda aportación en el escrito del blog.

    La foto, me haces dudar, más ten en cuenta que ha sido sometida a arreglos de color y tamño, vreo recirdar que havias tomado el anuncio de un supermercado, si acaso no te place, por favor vuelvela a mandar y ls incluyo original.

    Casi todas las fotos que incluyo están retocadas.

  3. graciaas …por estas noticias tan interesantees….ah y la foto es muy buena ya que aqui nunca nieva….hasta luego saludo ….

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s