LOS SACRIFICIOS DE LA MUJER PARA CONSERVAR SU JUVENTUD Y REALZAR SU BELLEZA..


LAS DAMAS EN LA ASISTENCIA A LAS CARRERAR ROYUAL ASCOT (INGLATERRA)

LAS DAMAS EN LA ASISTENCIA A LAS CARRERAS ROYAL ASCOT (INGLATERRA)

LOS SACRIFICIOS DE LA MUJER PARA CONSERVAR SU JUVENTUD.

La mujer para conservar para estar más bella, más atractiva  conservar su juventud, se ha sometido su cuerpo a una serie de tratamientos, de los que algunos relatamos y que fueron escritos y que aparecen reflejados en sus obras literarias. De forma ácida, critica, y burlesca o esperpéntica.  (Se publica tal como en ortografía se publicó, aunque son palabras de castellano antiguo son comprensible para las personas que hablan español)

  • Fernando de Rojas (La Celestina)

Informa el criado de Calixto que visita a la Celestina, por encargo de su amo, para que le suministre la alcahueta pócimas que le permitan conseguir el cariño de Melibea:

Tenía una cámara llena de alambiques de redomillas, de barrilejos de barro, de vidrio, de arambe, de estaños hechos de mi faziones. Hacia solimán, afeyte cozido, argentadas, bullejadas, cerillas, lanilla, alualinos, e otras aguas, de rostro de rasura de gamones, de corteza de espanatalobos de tarangutia, de hieles, de agraz, de mosto, destiladas y azucaradas…..Hazia lexias para enrubiar de sarmientos, de carrasca, de centeno, de manrrubios, con salitre e millifolia, e otras diversas cosas,….En aparejos para baños, maravilla de hierbas tenia en el techo colgadas: manzanillas e romero, culantrillos, coronillas flor de sauco y mostaza, espliego e laurel blanco, flor salvaje e higueruela

  • Arcipreste de Talavera (En el Corbacho)

Expone el autor con profusión de detalles la realidad de una época con todos los productos y artilugios usados por la mujer, para mantener un aspecto atractivo dentro del canon dominante como modelo femenino.

Mezclan en ello almizque y algalia, y clavo de giroflé, remojados dos días en agua de azahar, o flor de azahar con ella mezclado, para untar las manos que se tornen blancas como seda. Aguas tienen destiladas para el cuero de los pechos y manos a las que se hacen arrugas…Todas estas cosas hallareis en los cofres de las mujeres: Cabelleras, acerufes, rollos de cabellos para la cabeza; y demás aún aceites de pepitas y de alfolvas mezclado, simiente de niesplas para ablandar las manos, alambra confeccionado para los baños, jabón que suso dije, para ablandar las carnes cinamomo.

  • Quevedo (1  y 2 Los sueños,  3 La fortuna con seso y la hora de todos, )

Quevedo escribió sus textos narrando con estilo burlesco, las obsesiones culturales de la mujer siguiendo los imperativos de la moda y de la figura femenina y que tantos eran los  afeites que utilizaban que en algún caso de escasez de tiempo podrían darse los ungüentos en lugar equivocado. Además tan numerosos que entre la percepción que mostraban a como en realidad eran, porque no solamente eran los productos aplicados sobre la piel o el pelo, eran también las prótesis de fajas, rellenos  y miriñaques, que lucían apariencia corporal moldeada por las sofisticadas  ofertas de las corseteras, que elaboraran a medida.

1.- Digote que nuestro sentidos están en ayunas de lo que es mujer y ahitos de lo que parecen. Si las besas te embarras los labios, si la abrazas, aprietas tablillas y abollas cartones; si la acuestas contigo, la mitad dejas debajo de la cama en chapines.

2.- Y veo a muchedumbre de mujeres unas tomándose puntos en la cara, otras haciéndose de nuevo, porque ni la estatura en los chapines, ni la ceja con el alcohol, ni el cabello en la tinta, ni el cuerpo en la ropa, ni las manos con la muda, ni la cara con el afeite, ni los labios con la color, eran los con que nacieron ellas.

3.- Platicantas de botes, con unas costillas de borrenas, para que su ama aplanase las concavidades,….Estándose pues la tal dando pesadumbre y asco a su espejo, cogida la hora se confundió con manotadas, y dándose con el soliman en los cabellos, y con el humo en los dientes, y con la cerilla en las cejas y con color en todas las mejillas y encajándose el moño en las quijadas, y atacándose las borrenas al revés, quedo cana y cisco.

COMENTARIOS

La mujer y el hombre tienen derecho a utilizar los productos que considérese necesarios para resaltar su belleza y ocultar sus defectos, que no es solo aspiración de una clase social, ni de  genero, sino de todos los humanos en su aspiración a la distinción en un determinado medio cultural y a la que se aspira conseguir con símbolos: Vestidos, joyas y complementos, peinados, aspecto del rostro, en ocasiones impuestas por los medios y considerados simbólicamente como necesarios para estar incluido en persona “interesante” sometido a normas. La motivación de los usuarios es la  misma desde hace siglos a la actual, y la publicidad se ocupa de incentivar el consumo de sus productos mediante el envío de mensajes a consumidor@s, según su edad, que obliga a una complicada toma de decisiones ante la extensa gama de posibilidades.

Una preocupación conjunta para hombre y mujeres es la del vello, por otra parte natural por nuestra descendencia homínido. Los hombres aparte de su afeitado, es escasa la atención que prestan a su apariencia personal  e incluso un hombre muy acicalado puede perder su apariencia varonil, ahora es moda que los jóvenes se depilen brazos, piernas y pecho a lo que se resisten los mayores, aunque los vellos “privados” se depilen cuando se visitan gimnasios o se hace deporte.

Según la literatura, las mujeres se depilan el pubis desde hace tiempo, así se deduce de la obra “la lozana andaluza”: …y a esta mi prima como nos rapamos los pendejos, que nuestros maridos lo quieren ansí, que no quieren que parezcamos a las romanas… que nunca se lo rapan.

Aunque la administración de productos controlados sobre la piel en la mayoría son inofensivos, las dietas con las que los seres humanos a veces nos esclavizamos para mantener una figura estilizada pueden ser muy peligrosas, las dietas son útiles en procesos para conservar la salud, más no deben ser utilizadas sin control médico.

Hoy está en moda, en las jóvenes, la de someterse a la cirugía estética, para reducir, agrandar o rectificar partes del organismo, operaciones que llevan que son siempre de riesgo y deben evitarse en cuanto no sean necesarias.

Bueno es pequeño

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s