La interpretación Simbolica del Ancla en los Cementerios Modernistas


La interpretación Simbolica del Ancla en los Cementerios Modernistas

Anclas 001

Mirando entre las tumbas antiguas de cementerio castellano, me acerco a una tumba con una figura modernista de principio del Siglo XX. Y encuentro sorprendido que la figura de la mujer lleva un ancla sujetándola con sus manos.

EL ANCLA: Para los primitivos cristianos, era el símbolo de la salvación, del alma que ha alcanzado felizmente el puerto de la eternidad de la esperanza. El Nuevo Testamento se refiere a Cristo como “un ancla en el mar de la vida”.  De gran importancia en la navegación, fue considerada desde la antigüedad como un símbolo de seguridad. Los cristianos, por esta razón, al adoptar el ancla como un símbolo dieron una nueva y superior significado a un emblema que les era familiar.

Las escrituras dicen que tenemos la “Esperanza” colocada delante de nosotros, “como un ancla del alma, firme y segura” (Hebreos 6,19-20). La esperanza de la que se habla aquí, no se relaciona a lo terrenal si no a cosas celestiales, y el ancla como símbolo cristiano, consecuentemente, se refiere solamente a la esperanza de la salvación. Se ubica entre los símbolos cristianos más antiguos. El bien conocido fragmento de la inscripción descubierta en el cementerio de Santa Domitila – examinada y completada por De Rossi (sepulc)rum (Flavi)orum –contiene el ancla y se ubica a fines del siglo I. Durante los siglos II y III el ancla aparece frecuentemente en los epitafios de las catacumbas San Ambrosio tenía evidentemente este símbolo en su mente cuando escribió (En referencia a la Epístola a los Hebreos 6): “Como el ancla lanzada desde un barco impide a éste ser movido mientras lo mantiene con seguridad, así la fe, fortalecida por la esperanza…”.

La aparición, más bien rara, de la Cruz en los monumentos cristianos en los primeros cuatros siglos de nuestra era, es una peculiaridad conocida; no más que una veintena de ejemplos pertenecen a este período. Aún cuando la cruz, en su forma conocida, no aparece frecuentemente, ciertos monumentos la representan de manera inteligible para un cristiano pero no para quien no compartiera esta religión. El ancla fue el símbolo mejor adaptado a este propósito y el empleado más a menudo. Una de las más destacadas de estas cruces encubiertas, del cementerio de Santa Domitila, consiste en un ancla colocada perpendicularmente, la barra transversal situada justo por debajo del aro. El ancla, como símbolo se encuentra sólo raramente en monumentos a partir de la mitad del siglo III y en los primeros tiempos del siglo IV ya había desaparecido.

La masonería adopta el ancla con el sentido de salvación, la cruz y el corazón representan las tres virtudes capitales para la Orden: fe, esperanza y caridad. Indiferente con el sentido que se hizo, o si quien la encargo tenia un concepto claro del símbolo con que el artista realizo la escultura, resalta en la figura la belleza dulce de la mujer como un ángel mensajero de Dios que sujeta con dulce firmeza el ancla que debería ser pesada, o bien pudiera ser símbolo de lo invisible, de las fuerzas que ascienden y descienden entre el Gran Arquitecto Creador del Universo.

Bueno es pequeño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s